¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Pontiac Banshee I 1964: el ignorado ancestro del Corvette C3

15

El Pontiac Banshee de 1964 fue un proyecto destinado a crear un verdadero deportivo para Pontiac. Temerosa de que superara al Corvette, General Motors canceló el proyecto el mismo año de su presentación, aunque ironicamente, poco después se convirtió en el desconocido germen del Corvette C3.

Su parecido con el Corvette C3 es innegable.

Para la gran mayoría, el Chevrolet Corvette de tercera generación estaba basado en las líneas del prototipo Mako Shark II de 1965. Este era un show car de atrevidas formas que en gran medida adelantaba las líneas del Corvette C3 tres años antes de su lanzamiento, como modelo 1968. Sin embargo, el modelo que podemos ver en las imágenes guarda extraordinarias similitudes con el Corvette ‘68 a pesar de no contar con los emblemas de Chevrolet y lo que es más llamativo, ser un modelo anterior al Mako Shark II.

Su parecido con el posterior Corvette C3 es asombroso. Tanto por sus proporciones como por sus líneas maestras, el Banshee de 1964 adelantaba el original diseño del Corvette C3, un modelo que no se caracteriza precisamente por tener una silueta convencional. Y como suele suceder en estos casos, el motivo de este parecido no es mera casualidad.

El Pontiac Banshee (posteriormente denominado Banshee I) recibía el código de proyecto XP-833 y estuvo capitaneado por el mismísimo John Z. Delorean. Las intenciones originales, según afirman muchos, es que este pretendía lanzar un rival para el entonces recién nacido Ford Mustang, para lo cual, en Pontiac, la marca deportiva de General Motors, idearon el que sería su primer deportivo real, lo que los anglosajones denominan sportscar.

Su silueta puede ser incluso confundida con la del C3.

Tras varios modelos a escala y contemplar diversas opciones, el proyecto se tradujo en dos unidades funcionales, un coupé de color plata equipado con un motor de 6 cilindros en línea y una versión convertible de color blanco, este último equipado con un bloque V8. En ambos casos, las líneas maestras son las mismas, por lo que pasan por ser meras variantes de carrocería del mismo diseño original.

A nivel oficial, los Pontiac Banshee, tanto estos primeros ejemplares como el resto de concepts que emplearon este nombre en posteriores décadas, servían al propósito de ser vehículos inspiracionales, ideados para explorar nuevas ideas e inspirar a los diseñadores de la marca. Sin embargo, Delorean tenía otras intenciones para el proyecto de 1964.

No son pocas las fuentes que aseguran que para los responsables de Pontiac este era un proyecto real, que nacía con la intención de ser llevado a producción, sin embargo, la cúpula de General Motors no veía con buenos ojos este proyecto, pues no solo sería un claro rival del Chevrolet Corvette, el techo de potencia y prestaciones oficial del organigrama de marcas y modelos de GM, sino que al menos sobre el papel, podría incluso superarlo en ciertos aspectos, ya que podía montar los mismos motores que empleaba la gama Corvette pero con cerca de 230 kilos menos.

Modelos a escala real iniciales de ambas versiones.

El modelo como tal nunca fue llevado a la cadena de montaje, pero hay quien afirma que Delorean fue tan insistente que Ed Cole, entonces CEO de General Motors, le espetó que tomaran el Chevrolet Camaro para crear un nuevo modelo deportivo, que a la postre se convirtió en el Pontiac Firebird.

El desarrollo del Pontiac Banshee no terminó con la creación de los dos únicos ejemplares funcionales, pues aunque los ejecutivos de GM dieron orden expresa de terminar con el proyecto ya en 1964, a finales de 1965 dieron la orden al equipo de diseño de modificar la versión coupé del Banshee, tanto a nivel exterior como interior, para adaptarlo a la imagen de Chevrolet. Lo que evidentemente supuso el primer paso para que el Pontiac cancelado para no competir contra el Corvette se terminara convirtiendo en el propio Corvette de tercera generación.

No se sabe a ciencia cierta cuánta influencia tuvieron tanto el Banshee I como el Mako Shark II en Larry Shinoda, el diseñador que firmó las líneas definitivas del Corvette C3, pero se sabe que en la misma época que se daba la orden para transformar el Banshee en un diseño Chevrolet, se creó el Mako Shark II, tomando el Mako Shark concept original y modificando su carrocería.

Líneas muy radicales para la época.

Ambos prototipos del Banshee, el coupé y el convertible, han logrado sobrevivir hasta nuestros días y hoy se encuentran en manos privadas, aunque el coupé ha cambiado de manos en varias ocasiones en los últimos años. A pesar de que son ejemplares bien conocidos entre los coleccionistas, no disponen de la verdadera importancia histórica que merecen, siendo prácticamente un modelo desconocido para la gran mayoría, así como su historia.

Noticias relacionadas

Pontiac Banshee I 1964: el ignorado ancestro del Corvette C3
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto