¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Confirmado: Geely es ahora el mayor accionista de Daimler

    El centenario fabricante alemán tiene otro socio estratégico, Geely, después de varias operaciones bursátiles para quedarse con la casi décima parte del primero. Se abren muchas posibilidades de futuro, en principio mutuamente beneficiosas, principalmente en cuestiones de electromovilidad y posibles sinergias.

    El empresario chino Li Shufu continua ampliando su imperio y sus ramificaciones en la industria del automóvil. Daimler AG, la empresa matriz detrás de Mercedes-Benz (turismos, furgonetas y camiones) y smart, ha confirmado la reciente adquisición de acciones por parte del empresario.

    Li Shufu ha comprado a través de Zhejiang Geely Holding 103.619.340 acciones de Daimler AG, que representa el 9,69% de la empresa, por lo que es ahora mismo el accionista mayoritario. No hay que confundir esa figura con que Daimler esté bajo su control, simplemente tiene el trozo unitario más grande. Ha tenido que desembolsar unos 9.000 millones de dólares.

    Según Geely, no se ha previsto la adquisición de más acciones de Daimler. La inversión se ha justificado por ser Daimler una empresa "fuera de serie" con una gestión "de primer nivel". Por su parte, Daimler ha dado la bienvenida a su nuevo accionista a largo plazo, al estar convencido de la fortaleza de su innovación, estrategia y potencial de futuro.

    Repasemos brevemente qué significa ahora mismo Geely. Uno de los principales fabricantes privados en China, se quedó con Volvo Cars en 2010 tras comprársela a Ford. En diciembre Geely se convirtió en el mayor accionista de Volvo AB, el segundo constructor mundial de camiones (separado de turismos). Se descarta de momento la unión de ambas Volvo en una sola.

    Geely empezó en el negocio automovilístico hace 21 años

    Además, en 2013 se hizo con el control de Manganese Bronze, tenedores de la marca London Taxi, ahora London Electric Vehicle Company (LEVC). Ahora es un fabricante que está desplegando en Europa el taxi del futuro, un híbrido enchufable, con ambiciones más allá de Reino Unido.

    Geely también tiene bajo su control el fabricante de deportivos Lotus, el malayo Proton, también Terrafugia, y creó la marca LYNK & CO, que ya existe en China. Mezcla de Geely y Volvo, esta nueva marca llegará a Europa pensando en el público más joven y abierto con un poder adquisitivo medio, con unas ideas muy poco convencionales para el sector.

    Poco a poco, Geely ha pasado de la práctica irrelevancia a ser un jugador importante ya no solo en la liga china, sino en el panorama internacional. No precisamente cualquiera puede meterse casi en el 10% del accionariado del fabricante alemán más longevo, cuyo nombre está ligado a la propia génesis del automóvil.

    Geely busca una alianza con Daimler al respecto de la tecnología de coches eléctricos. La prensa económica ya comentó a finales de 2017 algunos intentos de Geely de meterse en el accionariado de Daimler, pero no hubo acuerdo sobre la forma de ejecutarlo.

    Shufu sabe que la electricidad es el futuro en el automóvil, y Daimler resulta un buen aliado. No en vano ya se ven importantes tendencias en electrificación en todas las divisiones de Mercedes-Benz -incluyendo camiones- y por supuesto en smart, que no solo tiene ya eléctricos, sino que cesará las ventas de los gasolina en pocos años.

    Por su parte, Daimler tiene experiencia en el terreno chino a través de su socio en la zona, BAIC, o socio forzoso si se quiere considerar así. Puede haber algunas dudas al respecto de cuán lejos se pueden llevar esas alianzas, ya que Volvo Trucks y Mercedes-Benz Trucks (camiones) compiten entre ellos, por ejemplo.

    Ahora mismo muchas posibilidades están abiertas y muy pocas cerradas. El mundo empresarial es muy complejo y es difícil hacer predicciones al respecto. Lo que está claro es que Li Shufu dará más que hablar si cabe en el futuro, y que Daimler cuenta con un aliado poderoso que sabe bien dónde mete su dinero.

    En general, la industria automovilística camina hacia consolidación, que pocos grupos se hagan muy fuertes y vayan tragándose a los peces más pequeños. En el caso particular chino, una vía natural de expansión está siendo el de llegar a acuerdos o invertir en fabricantes tradicionales, como cuando Dongfeng metió dinero en lo que ahora es el Grupo PSA. La competencia al estilo tradicional no es la vía preferida.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto