¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Renault y Dacia renuevan su apuesta por el GLP de la mano de Repsol

    Actualmente Dacia y Renault copan la mayoría de las matriculaciones de vehículos alternativos en España que funcionan con gas. El Grupo Renault y Repsol van a seguir colaborando para promocionar las ventajas del GLP (Autogas) como una alternativa más a considerar.

    Tras varios años intentando animar el GLP en España como combustible alternativo, lo cierto es que no ha terminado de despegar. De los 15 millones de vehículos a GLP que circulan por Europa, en España solo hay unos 120.000, por lo que nuestro parque móvil está infrarrepresentado en ese sentido.

    Actualmente las ventas de vehículos a gas suponen solo el 1,1% de la cuota del total (de GLP solo el 0,51%), se venden más eléctricos por chocante que suene. Eso sí, tienen su público, y tras los distintos abandonos de esta tecnología de la mayoría de marcas en España, Renault y Dacia siguen apostando por esta tecnología como una alternativa más.

    La tecnología de GLP es totalmente madura, disponible desde hace años, con abundancia de surtidores y muchas ventajas respecto a sus inconvenientes

    Tomando los datos de 2020, Dacia y Renault combinadas matricularon el 90% de los vehículos a gas en España. El primer modelo en ventas fue el Dacia Sandero (3.551 unidades), seguido del Renault Clio y del Dacia Duster; en 2021, el Captur ha sobrepasado al Duster. Respecto a un gasolina, el ahorro en combustible puede rondar el 40%, en el peor de los casos sale como llevar un diésel equivalente.

    Datos de matriculaciones de vehículos a gas (enero a mayo de 2021) - Fuente: ANFAC

    De las más de 700 estaciones de servicio que hay en España que sirven este combustible alternativo, Repsol tiene más de la mitad, concretamente 415. Por lo tanto, esta asociación pro-GLP es de la compañía energética que más gas vende, y de los fabricantes que más clientes de vehículos nuevos les aportan al año.

    Dacia y Renault siguen permitiendo a sus clientes elegir una tecnología asequible para su movilidad, a diferencia de alternativas más caras

    Aparte de por la economía, ya que el GLP paga menos impuestos, el segundo motivo a considerar el gas es por la ecología. Las emisiones de CO2 se pueden reducir un 14% por la diferente composición química (es un hidrocarburo más ligero), los NOx pueden caer un 68% y las partículas pueden casi anularse en el escape -independientemente de que haya GPF o no-.

    La fuente de esos datos es la Asociación Europea de Gas Licuado, que también dice que el ruido puede bajar en un 50%, a lo que añado que eso es directamente mentira. Nunca he conducido un vehículo a GLP que baje tanto los decibelios respecto a usar gasolina, en todo caso puede haber un pelín más de ruido por los inyectores de gas. El resto de los datos pueden cogerse menos con pinzas.

    Renault Captur R.S. Line a GLP

    Otra ventaja importante del GLP es la autonomía, ya que en el caso de ir muy justo de gas y acabar agotando el depósito, sigue siendo posible moverse con la gasolina que queda en el tanque sin interrupción alguna. El coche se mueve igual, solo quema el dinero un poco más rápido.

    Usando GLP el consumo en l/100 aumenta un poco, pero respecto a la gasolina se paga la mitad, los números salen rápido

    Usando exclusivamente gas, la autonomía es inferior a la del depósito de gasolina, y notablemente inferior respecto a un diésel, pero no hay ansiedad por la autonomía a menos que se lleve el depósito de gasolina siempre en la reserva. Esto ocurre a veces porque el consumo de gasolina se limita a los arranques y un pequeño aporte en marcha, por lo que el depósito de gasolina lleno dura ¡meses!

    También es una ventaja el contar con el distintivo ECO, por lo que hay menos limitaciones a la circulación en determinados escenarios, algunos peajes salen más baratos o hay descuentos al aparcar o a la hora de liquidar el IVTM (depende de cada ayuntamiento). Repsol tratará de hacer pedagogía de todo esto, ya que obviamente le beneficia.

    El Dacia Sandero a GLP es uno de los coches más económicos por adquisición y consumo del mercado español

    En un momento en el que la gasolina vuelve a coquetear con los 1,5 euros por litro, el GLP está en unos 72-73 céntimos por litro. En los últimos 10 años no he visto (en España) al GLP por encima de los 80 céntimos en gasolineras abanderadas, su precio es mucho más estable y se actualiza cada varios días. El ahorro es indiscutible.

    Mientras Dacia no disponga de tecnologías más sofisticadas, el GLP sirve para mantener un poco más a raya las emisiones de CO2, ya que en el papel son coches que emiten menos carbono. En cuanto a Renault, pues hay que hacer números, un Clio híbrido no es tan fácil de amortizar como un Clio a GLP.

    El Renault Clio Zen a GLP es 2.500 euros más barato que el híbrido. Con ese dinero se pueden comprar casi 3.500 litros de gas, suficientes para más de 40.000 kilómetros

    Las pegas son las de siempre: no hay rueda de repuesto (kit antipinchazos), repostar es un pelín más incómodo, hay pocas motorizaciones a elegir, al mantenimiento de un gasolina se le añaden los filtros del GLP y su sustitución... y a fin de cuentas, es una energía fósil más, con todo lo que eso implica.