¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Siete nombres en el futuro de Citroën Racing en el WRC

    Fernando Sancho
    Fernando Sancho4 min. lectura

    Yves Matton, Kris Meeke, Craig Breen, Stéphane Lefebvre, Khalid Al-Qassimi, Sébastien Ogier y Sébastien Loeb, nombres de futuro en Citroën Racing.

    La contratación de Sébastien Ogier es la prioridad absoluta para el equipo francés y a partir de ahí construir a tenor de las circunstancias del resto de pilotos.

    Citroën Racing ha tomado una decisión que pasa por apostar por el fichaje de Sébastien Ogier a toda costa. Tras una temporada 2017 en la que el Citroën C3 WRC ha estado lejos del resto de los World Rally Car y en la que Kris Meeke ha vuelto a su guión más irregular, parece cuanto menos una opción lógica y más cuando Andreas Mikkelsen ha tomado la decisión de competir con Hyundai Motorsport en la recta final de la presente temporada. Con todo, no será fácil hacer encajar todas las piezas, siendo la más problemática el sueldo del propio Sébastien Ogier.

    Yves Matton tiene claros todos los matices y es el encargado de poner orden en este baile de nombres que parece haber surgido en torno a Citroën. Al final, es la persona en torno a la que se construye el proyecto de Citroën Racing y por ende la que colocará a cada piloto en su sitio. En esta línea, Kris Meeke parece tener asegurada su continuidad en 2018, al menos si se hace caso a su contrato. El acuerdo del piloto británico indica que está en posición de disputar todos los rallies de la próxima temporada y según ha explicado Matton, no hay ninguna razón para no cumplirlo.

    Esta condición no se extrapola a los otros dos pilotos con contrato en activo con Citroën. En otras palabras, Craig Breen y Stéphane Lefebvre tienen contrato con Citroën de cara a 2018, pero en el mismo no estipula que deban tener un programa completo. En este aspecto y a tenor de las sensaciones meramente competitivas, Craig Breen parece tener una mejor posición que su compañero de equipo. De hecho, el irlandés ha sido el piloto más regular de Citroën a lo largo de 2017. Esto bien podría llevar a Stéphane Lefebvre a ser protagonista en el desarrollo del Citroën C3 R5, perdiendo peso dentro del equipo.

    Con Khalid Al-Qassimi como comodín obligatorio por su condición de mecenas del equipo, sin duda el nombre de Sébastien Ogier es el que marca diferencias. Citroën considera que es el único piloto que puede devolver a la marca francesa a lo más alto y por ello trabaja en el regreso del 'hijo pródigo'. El éxito o el fracaso en esta empresa debería llegar antes del inicio del próximo Rally RACC de Catalunya y por ende, dictaminar el resto de la planificación del equipo. Con Ogier, Meeke será el segundo piloto, mientras que el tercer y el eventual cuarto Citroën C3 WRC serán escenario de alternancias entre el resto de pilotos.

    El otro factor comodín es el de Sébastien Loeb. El alsaciano volverá a subirse en el Citroën C3 WRC en un test en grava que se disputará en próximas fechas. Aunque el galo está centrado en su programa en raids y en el World RX con Peugeot, no es descartable que se pueda ver a Loeb en algun rally suelto con el Citroën C3 WRC. Volver a unir en el seno del equipo a Ogier y Loeb es un sueño para Yves Matton, un sueño caro, complejo y difícil de gestionar, dicho sea de paso. Con todo, Loeb también tiene mucho que decir.

    Fuente: AUTOhebdo / Fotos: Citroën Racing