¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Pieza de colección: uno de los valiosos y escasos Porsche 911 2.8 RSR a subasta

    Pieza de colección: uno de los valiosos y escasos Porsche 911 2.8 RSR a subasta
    15
    Porsche 911 2.8 RSRArtcurial
    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera4 min. lectura

    Un ejemplar en perfecto estado y con un gran historial del radical y raro Porsche 911 2.8 RSR va a ser subastado por la casa francesa Artcurial en su próximo evento de Mónaco. Este no es solo uno de los pocos ejemplares fabricados de esta casi desconocida versión, sino que es uno de los solo dos que fueron fabricados en color negro y cuenta con un historial deportivo muy completo.

    El Porsche 911 Carrera 2.7 RS es uno de los modelos más caros que podemos encontrar actualmente de la saga 911. Esta versión aligerada fue lanzada para poder homologar el modelo en competición y con los años se ha convertido en una de las versiones más raras y valiosas del deportivo alemán, alcanzando precios estratosfericamente altos, generalmente de 7 cifras.

    Sin embargo, este modelo tuvo un derivado posterior aún más extremo y que además de contar con una producción muy baja es muy poco conocido por los aficionados, el Porsche 911 2.8 RSR. Esta versión es más radical que su antecesor en todos los aspectos y pasó a los libros de historia como el primer Porsche 911 que superó los 300 caballos, del que fueron fabricados solo 49 ejemplares.

    Su primer propietario fue Peter Gregg, fundador de Brumos Racing.

    El Porsche 911 Carrera 2.7 RS apodado ‘cola de pato’ fue una variante muy radical que contaba con una configuración de bastidor aligerada y convenientemente reforzada para poder homologar el modelo en el Grupo 4 FIA, donde compitió tanto en rallyes como en circuitos con mucho éxito. Lo cierto es que de los 1.500 ejemplares fabricados del Carrera 2.7 RS apenas un puñado contaron con la configuración de competición, por lo que casi todos se correspondían con la variante Touring de calle.

    La marca alemana decidió más tarde lanzar una versión aún más radical y más ligera gracias al empleo de elementos plásticos y paneles más ligeros en la carrocería, cristales más finos, un chasis también aligerado y una mecánica más potente, que gracias a varios cambios aumentó su cilindrada hasta los 2.8 litros y su potencia hasta los 304 CV (300 hp). Un aumento de potencia espectacular si tenemos en cuenta que el Porsche Carrera 2.7 RS contaba con una mecánica de 210 CV.

    Pedigree

    El ejemplar que va a ser subastado el próximo lunes 19 de julio en Mónaco es uno de los dos únicos ejemplares del Porsche 911 Carrera 2.8 RSR que salieron de la factoría con la carrocería de color negro. Además, como todos los ejemplares fabricados de esta versión fue destinado desde un primer momento a competición. Su primer propietario fue Peter Gregg, uno de los concesionarios oficiales Porsche más importantes de la costa este estadounidense y fundador de Brumos Racing, quien después lo vendió al piloto privado Arnold Golding, que lo empleó para competir en la IMSA 1973 haciendo equipo con Peter Revson, fundador de la multinacional de cosméticos Revlon y habilidoso piloto, pues consiguió numerosas victorias en muy distintas categorías durante su corta carrera.

    Ejemplar en magnífico estado.

    Tras estos vinieron muchos otros pilotos privados y coleccionistas, por lo que este ejemplar cuenta con un pedigree deportivo muy importante. Hace unos años fue reconstruido y restaurado a su configuración original y se encuentra en perfecto estado y con todos sus elementos originales, incluido su conjunto motor-transmisión. Artcurial ha anunciado unas estimaciones de precio entre 1.5 y 1.8 millones de euros.

    Pieza de colección: uno de los valiosos y escasos Porsche 911 2.8 RSR a subasta