¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

Previo y horarios del Gateway 500 de IndyCar 2022

Previo y horarios del Gateway 500 de IndyCar 2022
La salida de la Gateway 500, con unas gradas que este año estarán más llenasIndyCar Media
Adrián Fernández
Adrián Fernández10 min. lectura

La antepenúltima carrera de la temporada y el último óvalo de 2022 albergan una batalla clave en el duelo a siete por el título.

Álex Palou, a la caza de un gran resultado que le permita acercarse más al liderato.

Josef Newgarden, con tres victorias en esta pista, asume la condición de gran favorito.

Ya queda menos de un mes para conocer la identidad del nuevo campeón de IndyCar en este 2022. Una tarea ardua en la actualidad, toda vez que los siete primeros clasificados están separados por apenas 60 puntos cuando aún quedan 162 en juego. Eso sí, las oportunidades y las carreras empiezan a escasear, ya que solo quedan tres citas por delante. La primera de ellas será en Gateway, que acoge la quinta y última carrera de óvalo de la temporada, la cual tendrá lugar este sábado en la medianoche española. Eso sí, salvo que la lluvia intervenga, el evento no tendrá condiciones nocturnas en ningún momento.

Este recinto, denominado oficialmente como World Wide Technology Raceway, es el segundo de la temporada tras Iowa en el que se usa el paquete de óvalo corto, muy similar al de circuito. A diferencia del paquete de 'superspeedway' de Indianápolis y Texas, los 750 CV del motor de combustión se despliegan en su totalidad, y se emplean alerones convencionales, aunque en una versión de menos drag y carga aerodinámica, sin el elemento superior en ambos extremos y con otras modificaciones menores. Por ello, las velocidades punta alcanzan los 320 kilómetros por hora, pese a que las dos rectas del circuito no superan los 600 metros de longitud, y las vueltas se completan en apenas 24 segundos con un promedio superior a las 180 millas por hora (290 km/h).

En total, el trazado de Gateway mide 2.043 metros (oficialmente, 1.25 millas) y cuenta con dos curvas diferentes en radio y peralte, una característica única con respecto a los otros óvalos del calendario, aunque presente en otros óvalos que ya no están. El primer viraje es el más cerrado e inclinado, con un peralte de 11º y un radio de 120 metros, mientras que el segundo es más abierto y plano, con 9º de peralte y 150 metros de radio, que se puede tomar a fondo a diferencia del primero. Como punto de comparación, las cuatro curvas del Indianapolis Motor Speedway también tienen 9º de peralte, pero con un radio de hasta 250 metros. Eso sí, los adelantamientos son siempre una proposición complicada, y en su mayoría dependen de un buen rebufo saliendo de la curva 'larga' hacia la recta principal.

Ubicado en la zona limítrofe entre los estados de Illinois (Madison) y Missouri (St. Louis), Gateway celebra este año su 25 aniversario y atraviesa el mejor momento de su historia, tras acoger por primera vez a la NASCAR Cup Series. La historia de los monoplazas americanos se remonta a su inauguración en 1997, con una carrera de 300 millas para CART que en sus tres primeras ediciones se disputaba en mayo el día anterior a las 500 millas de Indianápolis. Tras un fallido experimento en septiembre, la cita pasó a formar parte en 2001 de la Indy Racing League en medio de la guerra entre categorías, pero no se logró frenar la tendencia a la baja de la asistencia, y la edición de 2003 fue la última durante mucho tiempo.

Parecía que así sería para siempre, ya que el óvalo llegó a echar brevemente el cierre entre 2010 y 2012, pero una iniciativa conjunta del nuevo propietario Curtis Francois (ex piloto de Indy Lights) y de la poderosa cadena de concesionarios del emprresario local John Bommarito permitió rescatar la carrera de IndyCar en 2017, habiendo sido desde entonces un éxito de asistencia y promoción para todos los implicados que demostró que las carreras de óvalo pueden seguir funcionando en el siglo XXI con un enfoque más 'fan-friendly'. Pese a todo, la calidad de las carreras sigue siendo un asunto pendiente por la geometría de la pista.

Como es costumbre en los óvalos cortos, Josef Newgarden es quien más ha demostrado tener por la mano este trazado con sus tres victorias, incluidas las dos últimas carreras, y necesitará desempolvar de nuevo esa versión como hizo en Iowa para impulsar de nuevo sus opciones de título. Will Power y Scott Dixon lideran la clasificación a base de pura consistencia (solo acumulan tres victorias entre ambos en todo 2021), pero los dos también saben lo que es ganar en Gateway, algo de lo que solo Hélio Castroneves (en 2003) y Takuma Sato pueden presumir en el resto de la parrilla.

Clasificación general de IndyCar (tras 14 carreras de 17)

A esa lista se podría sumar perfectamente Pato O'Ward, cuyas tres carreras en Gateway se cuentan por podios, y que en la doble prueba de Iowa fue la única alternativa real a Penske con una victoria y un segundo puesto. Del mismo modo, el cuarto puesto que Scott McLaughlin obtuvo aquí el año pasado fue su segundo mejor resultado en su temporada debut, y este año llega mucho más adaptado. Marcus Ericsson logró un quinto puesto en una de las carreras de 2020, pero su rendimiento podría estar muy condicionado si Ganassi experimenta problemas similares a los de Iowa.

En ese sentido, la experiencia previa no parece ser de ayuda para Álex Palou, que en su primer año causó un accidente al saltarse la salida, y en el segundo fue arrollado por Rinus VeeKay cuando estaba en plena remontada tras una sanción de motores. El piloto español, aún con su futuro en un limbo judicial, llega a esta cita tras obtener en Nashville su quinto podio de 2022, pero este apartado aún se le resiste en los óvalos, donde solo lo ha conseguido en la Indy 500 del año pasado. Estar lo más cerca posible de la cabeza será fundamental para no enfrentar una cuesta demasiado empinada en Portland y Laguna Seca, mucho más favorables para sus intereses.

La carrera volverá a disputarse sobre un total de 325 millas, para la que se estima una duración de dos horas y cuarto en una larga tarde. Su inicio, eso sí, se ha adelantado otras dos horas, por lo que debería ser un evento totalmente diurno. Tras disputarse todas las sesiones el mismo día en 2021, el Gateway 500 vuelve a abarcar dos días, contando con una segunda sesión de libres el viernes tras la clasificación. Antes de esos Libres 2, habrá una sesión especial de media hora en la que nueve pilotos voluntarios (uno por equipo, salvo en A. J. Foyt Racing) recibirán un juego de gomas extra con el único propósito de depositar goma en la parte superior de la pista e intentar facilitar los adelantamientos, una medida probada con éxito en Texas.

La parrilla volverá a tener 26 coches, con un único cambio de cromos. Paretta Autosport disputó en Nashville su tercera carrera de la temporada con Simona de Silvestro, merced a un acuerdo técnico con Ed Carpenter Racing para usar su tercer monoplaza junto a varios de sus recursos humanos y de ingeniería. Este coche solo tenía actividad este año en los óvalos, y su ocupante habitual Ed Carpenter volverá a subirse en Gateway para la que su última carrera de la temporada. No será la última del coche, ya que Paretta volverá a la acción en la cita final de Laguna Seca, de cara a un 2023 en el que esperan mantener esta asociación con un programa expandido.

Sesiones y horarios del Gateway 500 - 2022

EMISIÓN DE LIBRES Y CLASIFICACIÓN EN staylive.io/indycar
EMISIÓN DE LA CARRERA EN Movistar+ Deportes (España)

Fotos: IndyCar Media