Las autoridades alemanas acusan a Mercedes de manipular las emisiones en la Clase C y Vito

Los alemanes de Mercedes se enfrentan a un nuevo caso de falsedad en la homologación de las emisiones en gran parte de sus modelos. La amenaza que planea sobre la marca de la estrella afectaría a más de medio millón de unidades.

Nueva gama Mercedes Clase C 2018, ya a la venta

El escándalo de las emisiones de Volkswagen -y casi todas las marcas del gigante alemán integradas en el grupo- no tiene límites. A medida que pasan las semanas conocemos nuevos paros de producción porque las medidas no son las que deberían de ser. Pero ahora hay un nuevo caso, y este afecta directamente a la marca de la estrella de tres puntas, Mercedes.

El Ministerio de Transportes Alemán acusa a la marca alemana de incluir un dispositivo para engañar en las mediciones de las emisiones, que presuntamente se encuentra en la versión diésel de la Clase C y en el comercial Vito; concretamente el motor diésel de cuatro cilindros y 1.6 litros de origen Renault, barajándose la cifra de 600.000 unidades afectadas por este fraudulento sistema en el caso del modelo Clase C Berlina y el familiar Clase Estate, y a las que se suman 6.300 del modelo comercial.

Según el organismo alemán KBA, disponen de unidades de los modelos investigados concluyendo en un informe que efectivamente equipan un sistema de medición para manipular las mediciones del sistema de escape. Al respecto, Mercedes apunta que es conocedora de este problema y que forma parte de la campaña que inició el pasado verano de forma voluntaria, aunque matiza que ese motor en concreto no está disponible en la Clase G como se le ha insinuado también.

Los modelos 109 CDI y 111 CDI del Mercedes Vito, ya sea en versión de pasajeros o comercial, están siendo investigadas desde febrero por falsedad de gases

Respecto a la Mercedes Vito, investigada desde el pasado mes de febrero por el mismo motivo, equipa el mismo propulsor que los anteriores modelos y se supone cumple con la norma anti-contaminación Euro 6 siendo las unidades afectadas las versiones 109 CDI y 111 CDI, que ofrecen una potencia máxima de 88 y 114 CV. Las sospechas de las autoridades alemanas recaen sobre un dispositivo que provoca un aumento de las emisiones de óxido de nitrógeno durante el funcionamiento de los vehículos. 

Es decir, el sistema cuenta con dos programas que interfieren sobre la unidad de control del motor para "saltarse" las regulaciones aplicables en circunstancias determinadas. Según el diario alemán Der Spiegel, el ministro federal de Transporte, Andreas Scheuer ya ha citado al máximo responsable de la firma alemana para que dé las pertinentes explicaciones, que únicamente ha manifestado "su estrecha cooperación con las autoridades, pero no hace comentarios".

A pesar de este detalle, una fuente de Daimler que no ha querido manifestar su nombre y puesto al diario germano, apunta que desde el pasado mes de febrero se está trabajando en una actualización del software y que se informará a los propietarios cuando esté lista, admitiendo que la solución de instalar un filtro de partículas SCR no es la solución definitiva a este problema, ya que el sistema funciona eficientemente en las pruebas en el banco de pruebas pero no en la carretera.

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto