¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Tesla ya ofrece cobertura de seguro a sus clientes de cinco estados de EEUU

    Tesla ya ofrece cobertura de seguro a sus clientes de cinco estados de EEUU
    Blog de Tesla
    Javier Costas
    Javier Costas6 min. lectura

    El fabricante de coches eléctricos americano puede acabar poniendo patas arriba el mercado de los seguros de coche al ofrecer cobertura para sus propios clientes, a partir de información más tangible que la que manejan las aseguradoras. Se puede ahorrar hasta el 60%, pero solo en Estados Unidos.

    Todo vehículo que circula por una vía pública necesita tener una cobertura de seguro que al menos compense los daños que produzcamos a terceros, o nuestras finanzas podrían estar en graves aprietos en según qué casos. Lo que pagamos por las primas está condicionado a cierta información estadística que poseen las aseguradoras.

    Sin embargo, no hay una relación muy directa entre cuán bien conducimos y cuánto pagamos por asegurar el vehículo, porque una cosa es ser buen conductor y otra es simplemente tener suerte. Tesla quiso cambiar eso, y empezó a hacerlo el 28 de agosto de 2019, cuando lanzó Tesla Insurance en el Estado de California.

    El fabricante ya tenía conocimiento de muchos casos en los que asegurar sus coches a todo riesgo resultaba prohibitivo para algunos clientes, teniendo en cuenta factores como su edad o su sexo, ante el desconocimiento de cuánto costaría reparar los daños de coches eléctricos. ¿Y por qué no asegurar el propio fabricante a sus clientes? Eso hicieron.

    Este producto, desde que se lanzó al mercado, anunció reducciones en la prima del seguro de hasta el 20% respecto a otras aseguradoras, con la posibilidad de que los mejores conductores redujesen la prima hasta el 30%. Porque Tesla sabe a qué clientes les puede bajar la prima y a cuáles no.

    El fabricante conoce perfectamente los costes de reparación de sus coches, tiene acceso directo a la red de reparadores autorizados, y cuenta con una valiosa herramienta para establecer primas más competitivas: datos. Estos pueden ser anonimizados o tenerse en cuenta para cada prima en particular.

    Empezando por el Estado de Texas, Tesla empezó a tomar nota del comportamiento de conductores individuales en octubre de 2021 para ajustar el precio de sus primas. De esta experiencia no se han visto grandes ahorros salvo a los clientes que otras aseguradoras les ponían primas muy altas por criterios como su edad y su sexo.

    El fabricante está teniendo en cuenta datos más tangibles como cuántas alertas de colisión frontal se notifican, si se frena bruscamente, se hacen giros abruptos, no se mantiene la distancia de seguridad con otros vehículos o el sistema Autopilot se desconecta por no poner las manos en el volante. Esos cinco criterios lo son todo.

    Esos comportamientos pueden dar una idea más realista de los riesgos que cada conductor está asumiendo. Con esta modalidad, un conductor puede ahorrar del 20% al 40% de su prima respecto a una aseguradora normal, pero los conductores con las puntuaciones de seguridad más altas podrían ahorrar del 30% al 60%. Y todo esto sin analizar a la velocidad que uno circula.

    En la tabla superior podemos ver un ejemplo puesto por Tesla que relaciona la puntuación de seguridad con la prima mensual que se paga por la cobertura. Bajo este sistema los conductores se ven persuadidos a conducir de forma más segura para ahorrarse dinero cada mes, lo cual acaba produciendo ahorros a todo el mundo, obviamente.

    Después de implantar este sistema en Texas, se puso en marcha en Illinois, y también ha llegado recientemente a Ohio y Arizona. Salvo en California, se están teniendo en cuenta los datos de conducción segura en tiempo real. En cada uno de los estados en los que se divide el país la normativa no es la misma, de ahí que vayan por partes.

    Fuera de Estados Unidos la compañía no se ha metido en esto, pero es de prever que lo vaya haciendo país a país, y si hay diferentes normativas dentro del mismo, puede ir de forma un poco más escalonada. En el caso de España la normativa es la misma para todas las Comunidades Autónomas. Pero antes de eso tiene que llegar aquí el «Safety Score».

    Esas puntuaciones ya se están usando para ofrecer primero la beta del sistema semiautónomo FSD a los conductores menos problemáticos -con puntuaciones más altas-, y no a cualquiera. Quién sabe si en el futuro estaremos dispuestos a pagar menos por el seguro si se puede argumentar de forma objetiva que no somos tan peligrosos como gente que tiene características similares a nosotros...