¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El nuevo G-Power BMW M850i es para los que no desean pagar por un M8

    El nuevo G-Power BMW M850i es para los que no desean pagar por un M8
    7
    G-Power BMW M850iG-Power
    Fran Romero
    Fran Romero3 min. lectura

    G-Power acaba de presentar su última propuesta sobre la base del BMW M850i. Un brutal deportivo que alcanza, y supera si el cliente lo desea, al mismísimo M8. Una auténtica bestia del asfalto que casi pone contra las cuerdas al futuro M8 CSL.

    Una de las grandes novedades en las que trabaja la división deportiva de BMW es el espectacular M8 CSL al que hemos visto en fotos espía en algunas de sus etapas de desarrollo, y prácticamente siempre en el circuito de Nürburgring. Un tope de gama que contará con avanzada tecnología para ponerse a la altura de los más prestigiosos deportivos del mercado.

    Pero para los clientes que no pueden llegar a semejante nivel, los de G-Power han presentado su última novedad partiendo de la base del BMW M850i Coupé, cuyas especificaciones son más que suficientes para el común de los mortales, pero no para este especialista en tuning. Basta ver la imagen que destila para imaginarse lo que realmente esconde.

    G-Power BMW M850i
    La brutal trasera del G-Power BMW M850i es toda una declaración de prestaciones en estado puro

    G-Power sube el listón del BMW M850i al de un puro M8

    Todo ha sido retocado por este preparador, desde la estética al motor pasando por el chasis. El exterior se presenta con una carrocería de dos colores, con el capó pintado en negro brillante de contraste con un diseño aerodinámico especial que destaca el efecto Venturi, unas poderosas llantas de aleación que pueden ser forjadas de 21 pulgadas de diámetro si se optan por las del «Hurricane», y un spoiler trasero fijo que está fabricado en carbono. Además, el paragolpes trasero también recibe unas formas más agresivas.

    No hay noticia alguna de mejoras en el interior, pero sí a nivel mecánico. Porque los 530 CV que ofrece el M850i fruto del motor V8 biturbo de 4.4 litros se quedan en nada si el cliente opta por alguno de los dos paquetes que ofrecen: los «Performance Software GP-620» y «Performance Software GP-670». Prácticamente no hay que describir el rendimiento que ambos ofrecen.

    El más básico se pone al nivel del M8 Competition con una potencia máxima de 620 CV y 850 Nm de par motor máximo, unas cifras con las que puede alcanzar una velocidad punta de 330 km/h. El segundo afila mucho más y se pondrá al nivel del futuro M8 CSL, elevando estas cifras de las especificaciones hasta los 670 CV y 900 Nm. La velocidad máxima no varía. Como es habitual, G-Power no ha dado precios de lo que estas variantes suponen para el bolsillo de los más adinerados clientes, que queda en secreto entre las partes.

    El nuevo G-Power BMW M850i es para los que no desean pagar por un M8