¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Porsche, primer fabricante del mundo en producir pistones impresos en 3D

    5
    Porsche hace posible lo imposible, producir pistones en una impresora 3DPorsche

    Los fabricantes se están adueñando de la tecnología de impresión 3D. Cada vez son más los que utilizan esta técnica de reproducción para algunas piezas y componentes, pero no al nivel de Porsche, Al menos, por ahora. La marca de deportivos culmina con éxito la producción de pistones para sus motores, un auténtico hito.

    Ya sabemos que la exclusividad de Porsche no son solo sus modelos o las prestaciones que son capaces de ofrecer. También la tecnología que desarrollan los de la marca deportiva que, con cada modelo, sorprende de alguna forma. La última es un hito, el de la producción de pistones utilizando la técnica de impresión 3D.

    Hasta ahora, utilizada para diferentes piezas del interior, como asientos de competición o piezas de repuesto para los modelos de la división de clásicos, que no requieren de una resistencia especialmente elevada, la firma de Zuffenhausen y Weissach presenta una de las innovaciones del año, la fabricación de pistones para motores.

    Los pistones impresos en 3D superan las pruebas de estrés de materiales, a bordo de un motor real

    La marca alemana ha señalado que las primeras pruebas de estrés se han superado con éxito, como también las pruebas de carga en bancos de pruebas de motores. Frank Ickinger, responsable del departamento de ingeniería avanzada de motores de Porsche, señala que «Lo que no ha sido posible hasta ahora será factible. El proceso de fabricación nos permite optimizar la estructura del pistón, integrar un canal de enfriamiento y reducir el peso del pistón en un diez por ciento».

    Los primeros prototipos de pistones 3D corresponden con los del 911 GT2 RS, cinco pistones con un diámetro de 102 milímetros, que nacen de la soldadura láser de una aleación de metal ligero hecha polvo y que también se utiliza en el proceso de fundición tradicional. En total, se invierten 12 horas, reduciendo el tiempo en un 30% frente a la fundición.

    El ingeniero de Porsche explica que la nueva tecnología aditiva permite añadir un material solamente donde se necesita un flujo de fuerza, por lo que se ahorra peso en el conjunto de la pieza, como dice haber obtenido en 200 horas de pruebas a bordo de la versión deportiva del 911: con un 20 por ciento menos de peso, se han logrado 30 CV más y aumentar el régimen del motor en 300 rpm más.

    Además, la firma también señala que los nuevos pistones presentan una auténtica novedad mundial, un canal de aceite por detrás de los anillos del pistón que mejora el enfriamiento, haciendo que el aceite fluya a través y disipe el calor. Ickinger explica que esta cualidad es imposible en los pistones de fundición o de forja, por lo que no es posible reducir hasta 20º en las válvulas de escape.

    Detalle del nuevo pistón impreso en 3D de Porsche, con un canal de refrigeración
    Porsche, primer fabricante del mundo en producir pistones impresos en 3D