¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Coches RarunosGAZ M-72, el primer SUV moderno de la historia

    15
    El GAZ M-72 lanzado en 1955 fue un coche cómodo con buenas capacidades fuera del asfalto

    En 1955 nació en la Unión Soviética el primer turismo del mundo con carrocería monocasco, buenas capacidades offroad, un elevado confort de marcha y producido en masa: lo que hoy conocemos como SUV. Cuando llegó al mercado, el GAZ M-72 era el vehículo 4x4 más cómodo jamás construido.

    Hubo un modelo que se adelantó a todos a la hora de cumplir todas las premisas de los que hoy consideramos un SUV, el GAZ M-72. Este modelo soviético lanzado en 1955 fue el primer vehículo monocasco con tracción total, confortable y producido en masa. Con todas las de la ley se puede decir que fue el primer SUV moderno y hoy lo descubrimos en Coches Rarunos.

    Gorkovsky Avtomobilny Zavod, o simplemente GAZ, es uno de los fabricantes de vehículos comerciales más importantes de Rusia y apuntaló su fama haciendo importantes vehículos militares durante la Segunda Guerra Mundial. Una vez acabado el gran conflicto bélico siguió fabricando camiones y todoterrenos además de un turismo que arrancó su producción en 1946, la berlina GAZ M-20 Pobeda.

    A pesar de que sus acabados eran muy toscos, el M-20 Pobeda estaba montado sobre una poco frecuente carrocería monocasco, mostraba un diseño de estilo pontón muy moderno y destacaba por su confort de marcha. Además contaba con algunos elementos inéditos en un coche de corte popular como intermitentes, suspensión independiente en el eje delantero, dos brazos limpiaparabrisas eléctricos, un calefactor eléctrico y una radio AM. No es de extrañar que rápidamente se convirtiera en un automóvil muy popular y querido.

    El todoterreno GAZ-69 y la berlina GAZ M-20 Pobeda, los dos modelos que dieron origen al GAZ M-72

    Una anécdota del M-20 es su denominación. El fabricante quería llamarlo M-20 Rodina. La palabra rodina en ruso significa patria y pensaron que sería del agrado del dictador Iósif Stalin, que dirigía la URSS con mano de hierro y hasta estos pequeños asuntos pasaban por él. No pudieron estar más equivocados, Stalin desarmó todos los argumentos con una pregunta: “¿Y qué precio le pondría a la Patria?”. GAZ cambió sus planes y se comercializó con el apellido Pobeda que significa victoria en ruso.

    Stalin siempre ejerció su autoritario control en la creación de este modelo. Durante el desarrollo del M-20 Pobeda se hicieron pruebas con un motor de cuatro cilindros y 52 CV y un seis cilindros con 62 CV y fue el dictador quien decidió que la mejor opción era la mecánica más básica tras probar ambas opciones ¿Quién lo iba a discutir?

    Tras la muerte de Stalin en 1953, Nikita Jrushchov asumió las funciones de primer secretario del Partido Comunista de la Unión Soviética. Jrushchov mandó a principios de 1954 una orden gubernamental al Ministerio de Ingeniería de la URSS, que a su vez delegó la tarea en GAZ: desarrollar y fabricar un vehículo todoterreno que tuviera el mismo nivel de confort que los M-20 Pobeda. Con estos mimbres se gestó el GAZ M-72.

    En el sistema de tracción total del M-72 el eje delantero era desconectable

    Oficialmente la intención del mandatario era tener un vehículo capaz pero confortable como medio de transporte oficial para los miembros del partido comunista que se desplazaban a las zonas rurales. Extraoficialmente, Jrushchov era muy aficionado a la caza y quería un coche que pudiera usar durante la práctica de esta actividad.

    Los militares también se enterraron del proyecto y lo vieron con buenos ojos. Ese coche sería un vehículo ideal para que los generales pudieran trasladarse con comodidad a posiciones de difícil acceso. El M-20 Pobeda tenía limitaciones en este sentido y los modelos todoterreno, donde destacaba el GAZ-69 que era un pequeño todoterreno destinado al transporte de personas y mercancías y que en un uso civil, resultaban tremendamente incómodos. Quizá la fusión de esos dos mundos era un buen punto medio.

    Un coche oficial para ir de caza

    La idea básica fue coger un M-20 Pobeda y añadirle el eficaz sistema de tracción total del GAZ-69, una combinación que entrañaba algunas dificultades. Para ello, a la base del M-20 Pobeda se le adaptaban las suspensiones y el eje delantero del GAZ-69 lo que obligó a modificar notablemente la zona del bastidor donde se alojaba el motor para hacer sitio a estos elementos. Con la nueva suspensión la carrocería se alejaba del suelo y mejoraban las capacidades offroad.

    Las capacidades offroad eran magníficas

    La caja de transferencia del sistema 4x4 también procedía del GAZ-69 y para ubicarla fue necesario quitar algunos travesaños del chasis, lo que debilitaba la estructura y la rigidez torsional. Para compensarlo hubo que añadir hasta 14 piezas nuevas en el chasis, el techo, el suelo y las puertas al M-72. Durante las pruebas se usaron sensores instalados en zonas clave, una metodología que se usaba por primera vez en la historia automotriz soviética, y así se pudo comprobar que la resistencia a la flexión aumentó en un 30% y a la torsión aumentó en un 50%.

