¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Neue Klasse, la plataforma universal de BMW: ¿genialidad o error estratégico?

    Conferencia anual de prensa de BMW GroupBMW AG

    BMW no tira la toalla con la combustión interna y la tiene en cuenta para futuros desarrollos, pero con un enfoque a largo plazo por la electrificación. En vez de seguir desarrollando nuevas plataforma, tenderá a aglutinarlo todo en una, y debe valer para todo, la Neue Klasse.

    Con el tiempo los fabricantes han ido aprendiendo que es mejor tener un número muy reducido de plataformas, y que de cada una se puedan sacar el máximo de modelos sin que estos pierdan la personalidad y aptos para varios segmentos. Después de la «moda» de las plataformas modulares, llegaron las plataformas modulares electrificadas.

    Los vehículos eléctricos tienen unos requisitos más concretos que los vehículos con motores térmicos, de modo que para maximizar la capacidad de un eléctrico, reducir su peso, hacerlo más aerodinámico, dotarle de distintas configuraciones de propulsión... los fabricantes están desarrollando plataformas específicas.

    Hoy, por ejemplo, Lexus ha presentado un prototipo que anticipa la llegada de una plataforma específica para coches eléctricos. Recordemos que el Lexus UX 300e, su primer eléctrico, está basado en la plataforma de un vehículo que puede ser de combustión tradicional o híbrido. Por eso, como eléctrico, no está optimizado.

    En su momento, la plataforma MQB de Volkswagen era universal, pero enfocada sobre todo a motores de combustión interna

    Hasta la fecha hemos visto varias plataformas que permitían al mismo modelo funcionar con tecnologías de propulsión muy diferentes. Por ejemplo, la séptima generación del Golf (MQB) era compatible con gasolina, gasolina/etanol, diésel, gas natural comprimido, GLP, híbrido enchufable y 100% eléctrico.

    Sin embargo, estamos hablando de plataformas -MQB en ese caso- más pensadas para combustión interna que para eléctricos. Se supone que o se optimiza para combustión o para electrificación. Y BMW plantea un paradigma diferente para su Neue Klasse.

    Las dos arquitecturas de BMW en la actualidad, la UKL para compactos y MINI, y la CLAR para los modelos de propulsión trasera/total, serán reemplazadas por la Neue Klasse, que servirá para todo. Plataforma universal, si os gusta más. Una vez más, la clave estará en la modularidad total.

    Prototipo de MINI Cooper SE de nueva generación

    La intención principal de BMW es que la misma plataforma siva para prácticamente cualquier segmento de mercado y en configuraciones mecánicas de tracción delantera, propulsión trasera o tracción total, con diferentes niveles de potencia, distintas carrocerías... y lógicamente con la electrificación en mente.

    Además, será una plataforma más sostenible desde el punto de vista de la cadena entera de valor, desde la obtención de los materiales hasta el día en que haya que mandar un BMW al desguace, todo para minimizar el impacto en el medio ambiente. Además de eso, será digital, actualizable y ampliable mediante paquetes electrónicos.

    Las proporciones cambiarán, acortando los voladizos, ampliando la batalla y maximizando el espacio interior. Es posible que los motores de combustión interna se acaben adaptando como generadores para híbridos en serie, en vez de conectarlos directamente a las ruedas, o el diseño se complicará bastante. Incluso será compatible con pila de combustible de hidrógeno.

    BMW i4

    Con este planteamiento, BMW quiere que las mismas cadenas de producción puedan adaptarse rápidamente a los cambios de gustos del mercado, según unas carrocerías tengan más éxito que otras, o según algunas motorizaciones se demanden más que otras. En otras palabras, máxima flexibilidad.

    Este enfoque ya se ha empleado parcialmente en su gama actual, ya que muchos modelos de BMW permiten elegir versiones gasolina, diésel, híbrido enchufable y algún eléctrico también, tanto con UKL como con CLAR. BMW es menos optimista acerca de cómo de rápido la electrificación entrará en el mercado.

    En solo dos años, 2023, el 90% de las gamas de BMW permitirán elegir un modelo 100% eléctrico. La Neue Klasse acogerá los modelos nuevos desde 2025. Para 2030 el 50% de los BMW y MINI serán eléctricos, aunque en MINI lo serán ya todos (o faltará poco). Es una propuesta un poco menos radical que la de otros competidores.

    ¿Se equivoca BMW, o se equivocan los demás?