¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El nuevo KIA Sorento ofrece más capacidad offroad con el nuevo modo Terreno

    El nuevo KIA Sorento ofrece más capacidad offroad con el nuevo modo Terreno
    Nuevo KIA Sorento, la cuarta generación del SUV coreanoKIA
    Fran Romero
    Fran Romero3 min. lectura

    A la venta a finales de año, la marca coreana va desgranando poco a poco las novedades de la última generación del KIA Sorento. El modelo más grande de la firma no es solamente más moderno en diseño, sino también en tecnología. Su nuevo modo de conducción "Terreno" le permitirá ser más ágil fuera del asfalto.

    Es uno de los grandes lastres que se echan en cara a los SUV y a algunos crossovers, que han perdido las cualidades propias de los todoterreno, siendo ágiles en pistas de tierra y fina grava, pero poco más. Hoy, la electrónica ha desplazado los sistemas mecánicos, por lo que el nuevo KIA Sorento se ha desarrollado pensando también en una mayor capacidad off-road.

    El nuevo modelo ha experimentado un cambio muy grande, y no solo afectando al plano del diseño. KIA ha optado por un aspecto deportivo pero, al mismo tiempo, también muy elegante por fuera y por dentro, donde el tradicional túnel de transmisión ahora es mucho más limpio y son mandos circulares los que gobiernan la transmisión y la selección de los modos de conducción.

    Detalle del nuevo selector de modos de conducción del KIA Sorento 2021

    Precisamente, estos son los protagonistas. Ahora, el mando selector suma un modo de conducción completamente nuevo, denominado "Terreno". Es la cuarta generación del modelo la encargada de estrenarlo entre toda la gama. Al seleccionar este modo desde el mando central, éste se encarga de configurar la tracción total, el control de estabilidad y la distribución del par motor entres las ruedas, además de la respuesta de la transmisión automática de ocho velocidades.

    Junto al mando, se encuentran tres teclas más con las que se especifica de forma más concreta qué tipo de terreno nos vamos a adentrar, a elegir entre «Nieve», «Arena» o «Barro», por lo que nuevamente se producen reajustes: en el primero, la transmisión del par motor se limita y se reparte de igual forma entre todas las ruedas, realizando frenadas ligeras selectivamente si es necesario.

    En el segundo, el control de tracción proporciona más potencia de frenado, a la vez que la transmisión del par motor es más rápida y muy elevada para evitar atascos, mientras que en el tercero, se retrasan los cambios de marcha y también se iguala la transmisión de par motor en el sistema de tracción total.