¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

La propuesta de Francia que pretende detener la amenaza de los coches eléctricos chinos

La propuesta de Francia que pretende detener la amenaza de los coches eléctricos chinos
El Peugeot e-2008 es un eléctrico fabricado en Francia, al que el Gobierno galo quiere protegerPeugeot
Fran Romero
Fran Romero5 min. lectura

Las ayudas para la compra de coches eléctricos se está convirtiendo en un importante asunto de estado en los países europeos. Alemania ha rebajado las ayudas, Suecia se las ha cargado y el Reino Unido ha ido un paso. Francia también tiene un plan, y que va a dar mucho que hablar.

Las ayudas a la compra de coches más sostenibles se ha convertido en un verdadero calvario para los países europeos. La crisis que el Viejo Continente está viviendo, mirando de reojo a una posible situación de recesión, está obligando a tomar medidas serias. Alemania ha rebajado este año las ayudas y baraja la posibilidad de eliminarlas por completo en los próximos años, a pesar de que mantiene una firma apuesta por una transformación radical de su parque móvil.

Suecia ha sido uno de los países que también ha anunciado el cese de las ayudas, de la noche a la mañana, y dejando a miles de clientes que contaban con ellas en la cuneta, mientras que hace poco sabíamos también que Reino Unido no solo se las ha cargado, sino que gravará con impuestazos auténticos a los compradores de coches eléctricos, equiparados al mismo nivel que los de combustión tradicional. En el caso de Francia, los galos también tienen un plan que tiene un fleco que van a dar que hablar mucho si se aprueba esta medida en cuestión.

Aiways U5
El Aiways U5 es un SUV eléctrico fabricado en China, al que Francia no quiere potenciar su compra

Las ayudas para eléctricos en Francia llega a los 7.000 Euros

La medida se ha tomado poco después de celebrarse el pasado Salón del Automóvil de París, donde quedó de manifiesto el poderío de las marcas de China, auténticas apisonadoras con multitud de novedades de coches eléctricos alimentados por batería y también por hidrógeno. El Gobierno francés ofrece una ayuda estatal a la compra de coches eléctricos que, dependiendo de las rentas de los ciudadanos, puede llegar hasta los 7.000 Euros, siempre y cuando el precio del vehículo no supere los 47.000 Euros.

La «bonificación ecológica», como la llaman los franceses, verá reducido tal emolumento en 2023 hasta los 5.000 Euros. Pero la verdadera cuestión que va a dar mucho que hablar es muy diferente, pues Bruno Le Maire, el ministro de Finanzas de Francia, ya ha dejado caer la posibilidad de incluir una condición específica para acceder a las ayudas: que el coche eléctrico haya sido fabricado en Europa, o en Francia. «¿Deberíamos reservar el bono ecológico para Francia o Europa? Tenemos que pensar en eso», señaló el pasado mes de septiembre al abordar la presentación de la ley de presupuestos de 2023.

Francia apuesta por más ventajas a los eléctricos fabricados en Europa

Emmanuel Macron también se ha referido a un fortalecimiento de la preferencia europea, señalando que «muchos fabricantes chinos quieren lanzar sus modelos eléctricos en el mercado europeo. Los vehículos eléctricos chinos representaron el 5% de todas las nuevas matriculaciones de vehículos eléctricos con batería en Europa occidental durante los primeros siete meses de 2022».

El presidente del Elíseo ha añadido que «Los estadounidenses están comprando estadounidenses y siguiendo una estrategia muy ofensiva de ayuda estatal, los chinos están cerrando su mercado y no podemos ser la única área, la más virtuosa en términos climáticos, que considera que no hay una preferencia europea. Defiendo firmemente una preferencia europea en esta área y un fuerte apoyo a la industria automotriz. Debemos asumir esto y debe suceder lo antes posible». Un apoyo muy contundente a la última petición de Carlos Tavares, que ya ha pedido a Europa imponer aranceles a los eléctricos chinos.