¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Landwind X7, presentado en China tras perder Land Rover la batalla legal

Hace unos años era muy frecuente el fenómeno de las copias burdas en el mercado chino, pero la costumbre no se ha terminado de perder. Muy a pesar de Land Rover, el clon chino del Evoque empezará a venderse el mes que viene.

Esta es la versión definitiva del Landwind X7

Inicialmente presentado como Landwind E32 , se le acabó cambiando la denominación a X7. De una forma o de otra, está claro que es una copia no autorizada del Range Rover Evoque, el cual la marca británica fabrica en China con su socio local Chery. Obviamente los británicos fueron a los tribunales, pero la justicia china está completamente ciega -en lo negativo- en estos menesteres.

Por aproximadamente un tercio de lo que cuesta el original, se va a poner a la venta el clon. Landwind, cuyo propio nombre ya está inspirado en Land Rover, es una joint-venture de dos fabricantes muy importantes en ese país, Changan Auto y Jiangling Motors Corporation. Está peor construido y peor motorizado, solo podrán colocárselo a clientes ignorantes que no tengan ni idea de coches.

Landwind se hizo tristemente famosa por sus pésimos resultados NCAP en Europa

Uno de los métodos de copia es desmontar un ejemplar pieza por pieza e imitarlo todo, pero eso no garantiza -ni mucho menos- que el producto final sea comparable. Hay muchas cosas que no se están teniendo en cuenta, como resistencia de materiales, soldaduras, proveedores, etc. Y ya existe un historial abundante de la pésima calidad de las copias chinas, que en Europa se han dado de morros contra una justicia que funciona y unos consumidores más exigentes.

En China existen cientos de marcas, más de 400, y los constructores extranjeros que se han asociado con los locales están comiendo terreno a los nacionales año tras año. Por lo general, el cliente chino prefiere los originales, pero también hay un número importante de gente que no le importa tener una copia, por puro postureo, aunque el coche no dure con dignidad la mitad de tiempo que el original.

En las fotos puede salir impecable, pero hay que ser muy ingenuo para pensar que uno se puede comprar un Evoque por la tercera parte de precio sin que haya una larga lista de pegas detrás. Estos fenómenos, fuera de China, son anecdóticos. La propiedad intelectual se respeta mucho más en el resto del mundo.

Lo que vemos es la enésima muestra del poco respeto que tiene China por los fabricantes extranjeros, y también de cómo compiten los fabricantes locales. O bien extorsionan a un extranjero para trabajar con ellos -no pueden establecerse por libre- o copian modelos diseñados por los demás. Y, por ley, el extranjero no podrá dominar nunca la empresa resultante, es decir, una joint-venture.

Y así, queridos amigos, son las cosas en China. Si esa industria, que no tenía ni idea de fabricar coches hasta hace pocos años, compitiese en igualdad de condiciones con los extranjeros, la amplia mayoría de sus fabricantes estaría en quiebra.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto