¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    IndyCarCarlin recupera a Conor Daly para la doble prueba de Texas

    Carlin recupera a Conor Daly para la doble prueba de Texas
    Daly arrancó 2020 en el mismo vehículo al que volverá a subirse en los peraltes de Texas en 2021IndyCar Media
    Adrián Fernández
    Adrián Fernández5 min. lectura

    El piloto de circuito de Ed Carpenter Racing competirá en el óvalo peraltado por tercer año consecutivo con la formación británica, en lugar de Max Chilton.

    Daly logró sus mejores resultados en los óvalos en 2020, incluída una pole position.

    Cuatro coches cambiarán de ocupante en Gateway, con la entrada de Ed Carpenter, Tony Kanaan y Pietro Fittipaldi.

    Después de haber comenzado con dos carreras en circuito rutero, la doble prueba de este fin de semana en el óvalo de Texas supondrá un cambio notable en la parrilla de IndyCar, en el que hasta cuatro vehículos registrarán cambios. En concreto, cuatro vehículos tienen a un piloto específico de circuitos que cambia llegado los óvalos. En tres de esos casos (Romain Grosjean, Jimmie Johnson y Max Chilton), los pilotos han optado por no competir en los óvalos, mientras que el cuarto, Conor Daly, cede su asiento en Ed Carpenter Racing al jefe de equipo. Sin embargo, el estadounidense no se ausentará del evento de Texas.

    Chilton es el único de los "pilotos de circuito" que opta por participar en las 500 millas de Indianápolis, pero no lo hace en las demás pruebas de óvalo, pese a que este año suponen solo dos fines de semana más. Por ello, Carlin ha reclutado a Daly para pilotar en Texas el #59, su único vehículo durante toda la temporada, ocupando el mismo rol que ha desempeñado las dos últimas temporadas como piloto de óvalos del equipo británico desde la renuncia de Chilton a los óvalos tras la Indy 500 de 2019.

    Daly pilotó en los cuatro óvalos restantes de 2019 y ofreció un buen rendimiento en carrera, obteniendo además un sexto lugar en Gateway. Esas sensaciones mejoraron todavía más en 2020, arrancando con un sexto puesto en Texas que inició un balance de cuatro top 10 en cinco carreras, incluyendo una espectacular pole position en Iowa, la única de Carlin en IndyCar. Daly no solo ha conseguido llevar el coche a meta en las nueve carreras, sino que nunca ha bajado del puesto 13 en el resultado final, algo que Chilton solo ha alcanzado cinco veces en los 22 eventos que ha disputado en el mismo periodo. La comparación de top 10 es aún más dañina: 5 de 9 para Daly, 0 de 22 para Chilton.

    Desde el año pasado, Daly compagina esta posición con la de piloto de circuitos en sustitución de Ed Carpenter, cuyo equipo le alinea también en un tercer monoplaza en las 500 millas de Indianápolis, brindándole con ello la oportunidad de disputar la temporada completa. Sus cuatro top 10 con Carlin fueron todos los que tuvo la pasada temporada, ya que en el #20 de Carpenter no pasó del 12º puesto, terminando el año en la posición 17 de la general. De hecho, tras acabar 16º en las dos primeras citas del año, Daly arrastra una racha de 15 carreras consecutivas en rutero sin alcanzar el top 10, desde que terminase décimo en su última prueba con Foyt en 2017. Curiosamente, la carrera anterior en Watkins Glen fue el último top 10 de Chilton en cualquier evento de IndyCar.

    La duda que no ha resuelto Carlin es la del ocupante del coche en la cita de óvalo restante, aunque esto tiene una buena justificación en el hecho de que la carrera de Gateway no tendrá lugar hasta el 21 de agosto, dentro de casi cuatro meses. Sería extraño, aún así, que Carlin confiase en otro piloto que no sea Daly. Además de los coches de Carlin y de Carpenter, los otros dos cambios en Texas verán la reincorporación de dos pilotos brasileños, con Tony Kanaan ocupando el hueco de Jimmie Johnson en el #48 de Chip Ganassi Racing, y la de Pietro Fittipaldi en el #51 de Dale Coyne Racing en lugar de Romain Grosjean.

    Fotos: IndyCar Media