¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Un estudio en Alemania desvela los criterios considerados al comprar coches eléctricos

    Lexus UX 300e, el eléctrico crossover más básico de la marca de lujoLexus

    Los criterios a la hora de comprar coches eléctricos en Europa varían infinitamente entre los países del Viejo Continente. Un nuevo estudio realizado en Alemania desvela los criterios de los germanos cuando se valora adquirir un modelo de este tipo., con unos resultados que revelan pensamientos muy diferentes.

    Los últimos estudios sobre coches eléctricos que se están llevando a cabo hablan de una dominancia de esta tecnología en 2030, a pesar de que los híbridos enchufables no lo han hecho como algunos apuntan. Así, al final de una década muchos pasarán del cero al 10, como se suele decir, sin un paso intermedio. Porque, para muchos, los híbridos enchufables son falsos mientras los propietarios no recarguen sus baterías.

    La marca de lubricantes Castrol ha presentado un estudio en Alemania sobre el futuro de la movilidad sostenible, especialmente con el objetivo de descubrir los criterios que utilizan o consideran los germanos al comprar comprar coche, y que sea elétrico. Bajo el nombre de «Acelerando la evolución», se ha logrado saber que el precio, los tiempos de carga y la autonomía son las claves, aunque con unas particulares conclusiones.

    Expresados en dólares, los precios medios dispuestos a pagar por un coche eléctrico en los mercados

    Precio, tiempo de carga y autonomía, claves para comprar un coche eléctrico

    El estudio se llevó a cabo entre diciembre de 2019 y el pasado mes de enero, con una amplia población y que se ha comparado con otros países, destacando que los alemanes están dispuestos a hacer un mayor desembolso en el precio del coche eléctrico: un 64% de los consultados admite que el precio de un eléctrico se encuentra por encima de sus posibilidades.

    Estiman que pueden pagar un máximo de 33.000 Euros, ligeramente por encima de los 32.000 Euros de media en todo el mundo. Alemania supera a Reino Unido, reacia a gastar más de 26.000 Euros, y solamente superada por Japón que se gasta 38.000 Euros.

    En cuanto a los tiempos de carga de las baterías, los alemanes vuelven a ser los más exigentes en este criterio, reclamando tiempos bajos, tanto como los franceses, de un máximo de 29 minutos. Solo los franceses son más exigentes con 27 minutos, mientras que los hay más relajados como los indios, que pueden esperar hasta 35 minutos con tranquilidad.

    En verde, los tiempos de carga de los alemanes frente a operadores de flotas

    Un eléctrico será una opción cuando se pueda recargar en menos de 10 minutos

    Hoy, sigue siendo casi imposible que el tiempo de carga de los eléctricos más baratos sea tan corto como repostar combustible, una función de carga solamente al alcance de los más caros. Esto, es lo que se viene demandando por los clientes, y de los que dos de cada tres alemanes consideran fundamental para que los eléctricos triunfen en el mercado.

    La autonomía sigue siendo una de las claves, a pesar de que el síndrome de abstinencia energética ya se ha reducido enormemente. Las capacidades de las baterías han aumentado como también la autonomía máxima de desplazamiento, alargando los tiempos de recarga. Sin embargo, este es el tercer criterio más importante que consideran los teutones, apenas superando el promedio internacional con 472 kilómetros. Esta cifra es la mínima que esperan que el modelo de cero emisiones ofrezca para considerarse una opción de compra.

    Los que menos son los indios, con 401 kilómetros, y los que más exigen son los noruegos y americanos con 507 y 517 kilómetros, respectivamente. En este sentido, para tres de cinco consultados, la autonomía es la verdadera clave al comprar coche eléctrico, con un 74% señalando que utiliza su coche tanto para trayectos cortos como desplazamientos más largos, con lo que necesitan cifras más altas para una sola carga. Una conclusión más de este estudio es que una gran mayoría de los entrevistados considera un coche eléctrico, pero no antes de 2025.

    En verde, las autonomías mínimas que esperan los clientes, frente a las de los operadores de flotas

    Fuente: Castrol