¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El último Ferrari Testarossa original de Miami Vice disponible por primera vez en 30 años

    10
    Ferrari Testarossa #63259 ex Miami ViceWe are Curated

    Tras más de 30 años fuera del mercado, aparece a la venta el último de los Ferrari Testarossa que fueron empleados originalmente durante el rodaje de Miami Vice. Este ejemplar ha pertenecido desde el final del rodaje de la serie al coleccionista Preston Henn, fallecido recientemente.

    La anécdota de los Ferrari empleados en la serie Corrupción en Miami (Miami Vice) es bien conocida. Enzo Ferrari se enfureció al ver que en la serie aparecía una pésima réplica del Ferrari Daytona Spider de color negro, por lo que tras una breve disputa legal, los productores decidieron emplear el nuevo Gran Turismo de motor central de la firma de Maranello, el Ferrari Testarossa.

    Unos dicen que la productora se vio obligada a adquirir estos modelos para calmar los ánimos de Enzo Ferrari, mientras que otros afirman que realmente fueron cedidos por la firma italiana. Lo único que sabemos a ciencia cierta es que fueron empleados dos ejemplares del Testarossa durante el resto del rodaje de la serie. Lo que contribuyó sin duda a que este se convirtiera en el modelo más célebre de la década, siendo hoy día todo un icono de diseño de los años ochenta y una de las siluetas automovilísticas más icónicas de la historia.

    Los actores Don Johnson y Philip Michael Thomas junto a uno de los Testarossa.

    Para el rodaje de la serie fueron empleados dos ejemplares originales del Ferrari Testarossa que llegaron de Maranello de color negro, aunque Michael Mann, director de la serie, pronto ordenó pintarlos de color blanco para que fueran más visibles durante las numerosas escenas de persecución nocturnas en las calles de Miami. Aunque para ello también crearon una réplica basada en un De Tomaso Pantera de la que ya te hablamos en profundidad hace unos años y cuyo propósito era realizar las tomas más arriesgadas para conservar los ejemplares originales, tremendamente caros de reparar en caso de accidente.

    Los dos ejemplares originales sobrevivieron al rodaje de la serie y pasaron a manos privadas. Tras muchos años fuera de la vista del público, uno de ellos volvió al mercado recientemente, el que portaba el número de bastidor #0063631, que trató de ser vendido en un par de ocasiones antes de que fuera subastado por Barrett-Jackson en 2017. Curiosamente, el otro ejemplar fue una pieza de museo que ha estado expuesta al público durante todo este tiempo, aunque hasta ahora nunca había estado disponible a la venta.

    Ese segundo ejemplar contaba con el número de bastidor #0063259 y fue adquirido por el coleccionista Preston Henn en 1990, justo al terminar el rodaje de la serie. Por lo que se trata del único ejemplar que no llegó a abandonar la ciudad de Miami, pues ha estado más de 30 años expuesto en una de las tiendas principales de la cadena Swap Shop de la familia Henn.

    El Testarossa blanco en la exposición donde ha pasado décadas junto a otros modelos de colección.

    Esta unidad ha formado parte durante estos años de una impresionante colección amasada por Henn durante décadas y que ha estado expuesta en todo momento en la mencionada tienda, junto a piezas tan raras y valiosas como distintos modelos de competición e incluso el Ferrari 275 GTB/C Speciale ganador en Le Mans en 1965. El único ejemplar amarillo de esta rara edicion y que muchos señalan que es el vehículo más valioso del mundo y probablemente el primero que logre superar los 100 millones de dólares si logra llegar a subasta algún día.

    Pieza de colección

    Este segundo ejemplar del Ferrari Testarossa ha sido puesto a la venta en We are Curated, un especialista que precisamente tiene sede en Miami y del que ya hemos hablado en varias ocasiones, pues se trata del mismo que anunció la venta del ejemplar perdido del Lamborghini Countach Turbo S.

    La relevancia de este ejemplar del célebre Testarossa de color blanco ex Miami Vice es tal que se ha vendido casi inmediatamente después de su puesta a la venta. Ni siquiera nos dio tiempo a redactar este artículo antes de que el concesionario colgara el cartel de vendido.

    Su estado de conservación es magnífico y su kilometraje muy bajo, menos de 12.000 km.

    Debido a que ha sido tratado como una pieza de colección durante más de 30 años, el estado de conservación de esta unidad es magnífico e incluso cuenta con los mismos neumáticos Goodyear Eagle originales. Lo que es de gran valor para cualquier coleccionista, pues sigue siendo un elemento empleado durante el rodaje de la serie, pero que puede ser sumamente peligroso si su nuevo propietario decide usar el vehículo (lo que nos extrañaría) pues dichas gomas caducaron hace ya muchos años y por tanto no son aptas para circular en carretera abierta.

    Este ejemplar se corresponde con la primera serie fabricada del modelo, que es fácilmente reconocible por su único espejo retrovisor situado a media altura en el pilar A. Característica por la que se acuñaron los apodos 'monospechio' y 'flying mirror' y que se perdió con el estreno de la segunda serie, idéntica a nivel estético salvo por los nuevos espejos a cada lado, situados en la base de los pilares, además de nuevas medidas para los conjuntos de ruedas.

    Esta pieza cuenta con todos sus elementos originales e incluso muestra un kilometraje más bajo que la otra unidad empleada en la serie. Aquella fue subastada en 2017 con 16.500 millas (26.554 kilómetros) de uso y esta ha sido vendida con solo 7.000 millas (11.265 km) en su marcador.

    El último Ferrari Testarossa original de Miami Vice disponible por primera vez en 30 años