¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Todos los testigos de tu coche: ¿qué significa e indica cada chivato?

Los testigos del coche te avisan de algo, pero ¿de qué exactamente?

Tu coche tiene una serie de luces en el cuadro de instrumentos que se llaman testigos. Cada uno de ellos nos indica algo distinto y conviene comprender qué significa cada uno, de tal modo que sepamos cómo actuar cuando se iluminen. Te explicamos cómo funcionan y qué son, todos y cada uno de ellos.

En el puesto de conducción, justo detrás del volante, en tu coche -sea cual sea- tienes algo que se llama cuadro de instrumentos. En él estarás acostumbrado a ver la velocidad a la que circulas, las revoluciones a las que está funcionando el motor, la temperatura del aceite del motor y otros datos. Pero aquí, además, es donde están los testigos luminosos del coche, que de normal deberían estar apagados.

Estos testigos o 'chivatos' son unos pequeños y sencillos pictogramas luminosos que se encienden única y exclusivamente cuando hay algún tipo de fallo o problema que debe estar en conocimiento del conductor. Y hay en modelos actuales en los que la propia pantalla nos da más información sobre los testigos y la situación del vehículo; pero nunca está de más saber el significado de cada uno de los testigos luminosos del vehículo.

El color suele decirnos el grado de importancia de lo que indica el testigo.

¿Qué significan los testigos luminosos del coche? Qué hacer si se enciende cada uno de ellos

Cada uno de ellos tiene un color específico, dado por la propia iluminación, y una forma que nos expresa qué está sucediendo. No, no todos tienen la misma importancia o urgencia, y mientras que algunos están relacionados con la mecánica de nuestro vehículo, otros tienen que ver con la activación o desactivación de tecnologías muy específicas. Es decir, no todos nos están señalando una avería.

El color de los testigos de nuestro coche nos indica la 'importancia' del mismo. Los relacionados con averías suelen ser de color rojo o naranja, pero no siempre representan averías. No llevar el cinturón encenderá un testigo y, efectivamente, es rojo a pesar de que no se trata de una avería mecánica del vehículo. Solo de una cuestión urgente antes de emprender la macha.

Otros testigos del coche

En el esquema anterior hemos recogido los testigos más importantes, o algunos de ellos. Pero no en todos los coches se representan con los mismos grafismos, aunque son muy parecidos, y no todos los coches tienen exactamente los mismos testigos o chivatos. Además de los anteriores tenemos el del limitador de velocidad, por ejemplo, y en muchos coches hay testigos específicos para tecnologías exclusivas del fabricante.

Entre los más habituales encontrarás testigos de recomendación de descanso con una taza de café, por ejemplo, que te recuerda que debes parar cada cierta cantidad de kilómetros recorridos; una numeración que te dice en qué velocidad deberías estar circulando si usas un coche con cambio manual; los indicadores de la iluminación inteligente o de las luces largas, por ejemplo, que se muestran en color verde o azul cada uno de ellos.

Y también puedes encontrarte en el cuadro de instrumentos de tu coche con que se enciendan testigos como del asistente de ángulo muerto, que es un avisador de presencia de un vehículo para evitar que hagamos desplazamientos laterales de forma insegura. Otro habitual es una bota en un círculo verde, que nos indica que debemos pisar el freno para poder arrancar el motor, o pisar el embrague para hacer exactamente lo mismo.

Es normal que se enciendan todos ellos al poner el contacto.

Revisa el manual de tu coche

Tu coche cuenta con una serie de documentos entre los cuales está el manual de mantenimiento. En este libro, que es como un libro de instrucciones, encontrarás un apartado específico para lo relativo a los testigos. Y aunque en la tabla anterior tienes la información y las indicaciones generales, en la documentación específica de tu coche encontrarás las indicaciones de tu fabricante para tu modelo.

En este libro nos dirá qué está ocurriendo en el coche en función del testigo que se haya encendido en el cuadro de instrumentos. Nos darán varias posibilidades para ciertos testigos o chivatos, pero además nos indicarán cómo debemos proceder y, si corresponde, con qué urgencia debemos acudir al taller para resolver el posible problema relacionado con el testigo.

Como habrás visto, hay decenas de testigos y chivatos en un coche que nos indican, cada uno de ellos, una cuestión diferente. Así que lo mejor que puedes hacer, para tener la certeza del significado de cada uno, es revisar la documentación de tu coche. Por eso, y porque no en todos los vehículos tienen exactamente la misma forma o el mismo color cada uno de los testigos.

Ante cualquier duda sobre los testigos, en tanto que puede que alguno no comprendas cómo funciona exactamente, es recomendable que acudas a un taller de manera preventiva. De este modo te podrán informar con mayor detalle y, si corresponde, resolver averías en tu vehículo antes de que evolucionen y puedan tener una solución más compleja y un precio de reparación más elevado.

Algunos testigos parpadean indicando el funcionamiento de determinadas tecnologías.

Se encienden todos los testigos o algunos testigos parpadean de forma puntual

Cuando ponemos el contacto es normal que se haga un chequeo automático de todo el sistema electrónico del vehículo. Es en este momento cuando, en función de nuestra marca y modelo de coche, podemos ver que todos los testigos se encienden de forma puntual. Y en algunos casos, algunos de ellos no se apagarán hasta que no procedamos al arranque del motor.

Y como hemos ido comentando en algunos de los testigos señalados anteriormente, el ABS o el ESP pueden encenderse de forma permanente cuando la tecnología está desactivada. Sin embargo, parpadearán de manera puntual cuando la tecnología entre en funcionamiento y a modo de alerta, para que sepamos que estamos perdiendo adherencia.

Si vemos que el testigo del ABS se enciende parpadeando, no debemos temer nada y deberíamos seguir frenando según convenga. En el caso del ESP, en pavimentos con hielo o nieve conviene desactivarlo para que el vehículo traccione en la mayor medida de lo posible; y si el pavimento está 'limpio', entonces deberíamos reducir la velocidad para que no entre en funcionamiento evitando que perdamos la trayectoria deseada del vehículo.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto