¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Opel cambia el sistema de producción en Russelheim, solamente a demanda

    El Opel Insignia Grand Sport, en la estación de calidad a la salida de la planta de RusselheimOpel

    Las plantas de Opel en Alemania están retomando de nuevo su actividad fabril. A los importantes protocolos de seguridad por el coronavirus, se une un nuevo modelo de producción que, hasta ahora, la marca del rayo no había aplicado nunca. Implantado en la factoría de Russelheim, solo producirá a demanda.

    Hasta ahora, Opel se dedicaba a producir unidades de sus modelos enviando las que se habían pedido a demanda pero dejando un stock importante en los grandes aparcamientos que se encuentran en el recinto de la factoría de Russelheim, en Alemania, para poder satisfacer demandas en mercados y situaciones determinadas.

    Un modelo de negocio que supone incurrir en grandes costes, ya que son unidades con colores y equipamientos muy precisos y que no se adaptan a todos los gustos ni bolsillos, con una salida más difícil. Además, la nueva situación en Europa no ayuda en absoluto a esto, por lo que Michael Lohscheller, el nuevo responsable de la firma alemana, ha decidido cambiar de estrategia, apuntando a la demanda como el factor que marque la producción.

    Opèl cambia el modelo de producción, solamente unidades a demanda

    El mandatario ha sido muy claro en la decisión, señalando que "No acumularemos existencias costosas y adicionales, sino que las controlaremos de manera muy precisa y específica para asegurar nuestro negocio". Una nueva estrategia que no solo se aplicará por la situación especial, sino que perdurará en el tiempo, y extendiéndose al resto de factorías de la marca.

    La nueva estrategia de Opel sigue el mismo principio de las Premium alemanas, de producir a demanda, un negocio que permitirá controlar más eficientemente los costes ahora que la sede principal de Russelheim tiene por delante la complicada misión de convertirse en una de las referencias del grupo francés, centralizando la producción de dos de los modelos más importantes, los Opel Insignia y el futuro Opel Astra.

    Actualmente, la marca procesa los pedidos recibidos antes del parón obligado de dos meses por la pandemia, antes de las vacaciones de verano y que menguarán la fabricación, si no se cierra, durante al menos dos semanas del mes de agosto. Al mismo tiempo, se preparan las instalaciones de Russelheim para la producción exclusiva del nuevo DS 4, el compacto de la marca de lujo francesa que te contamos hace tan solo unos días.