¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Easyrain Aquaplaning Intelligent System (AIS), un gran avance en seguridad activa

    Easyrain Aquaplaning Intelligent System (AIS), un gran avance en seguridad activa
    Componentes del sistema Aquaplaning Intelligent System (AIS)Easyrain
    Javier Costas
    Javier Costas6 min. lectura

    Los neumáticos tienen una capacidad limitada de evacuación de agua. Cuando esta se sobrepasa aparece el temido aquaplaning o hidroplaneo. Ingenieros alemanes e italianos están trabajando en un sistema, AIS, que hace más fácil conducir con exceso de agua y mantener el control.

    El aquaplaning o hidroplaneo es un fenómeno por el cual un vehículo puede llegar temporalmente a flotar sobre el agua. Se produce cuando la capacidad de desalojo de los neumáticos ha sido sobrepasada y se circula a más velocidad de la que permiten las circunstancias de forma segura.

    Varios factores influyen:

    • cuánta agua se acumula sobre el asfalto
    • capacidad de drenaje (vaciado) de la calzada
    • estado de los neumáticos (básicamente, profundidad del dibujo)
    • velocidad a la que se circula

    Por lo tanto, todo el agua que el asfalto no desaloje por sí mismo tendrán que evacuarla los neumáticos. En el momento en que haya más agua entre el asfalto y el neumático del que se pueda desalojar, se producirá el hidroplaneo. Esto es, el coche temporalmente no obedecerá a nuestras órdenes.

    El hidroplaneo afecta sobre todo a las ruedas delanteras, pues las traseras pueden pasar por asfalto con menor cantidad de agua

    Preventivamente podemos reducir la aparición de este fenómeno adecuando la velocidad a las circunstancias (siempre es recomendable), y teniendo en mente cómo están las ruedas. Si están nuevas, soltarán 5 litros/segundo a 100 km/hora. Con 3 mm de surco, a 90 km/h, el riesgo de sufrir un hidroplaneo es altísimo.

    Los fabricantes de neumáticos llevan tiempo perfeccionando sus productos para mejorar la evacuación de agua, bien mediante la optimización de los canales de sus surcos (el dibujo) o hilando fino con el compuesto para repeler más agua. Sin embargo, está probándose un sistema que va más allá.

    Easyrain, una empresa afincada en Italia, está trabajando con Bosch e Italdesign para diseñar y producir un sistema que aparta el agua antes de que los neumáticos pasen por encima. Esto se hace también con agua, lanzando un chorro en dirección contraria a la marcha para ir abriendo un hueco, como hizo Moisés con las aguas del mar en el libro del Éxodo, pero sin intervención divina.

    Los componentes básicos del sistema AIS (de anti-aquaplaning system) son un par de inyectores de agua colocados bajo el paragolpes, una canalización hasta una bomba, y un captador de agua que se va rellenando detrás de una rueda delantera. No precisa depósito. La gestión electrónica decide cuándo ha de funcionar la bomba para no gastar energía sin necesidad.

    Easyrain y sus socios llevan ya unos años trabajando, pero por primera vez podemos ver el resultado en un coche real, un Audi A6. En este vídeo aportado por el fabricante podemos ver a distintas velocidades de cámara lo que ocurre cuando se ataca una curva con agua con AIS y sin AIS.

    En el ejemplo mostrado en el vídeo se ve cómo con una capa de 7 mm de agua y una velocidad de 95 km/h es suficiente para que el A6 pierda la trayectoria solicitada por el volante y tienda a subvirar. Sus neumáticos pierden contacto momentáneo con el suelo sin AIS. Con AIS, el efecto es mucho menos acusado.

    En el desarrollo se están teniendo en cuenta tecnologías disponibles ya o próximamente, como comunicación V2X por 5G (lanzando avisos a otros vehículos, o saber anticipadamente dónde tiene que actuar el sistema por aviso previo), sensores instalados en las propias ruedas e integración con asistencias al conductor (ADAS).

    Cada año, a consecuencia del hidroplaneo se producen decenas de miles de siniestros viales. En las pruebas que ha realizado Easyrain se verifica que el Audi A6 es un 35% más eficaz en línea recta y un 30% más eficaz en curva (cuando las ruedas traseras no se benefician tanto de las delanteras).

    Desconocemos cuándo se convertirá el sistema AIS en una realidad comercial, si será una solución integrada de fábrica (OEM) o si se podrá instalar en cualquier vehículo mediante kits o recuriendo a la maña de los mecánicos. Desde luego, masificar el AIS reducirá considerablemente los problemas asociados a la lluvia, siempre dentro de lo que la física permita.

    Si los neumáticos pierden el contacto con el asfalto nos da igual llevar ESP y toda la sopa de letras asociada

    Mientras tanto, hay que tener en cuenta que un neumático con 3 mm de surco desaloja la mitad de agua a 70 km/h que un neumático nuevo, y que cuando se apura hasta los testigos (1,6 mm, el mínimo legal) a partir de 50 km/h es muy fácil sufrir un hidroplaneo con lluvia. Controlarlo requiere sangre fría (uso gentil del volante y el freno), pericia, haberlo practicado antes, y cómo no... suerte.