¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    ¿Debería Jeep dejar de usar el nombre Cherokee?

    Emblema del Jeep CherokeeJeep

    Tras casi medio siglo empleando la denominación Cherokee en varios de sus modelos, Jeep se llevó una desagradable sorpresa hace unos días cuando el máximo responsable de la Nación Cherokee afirmó en un comunicado de prensa que no les hacía ninguna gracia que una compañía empleará el nombre de su pueblo como denominación comercial. ¿Debería Jeep dejar de usar este nombre?

    Chuck Hoskin, Jr., el jefe principal de la Nación Cherokee declaró en un comunicado enviado a la publicación estadounidense Car & Driver que no les parecía correcto que Jeep empleara el nombre de su pueblo. Instando a la compañía estadounidense a dejar de usar este nombre en sus modelos, además de a otras empresas y equipos deportivos a hacer lo mismo con nombres relacionados con pueblos nativos americanos.

    Aunque por el momento el asunto parece no haber llegado más lejos, lo cierto es que ha supuesto todo un varapalo para la compañía de Stellantis, cuyos ejecutivos seguramente se estarán devanando los sesos para encontrar una solución antes de que esto se convierta en un problema de imagen mucho mayor. Aunque por ahora tan solo se han limitado a lanzar un comunicado en el que afirman respetar al pueblo Cherokee y su legado pero que realmente no dice no dice mucho más.

    Jeep Grand Cherokee L, el próximo modelo que empleará esta denominación.

    «Los nombres de nuestros vehículos han sido elegidos y cultivados cuidadosamente a lo largo de los años para honrar y celebrar a los nativos americanos por su nobleza, destreza y orgullo. Estamos, más que nunca, comprometidos a un diálogo abierto y respetuoso con el Jefe Principal Nacional Cherokee, Chuck Hoskin, Jr.». Comunicado de Jeep.

    Estas declaraciones del máximo responsable del pueblo Cherokee han resultado ser toda una sorpresa, pues Jeep lleva empleando esta denominación desde hace cerca de 50 años. El primer modelo que la empleó fue una versión de 2 puertas del Jeep Wagoneer que recibió la denominación Jeep Cherokee a secas y cuyo código de generación era SJ, tras el que han llegado cuatro generaciones más del modelo señalado por muchos como el primer SUV de la historia y al que se le sumó poco después el Jeep Grand Cherokee, un modelo de mayor tamaño situado por encima de este.

    No vamos a entrar a valorar por qué el pueblo Cherokee ha tardado tanto tiempo en mostrar su disconformidad con el empleo de este nombre como marca comercial, así como tampoco las intenciones de este colectivo, ya que sean cuáles sean están en su derecho de defender todo aquello relacionado con su identidad cultural o legado, así como de escoger el momento que prefieran para reivindicarlo. Lo que pretendemos analizar en este escrito es la difícil tesitura que tiene ahora la compañía estadounidense tras esta denuncia pública, de la que ahora sabemos es tan solo la última parte de una petición realizada hace meses por el máximo responsable de la Nación Cherokee, Chuck Hoskin, Jr.

    Emblema lateral de un Jeep Cherokee Chief de 1979.

    Según ha publicado recientemente Automotive News, la conversación entre Hoskin Jr. y Jeep dio comienzo realmente hace unos meses, tras unas jornadas educacionales que Jeep pretendió celebrar el verano pasado con los responsables de la Nación Cherokee. Fue en ese momento cuando se le sugirió a la compañía que dejaran de emplear ese nombre y aunque la compañía declinó, parece que no ha dejado la puerta cerrada del todo a nuevas negociaciones. No fue hasta que Car & Driver se interesó por el tema el mes pasado que esta petición salió a la luz.

    «Pensé que era el movimiento correcto dejarlo». «Y creo que respetuosamente se negaron a tomar esa medida. Pero también dejaron la puerta abierta, creo, para más discusiones, y nosotros también. Así que creo que fue una buena discusión en ese sentido». Chuck Hoskin, Jr.

    El mal menor

    Este problema no tiene una solución sencilla, pues Jeep ahora tendrá que escoger entre el menor de los males. O bien evita el problema de imagen retirando el nombre Cherokee de su catálogo y rebautizado sus modelos, o bien se desentiende amablemente de la petición de esta comunidad y sigue empleando esta denominación. Un nombre que tras cerca de 50 años en el mercado ya tiene una reputación y es una marca en sí misma, por lo que renunciar a ella no es tan sencillo. Pues en la mente colectiva del mercado está asociado a esta línea de producto, por lo que su eliminación podría afectar gravemente a los resultados de los modelos.

    Sello de la Nación Cherokee

    Por otro lado, tanto el Jeep Cherokee como el Jeep Grand Cherokee son de los modelos de mayor tamaño de la marca en todo el globo, mientras que los aproximadamente 380.000 individuos que conforman actualmente la Nación Cherokee viven mayormente en Norteamérica, la gran mayoría de ellos en Oklahoma, por lo que el problema de imagen, en teoría, solo lo tendría en Estados Unidos o Canadá, pero no en mercados como Europa, Asia y Australia. Donde el problema probablemente se vería de manera anecdótica.

    La situación es bastante compleja para la marca, pues no hay solución sencilla y todo dependerá de como evolucionen los acontecimientos y, sobre todo, de los próximos pasos que den los responsables de la Nación Cherokee en un futuro, quienes precisamente abogan porque empresas y equipos deportivos dejen de emplear nombre e iconografía relacionados con los pueblos indígenas americanos en el mundo comercial y el deporte.