¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El Rolls-Royce Cullinan Black Badge saca su lado más deportivo

    9
    Rolls-Royce Cullinan Black Badge BespokeRolls-Royce

    Nueva propuesta de la división de personalización de la marca británica sobre el lujoso Rolls-Royce Cullinan Black Badge. Los de Bespoke se han salido de su canon habitual y han apostado por detalles más deportivos para el exquisito SUV de la firma, presentando detalles hechos de fibra de carbono.

    No hay límite en las opciones de personalización que los de Bespoke de la lujosa marca británica mantienen en catálogo. La fibra de carbono es uno de los materiales más lujosos, pero no de los más habituales en las últimas propuestas que han salido de los talleres más exclusivos de Rolls-Royce, el que cuenta con las unidades más exquisitas y de las que verdaderamente se desconoce su precio.

    Una de las últimas propuestas ha sido una revisión del lujoso Rolls-Royce Cullinan Black Badge. Una insignia especial que añade un toque deportivo, prácticamente inapreciable en los modelos de la marca, y que en el SUV no se haría notar tanto, si no fuera por el nuevo color de pintura con el que se ha pintado la majestuosa carrocería del Cullinan. Un «Azul Pikes Peak» que contrasta con la larga línea en «Amarillo Forge» que cruza toda la cintura de un extremo a otro.

    Foto Rolls-Royce Cullinan Black Badge - exterior
    El lujoso Rolls-Royce Cullinan Black Badge transforma su imagen exquisita por una más deportiva

    El Rolls-Royce Cullinan Black Badge ofrece una estética más deportiva

    El mismo color amarillo también decora las pinzas de los frenos, y el fino aro central de las llantas de aleación. Una combinación realmente única que se complementa con una nueva estatuilla del «Espíritu del éxtasis» para presidir el borde del capó realizada en fibra de carbono. La primera vez que el emblema de la firma aparece sobre la parrilla del radiador en este material.

    Así es por fuera. Por centro, este nuevo Cullinan continúa con los detalles en color amarillo por el salpicadero, los paneles de las puertas, las costuras de los asientos de cuero, los ribetes de los reposacabezas delanteros y el hilo para el bordado de la doble consonante del nombre de la marca. Los propietarios, un alto directivo de Google y su mujer, también han dejado su marca personal: un reloj analógico de acero inoxidable anodizado en azul oscuro con forma de tacones de aguja en los paneles de las puertas.

    Un diseño inverso que también se repite en otra unidad salida de los talleres de la marca, en 2018, y también en el garaje de esta familia. Un Rolls-Royce Dawn con la carrocería en amarillo y los detalles en azul. Ahora, los propietarios del SUV podrán disfrutar de las prestaciones del potente motor V12 de 6.75 litros biturbo con 600 CV de potencia y reproducir la carrera Pikes Peak que tanto gusta al matrimonio Sloss.

    Foto Rolls-Royce Cullinan Black Badge - exterior
    El interior del Rolls-Royce Cullinan Black Badge se presenta en una combinación de negro y amarillo
    El Rolls-Royce Cullinan Black Badge saca su lado más deportivo