    Por otro lado, el eje trasero se fabricó en exclusiva para este modelo, un recurso realmente extraño ya que los coches soviéticos de la época siempre recurrían a elementos comunes para reducir costes. El motor se tomaba del M-20, un propulsor de 2,1 litros, cuatro cilindros que llevaba su potencia hasta los 55 CV. La caja de cambios de tres marchas era prácticamente la misma entre el M-20 y el GAZ-69 así que la adaptación fue fácil.

    El M-72 era muy útil en caminos rurales

    El modelo final tenía 4,66 m de longitud y una suspensión que le dejaba una generosa altura libre al suelo de 210 mm. El interior mantenía los acabados sencillos del Pobeda pero resultaba confortable ofreciendo un espacio generoso para cinco pasajeros y calefacción. De hecho, era notablemente más cómodo que cualquier coche de tracción 4x4 que se hubiera hecho jamás.

    La poca potencia del motor y un peso de 1.665 kg condenaban sus prestaciones, que mostraban una velocidad máxima de 90 km/h. Para el público al que estaba destinado, que frecuentemente iba a usar este automóvil por caminos rotos y frecuentemente nevados o embarrados, tampoco hacía falta más.

    Aunque heredaba muchas cosas del Pobeda, también hubo algunas novedades en el M-72 que con posterioridad pasaron a usarse en el M-20. Por ejemplo, la parrilla del radiador de nuevo diseño (que optimizaba la refrigeración), el claxon ubicado en el propio volante (por primera vez en un coche soviético) o un lavaparabrisas mecánico que echaba el agua al cristal al pisar un pedal específico que el conductor tenía junto al pie.

    Reloj, radio, calefacción, asientos grandes con tapicería suave… comodidades que sólo estaban presentes en los coche soviéticos de gran lujo y que GAZ llevó a un modelo popular

    Cabe señalar que aunque derivaba del M-20 Pobeda el M-72 nunca recibió el apellido ‘Pobeda’ oficialmente, era M-72 a secas. Sin embargo, mucha gente sí lo conocía popularmente como M-72 Pobeda primero por su evidente relación con la berlina y segundo porque existía una motocicleta llamada IMZ M-72 y era una forma de diferenciar las denominaciones de ambos vehículos.

    El coche fue presentado el 24 de febrero de 1954 aunque sus ventas no comenzaron hasta un año después. Al estar basado en el veterano M-20 Pobeda, que llegó al mercado en 1946, su vida comercial fue corta. Lanzado en septiembre de 1955, el GAZ M-72 se mantuvo a la venta hasta 1958, fecha en la que el M-20 Pobeda fue retirado del mercado.

    Por supuesto, señalar al GAZ M-72 como el primer SUV es perfectamente discutible. Dependiendo de los criterios para definir este tipo de vehículos hay quienes apuntan al Chevrolet Suburban de 1934 e incluso se remontan al Daimler Dernburg-Wagen de 1907 como germen de los todocaminos. Todo esos modelos anteriores a la década de 1950 tenían rasgos que podemos asociar a los SUV pero no contaban con todas las características que podemos esperar de un todocamino moderno.

    ¿El BMW X4 de la época?

    También hay quien mete a los clásicos Jeep y Land Rover como los primeros SUV, pero estos deben ser considerados todoterrenos por puro derecho. Los todoterrenos comenzaron a proliferar durante la Segunda Guerra Mundial así que tenían orientación militar, llevaban chasis con carrocería separada, tracción total con capacidades offroad extremas y el confort era algo que no importaba en absoluto.

    Sin embargo, ¿cómo se define un SUV moderno? Debería tener una carrocería monocasco, preferiblemente un sistema de tracción total, una suspensión elevada para superar obstáculos y un buen confort de marcha que le permita ser utilizado con comodidad en carretera y resultar competente fuera del asfalto. Eso es lo que ofrecía el GAZ.

    No fue hasta la década de 1960 cuando se empezó a ver vehículos que cumplían con todos los rasgos distintivos con los lanzamientos de modelos como el Jeep Wagoneer o el Ford Bronco, por poner algunos ejemplos. La excepción fue el GAZ M-72, que cumplía con todo aquello en 1955, antes que nadie. Establecer cuál es el origen de los SUV es una tarea imposible pero determinar que el modelo soviético como el primero con todas las características de un SUV resulta justo.

    Durante el tiempo que estuvo a la venta el GAZ M-72 se mostró muy capaz fuera de las vías asfaltadas y cumplió muy bien su función de vehículo oficial. Estuvo presente en momento políticos ilustres como, por ejemplo, durante la primera visita de Fidel Castro a Moscú en 1963 Jrushchov lo invitó a ir a cazar y ése fue el modelo que emplearon para desplazarse.

    El pueblo llano también pudo beneficiarse de un coche normal pero con unas buenas aptitudes en barro, nieve y tierra. Resultaba muy útil para circular por los maltrechos caminos y carreteras rurales que atravesaban la estepa hasta los pueblos y aldeas. Sin embargo, los casos eran contados debido a las grandes restricciones que había en la Unión Soviética para tener un vehículo particular. Aun así se fabricaron 4.677 unidades, un volumen de ventas ciertamente significativo.

    Pocas unidades han sobrevivido hasta el día de hoy por lo que este modelo con tracción total se ha convertido en un coche coleccionable y sus precios de venta están subiendo. El GAZ M-72 no es un modelo de culto pese a ser un pionero pero puede presumir de ser un hito en la historia automovilística.

    Fuente: Flat Out, Vstyleretro, Yandex

    GAZ M-72, el primer SUV moderno de la historia