¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Volkswagen ultima un acuerdo por el #Dieselgate en EEUU

    Esta semana deberíamos conocer los términos del acuerdo de Volkswagen con la justicia de Estados Unidos en lo referente a los motores diésel trucados. Fuentes cercanas a las negociaciones cifran en 10.000 millones de dólares el coste para el fabricante.

    2009 Volkswagen Jetta TDI Clean Diesel

    Ahora mismo Volkswagen tiene dos frentes abiertos con las autoridades judiciales de Estados Unidos. Por un lado, por la violación de la normativa anticontaminación (Clean Air Act), y por otro, por publicidad engañosa. El primero de los frentes podría empezar a despejarse esta semana.

    Aunque los términos del acuerdo permanecen secretos, fuentes conocedoras de las negociaciones citadas por Bloomberg -bajo condición de anonimato- comentan que el acuerdo tendrá un coste cercano a los 10.000 millones de dólares. Es una cifra muy grande, pero muy inferior a la que se barajaba cuando saltó el escándalo, superior a los 30.000 millones de dólares.

    Dicho acuerdo contempla la sanciones por incumplir la normativa, indemnizaciones a clientes, recompra de vehículos o cancelación de contratos de leasing, y aportar cuantiosas sumas a un programa para reducción de emisiones relacionadas con los motores diésel. Es posible que el acuerdo sea conocido mañana mismo.

    Los Volkswagen Tiguan 2.0 TDI recibieron recientemente la aprobación de la KBA para corregir sus motores

    Volkswagen comercializó allí desde 2009 más de 500.000 turismos con motores "TDI Clean Diesel", publicitados como de los más limpios del mundo, que en realidad han superado los límites de óxidos de nitrógeno (NOx) hasta 40 veces. Va a ser un negocio ruinoso para Volkswagen y sus marcas Audi y Porsch, más de 18.000 dólares por coche.

    Los clientes recibirán indemnizaciones que irán de los 1.000 a los 7.000 dólares, dependiendo de la edad del vehículo y "otros factores". Uno de los motivos para indemnizar a los clientes es la pérdida de valor de sus vehículos, algo que en Europa no ha sucedido con la misma intensidad.

    De hecho, no se han previsto indemnizaciones para los clientes europeos, donde el número de motores diésel fraudulentos se cuenta por casi 10 millones. Según la comisaria europea de industria, Elzbieta Bienkowska, Volkswagen también tendría que indemnizar a los clientes europeos a pesar de ser un sistema legal distinto. La pregunta del millón es ¿de dónde van a sacar tanto dinero? A 1.000 euros por cabeza ya hablamos de unos 1.000 millones de euros.

    En total, el número de motores diésel fraudulentos supera los 11 millones de unidades en todo el mundo

    Europa es un mercado vital para Volkswagen, solo por detrás del chino, donde el motor diésel es popular y lo va a seguir siendo. El fabricante no tiene la necesidad de contentar a los clientes, es la opción favorita de los europeos desde hace años, y las ventas apenas se han resentido a raíz del escándalo.

    En otras palabras, si nadie obliga en Europa a que Volkswagen pague indemnizaciones, no van a tener lugar. No hace falta. De momento los motores TDI de la familia EA189 están siendo llamados a revisión de forma escalonada; primero los 2.0 TDI, luego los 1.2 TDI, y finalmente los 1.6 TDI. No todos los coches llegarán a los talleres ante el temor de que pierdan prestaciones o consuman más gasóleo.

    En cambio, Estados Unidos es el gran mercado que se le resiste a Volkswagen. La introducción de los motores diésel ha sido un experimento demasiado caro, y la confianza del consumidor no es la misma. Allí sí que hay que soltar dólares para contentarlos, tanto si la justicia lo exige, como si no. Son dos situaciones diferentes, que precisan soluciones diferentes.

    En Europa, Martin Winterkorn, anterior CEO de Volkswagen, está en el punto de mira de las autoridades judiciales como responsable del engaño

    En aquel país Volkswagen tendrá que poner dinero para contribuir a la limpieza del aire, a través del programa Diesel Emissions Reduction Act (DERA), que está financiado por la autoridad competente en medio ambiente, la Environmental Protection Agency (EPA).

    Así las cosas, Volkswagen se dedicará a financiar soluciones para reducir la contaminación que sus propios coches han generado, pero también la que han generado otros, como autobuses o maquinaria pesada con motores diésel. El dinero será administrado por el Department of Justice, es decir, el equivalente al ministerio de Justicia en España.

    Faltan horas para que conozcamos los términos del acuerdo. Una vez solucionado este frente, quedará por saber qué pasa con la demanda por publicidad engañosa, que va a parte, así como pleitos colectivos impuestos por particulares (class action suits) u otras autoridades, como cualquiera de los 50 estados de la unión.

    Fuente: Bloomberg