¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Los ‘paraísos fiscales’ del impuesto de circulación: aquí se paga un 900% menos

    Las diferencias de impuestos entre ayuntamientos puede ser considerable.

    Siete municipios acaparan casi el 40% de los vehículos de empresa de toda España, un país en el que en 2021 se recaudarán cerca de 4000 millones de euros a través del impuesto de circulación.

    El impuesto de circulación, Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM) o ‘numerito’ genera cada año jugosos miles de millones de recaudación fiscal a los ayuntamientos, que a pesar de la pandemia y su consiguiente restricción de movilidad no han querido renunciar a ello.

    Los esperados 4000 millones de recaudación que 2021 proporcionará a los estamentos públicos vendrán de un total de 36.403.276 propietarios de vehículos, muchos de ellos seriamente afectados por la crisis del COVID-19, pero de las 52 capitales de provincia sólo Córdoba, Teruel y Toledo han decidido reducir ligeramente el IVTM de cara a 2021.

    Un vehículo de 11,99 caballos de potencia fiscal paga 34,08 euros en Santa Cruz de Tenerife, 59 euros en Madrid y 86,64 euros en San Sebastián

    Y eso teniendo en cuenta que 12 municipios cobran actualmente el máximo que permite la ley desde hace varios años (Granada, Huelva, Valladolid, Ciudad Real, Barcelona Lleida, Tarragona, Palma, San Sebastián, Vitoria y Ceuta).

    Estas son sólo algunas de las conclusiones a las que llega el informe de la Automovilistas Europeos Asociados (AEA), que también pone de manifiesto las exageradas diferencias existentes en el territorio español, en el que se han creado ‘paraísos fiscales’ del IVTM.

    Así, un automovilista donostiarra paga un 46% más por el impuesto municipal de su automóvil que uno de Madrid, o un 150% más que uno domiciliado en Tenerife. Un vehículo tipo medio, de 11,99 caballos de potencia fiscal, paga en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife 34,08 euros; en Madrid 59 euros, en Barcelona 68,16 euros y en San Sebastián 86,64 euros.

    Algunos pueblos necesitarían autovías de circunvalación para acoger a todos los vehículos matriculados en ellos.

    Respecto de las motocicletas las diferencias también son notables. Una motocicleta de 600 cm3 paga en Santa Cruz de Tenerife o Melilla 30,29 euros. Sin embargo, en San Sebastián este mismo vehículo paga un 168% más: 81,35 euros.

    Pero si se compara con un automovilista empadronado en alguno de los ‘paraísos fiscales’ que existen en España, las diferencias pueden alcanzar hasta un 900%.

    El éxodo a los ‘paraísos fiscales’

    La alta fiscalidad que mantienen algunos ayuntamientos ha motivado que numerosas empresas de alquiler y de renting hayan abierto sucursales en municipios con una menor presión fiscal.

    AEA explica que el origen de este fenómeno de los ‘paraísos fiscales hay que buscarlo en la eliminación del indicativo provincial de las matrículas españolas en septiembre del 2000, ya que esa circunstancia permite a las empresas de renting o alquiler de coches concentrar la matriculación sus flotas en municipios sin apenas habitantes y con un favorable tratamiento fiscal.

    A cambio, cada año les toca la lotería del ‘numerito’ por el ingreso que reciben por un impuesto de unos vehículos que ni siquiera circulan, ni van a circular nunca, por esa población.

    Los siete municipios ‘mágicos’

    Tal es el caso de siete municipios españoles (Colmenar de Arroyo, Robledo de Chavela, Moralzarzal, Venturada, Las Rozas de Puerto Real y Brunete, en Madrid, así como Rajadell, en Barcelona) –con una población de entre 500 y 14.000 habitantes- en los que se matriculan el 37,5% del total de coches de empresa de toda España por su privilegiado tratamiento fiscal. Es decir, 159.811 turismos sobre un total nacional de 425.020 unidades.

    El informe de AEA también indica que las importantes diferencias de tarifas entre los distintos ayuntamientos españoles llegan en algunos casos a más de un 365%, lo cual explica el fenómeno de la matriculación de vehículos en municipios españoles con un favorable tratamiento fiscal.

    «Resulta especialmente llamativo el caso de Castielfabib, pequeño municipio valenciano en el que a pesar de la crisis y de haber reducido su población en 7 vecinos, ha triplicado el número de vehículos de empresa matriculados en 2020 respecto del año anterior, pasando de 768 a 2.688 unidades», señala AEA en su informe.

    Destaca sobre el resto la localidad madrileña de Rozas de Puerto Real, que con una población de 555 habitantes cuenta en su registro con una desmesurada cantidad de 20.897 turismos matriculados a nombre de empresas, lo que supone una media de casi 37 vehículos por habitante, la más alta de España.

    Informe de AEA que detalla los 'paraísos fiscales' del IVTM en España.

    En cifras mucho más bajas, pero igualmente sorprendentes, se mueven Aguilar de Segarra (282 habitantes), Sarratella (95 habitantes), Colmenar de Arroyo (1785 habitantes), Rajadell (534 habitantes), Patones (539 habitantes) o La Hiruela (65 habitantes), todos ellos con medias de entre 27 y 10 coches por habitante.

    Según el informe, un total de 25 ayuntamientos cuentan con un índice de matriculación superior al de EEUU o Japón, ya que el número de vehículos de nueva matriculación superan el número de habitantes censados.

    Fuente: AEA Club / Fotos: Pixabay