¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    La reestructuración de Nissan también afectará y mucho a Infiniti

    Gama InfinitiInfiniti

    El ambicioso y austero plan de reestructuración global que acaba de presentar Nissan también va a afectar y gravemente a su sello premium, Infiniti, que dejará de disfrutar de plataformas propias y verá reducida su gama, además de centrarse en unos pocos mercados.

    La semana pasada fue un punto de inflexión para Nissan, ya que además de confirmar el cierre de las plantas de Indonesia y Cataluña (Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca), también anunció un drástico y austero plan de reestructuración que afectará a las operaciones de la marca japonesa en todos los mercados del globo.

    En resumen, Nissan va a aplicar una serie de recortes que no solo afectarán a sus gastos, sino a su propio tamaño, para tratar de convertirse en una compañía más pequeña y con menos modelos pero más rentable. Para ello reducirá su gama y retrocederá en mercados como el europeo, donde concederá más espacio y protagonismo a su socio Renault, aunque será la japonesa la que lidere el desarrollo de los SUVs compactos que tanto éxito tienen en el viejo continente. El sello premium de la compañía japonesa también se verá afectado, aunque hasta hoy no conocíamos las consecuencias que va a tener este plan para Infiniti.

    La gama de Infiniti se verá reducida y perderá su plataforma de tracción trasera.

    En unas recientes declaraciones de Ashwani Gupta, responsable de operaciones de la compañía japonesa, Infiniti también va a sufrir fuertes recortes en numerosas áreas, que se suman a la fuerte reestructuración que ya estaba sufriendo este sello, que precisamente en los últimos tiempos se ha retirado de varios mercados, como Australia y Europa, y que ha visto como se cancelaban algunos de sus proyectos clave, como es el caso del no nato Infiniti Q40 y los sucesores de los actuales Infiniti Q30 y QX30, que debían compartir plataforma MFA2 con los del Mercedes Clase A.

    Al igual que Nissan, la enseña Infiniti verá como se reduce su gama pero además centrándose en unos pocos mercados, siendo los principales Estados Unidos y China. Además, y esta es probablemente la medida más drástica, la marca perderá en los próximos años su plataforma de tracción trasera, que es exclusiva para los modelos de Infiniti. En su lugar, emplearán plataformas y mecánicas procedentes del catálogo de Nissan. En el caso de los sedanes, estos emplearán la plataforma D que usan las últimas generaciones de los Nissan Maxima y Altima, por lo que pasarán a contar con gamas compuestas por versiones de tracción delantera o total, perdiendo la opción de tracción trasera.

    Según Ashwani Gupta, los primeros modelos de Infiniti que emplearán plataformas Nissan no llegarán al mercado al menos hasta el año 2023, por lo que es muy probable que los chicos de Infiniti se vean obligados a retrasar el desarrollo de algún modelo para emplear las nuevas plataformas.

    Fuente: Automotive News