¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Un informe apunta que los asistentes de conducción sentenciarán el cambio manual

    Un informe apunta que los asistentes de conducción sentenciarán el cambio manual
    Los fabricantes apuntan al mejor funcionamiento de los asistentes de conducción en automáticos
    Fran Romero
    Fran Romero3 min. lectura

    El cada vez mayor perfeccionamiento de los ADAS, los asistentes de conducción, están permitiendo mejorar la seguridad de los pasajeros a bordo. Pero tienen una importante desventaja que se está haciendo más evidente, y es que supondrá el fin del cambio manual.

    Está claro que el propósito de los asistentes de conducción es el de salvar vidas y reducir el número de accidentes de tráfico. Los fabricantes tratan de mejorar el funcionamiento de estas ayudas, y la Unión Europea de obligar a las marcas a incluirlos en el equipamiento de serie, ya que no tiene sentido que muchos sean opcionales.

    El único sentido que tienen es aumentar la cuenta de beneficios, pero son pocos los clientes que incluyen estos sistemas opcionales. La realidad es que los ADAS van a contribuir seriamente a la desaparición del cambio manual. Por un lado, supone un doble esfuerzo económico de desarrollo para las marcas, pues deben configurar los ajustes por doble, tanto para los manuales como para los automáticos, cuando se venden más coches con esta transmisión que con la anterior.

    Foto cambio manual de 7 velocidades del Porsche 911
    Deportivos como el Porsche 911, los únicos modelos que mantendrán el cambio manual

    Los asistentes de conducción eliminarán el cambio manual

    Un informe de «Automotive News Canada» apunta que algunos fabricantes ya han señalado que el funcionamiento de determinadas ayudas es más fácil en los automáticos que en los manuales. Uno de los que citan es el frenado de emergencia autónomo (AEB), que será obligatorio desde 2022. El noticiario se ha hecho eco de Subaru. El fabricante japonés ofrece modelos con cambio manual, pero está girando su estrategia al automático, sí o sí.

    Igual que las Premium alemanas, los de la marca japonesa aducen la complejidad que supone ajustar el sistema a las dos transmisiones, lo que después no se traduce en la cuenta de resultados. De hecho, la firma nipona prescinde del freno de estacionamiento electrónico y del sistema de prevención de accidentes «Eyesight» en sus modelos manuales. La fórmula para decantar la elección por el cambio automático.

    Un obstáculo más en el camino de las transmisiones manuales para que sigan perdurando en el tiempo y no solo en los grandes deportivos, al que se suma también la electrificación. Una caja de cambios manual es incompatible con los híbridos y los eléctricos, por lo que el futuro de esta transmisión se antoja más que corto.

    Fuente: Automotive News Canada