¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Hidrógeno, desventajas e inconvenientes

Dado que el hidrógeno no se encuentra libre en la naturaleza, hay que obtenerlo, y eso implica un coste energético. Los primeros años no será barato. No solo los coches de hidrógeno van a ser muy caros, también los costes asociados a moverlos en una etapa inicial. Además, es discutible que sean tan ecológicos.

General Motors HydroGen4, prototipo basado en Chevrolet Equinox

Desde luego el hidrógeno tiene muchas ventajas, pero también debemos hablar de sus inconvenientes, porque los tiene. Aunque es una tecnología con suficiente madurez para ser comercializada, falta mucho para ser una solución al alcance de cualquiera.

Las pilas de combustible de hidrógeno necesitan componentes que son muy caros, por su escasez principalmente. Cuando hablamos de precios de estos coches, no bajan de 60.000 euros. Por lo tanto, salvo que sea a través de cuantiosas subvenciones públicas, están lejos del bolsillo del conductor medio.

El hidrógeno, a nivel práctico, está en pañales

Por otra parte el combustible no se está generando, por lo general, ni de forma ecológica, ni de forma económica. El kilo de hidrógeno no es barato, por lo que el coste por kilómetro es similar al de un coche de gasolina mediano. De momento, no vamos bien, pero hay más.

Prototipo de pila de combustible de Kia

El hidrógeno necesita tener un grado muy alto de pureza, superior al 95%, porque de lo contrario se contamina la pila de combustible y la reacción química no es eficaz. Pude comprobar presencialmente cómo un coche de hidrógeno casi deja tirados a un grupo de periodistas por este problema.

También hay que tener en cuenta que aunque los motores eléctricos son "eternos", las pilas de combustible y los depósitos de alta presión tienen una vida útil limitada, aunque se supone equivalente a un coche de motorización convencional.

La red de repostaje pública está en una fase embrionaria si nos salimos de Japón y zonas muy concretas de Estados Unidos, que es donde se han hecho las pruebas. En España las gasolineras que lo suministran se cuentan con los dedos de una mano, porque sus principales clientes son vehículos de transporte público.

Mercedes-Benz B-Cell, otro prototipo de pila de combustible

El combustible pesa muy poco, efectivamente, pero requiere depósitos voluminosos. Si os fijáis en un autobús que funcione con hidrógeno, tendrá el techo repleto de depósitos. En un coche el espacio es limitado, y unas cuantas bombonas, con un maletero decente, proporcionan autonomía equivalente a un coche de gasolina, pero menos que un Diesel.

Además, no hablamos de coches ligeros en general. Por ejemplo, el Toyota Mirai supera los 1.800 kg. Además de la pila de combustible, el motor, los sistemas electrónicos y los depósitos hay que tener en cuenta una batería eléctrica de alta capacidad. Con el tiempo, hay margen de mejora en este sentido.

¿De qué prestaciones hablamos? Las potencias están rondando los 100-150 CV, por lo que de momento no hablamos de modelos deportivos, pero coches muy válidos para un uso general. Las temperaturas exteriores también influyen en el rendimiento de las pilas de combustible, pero las pruebas se han hecho en condiciones extremas para reducir dicho impacto.

Prototipo Nissan de pila de combustible basado en X-Trail

Solo son coches ecológicos si el hidrógeno proviene de fuentes renovables o como residuo de un proceso industrial. Si sacamos hidrógeno de hidrocarburos o empleamos electricidad no renovable para generarlo (mediante hidrólisis) entonces no solucionamos gran cosa.

Siempre saldrá más barato un eléctrico

A fin de cuentas, el coche de hidrógeno no es competitivo en eficiencia con el eléctrico, porque los procesos intermedios implican mayores pérdidas. Eso sí, hablamos de un nivel de contaminación inferior al de los coches normales.

Pasarán unos cuantos años hasta ser una realidad cotidiana. En países como España la implantación tardará más, se van a priorizar las ventas en aquellas zonas donde exista una red de repostaje. Básicamente, si no hay posibilidad de repostar, agotado el hidrógeno solo pueden moverse con ayuda de una grúa.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto