¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Sébastien Ogier cierra la cuadratura del círculo con su octavo título del WRC

    Sébastien Ogier cierra la cuadratura del círculo con su octavo título del WRC
    Sébastien Ogier y Julien Ingrassia celebran su octavo título en el podio de Monza.
    Fernando Sancho
    Fernando Sancho4 min. lectura

    Sébastien Ogier ha logrado su octavo título del WRC en la última temporada a tiempo completo en el Mundial de Rallies.

    El francés cierra una década gloriosa con 54 victorias y ocho títulos, en el broche perfecto de la era World Rally Car.

    El deporte suele ser bastante injusto con sus grandes estrellas, ya que en muchas ocasiones no tienen la oportunidad de cerrar sus carreras con un gran éxito o de la forma que quieren. No es el caso de Sébastien Ogier. El francés se despide del WRC, al menos como piloto a tiempo completo, con su octavo título de campeón del Mundo de Rallies bajo el brazo. Y lo hace en el adiós de la era World Rally Car en pos del nacimiento de los nuevos vehículos 'Rally1' híbridos, pero también en el adiós de su copiloto Julien Ingrassia, su fiel escudero durante más de una década.

    La historia de éxitos de Ogier e Ingrassia se remonta a 2008, año en el que la dupla francesa conquistó el JWRC. Tuvieron que esperar hasta el Rally de Portugal para conquistar su primer triunfo absoluto en el Mundial. Desde entonces, sus números son casi mareantes. Sébastien Ogier ha conquistado el triunfo en 54 rallies, un 32% de los que ha disputado. Esto significa que el piloto de Gap y su copiloto han logrado la victoria en uno de cada tres rallies que han disputado en el campeonato, dato que podría haber sido mucho mayor si no hubieran competido en 2012 con un vehículo S2000.

    Sébastien Ogier cierra la cuadratura del círculo con su octavo título del WRC
    Sébastien Ogier y Julien Ingrassia han ganado sus ocho títulos con Volkswagen, M-Sport (Ford) y Toyota.

    A lo largo de su trayectoria juntos, Sébastien Ogier y Julien Ingrassia han logrado 91 podios, con un 54% de efectividad, por lo que han estado entre los tres mejores en uno de cada dos rallies. A este mareante dato hay que sumar los 632 scratch que han sumado juntos y los 2.537 puntos que han obtenido en el Mundial. Parte de ellos han servido a Ogier e Ingrassia para celebrar ocho títulos de campeones del Mundo, cuatro con Volkswagen Motorsport, dos con M-Sport y dos con Toyota Gazoo Racing. Sólo la temporada 2019 con Citroën ha impedido el noveno título de la pareja francesa y lograr todos de forma consecutiva.

    Con todo, Sébastien Ogier y Julien Ingrassia dejan el WRC con su octavo título, en la cresta de la ola. Ogier para competir en resistencia, aunque eso no le impedirá disfrutar a tiempo parcial del 'Rally1' de Toyota en un programa que estará centrado en el asfalto. Ingrassia para colgar el casco y los guantes y cerrar sus cuadernos de notas para empezar otra etapa en su carrera. Al final, ambos seguirán ligados al WRC, porque son leyenda viva del campeonato, parte intangible de una generación de World Rally Cars con los que han ganado rallies con cada marca con la que han competido.

    Será raro ver a Sébastien Ogier competir en circuitos e igual de complicado que el piloto de Gap, pese a su basto talento, pueda repetir los éxitos que ha obtenido en el WRC. Sea como fuere, el adiós de Ogier y de Ingrassia con el octavo título de campeones del Mundo cierra la cuadratura del círculo y abre un nuevo escenario dentro del Mundial de Rallies. La dinastía francesa tiene en Adrien Fourmaux la única oportunidad real de dar continuidad a los éxitos de Loeb y Ogier durante todo este siglo, mientras el WRC busca la identidad del piloto que empiece a escribir los renglones de la era híbrida del campeonato.

    Fotos: Red Bull Content Pool