¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Wiesmann anuncia el Project Thunderball, un interesante deportivo eléctrico

    Wiesmann anuncia el Project Thunderball, un interesante deportivo eléctrico
    Wiesmann Project ThunderballWiesmann
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    Wiesmann vuelve a la carga y muestra los primeros adelantos del «Project Thunderball». La firma alemana se ha embarcado en uno de los proyectos más sugerentes de los últimos años, con un roadster deportivo completamente eléctrico, que supondrá el renacer del pequeño fabricante.

    A finales del pasado año, y con mucho tiempo de por medio sin dar señales de vida, los de Wiesmann anunciaron una gran novedad para este año 2022 mostrando un nuevo modelo muy deportivo bajo una tela que dejaba ver unas formas muy musculosas, típicas del aire retro que la firma alemana imprime en sus modelos. Pero, entonces, no llegó a anticipar ni un solo detalle más invitándonos a un registro para mantenernos informados.

    Hasta ahora, que ha emitido un par de imágenes de lo que llaman «Project Thunderball». El pequeño fabricante, que hasta ahora había estado utilizando los poderosos motores de BMW para sus creaciones más radicales, ha dejado atrás la combustión y apostado seriamente por todo lo contrario, la electrificación al más alto nivel saltándose las tecnologías intermedias de los HEV y los PHEV. Uno de los modelos nuevos para este año, de producción a menor escala y con un precio al alcance de muy pocos.

    Wiesmann Project Thunderball
    El Wiesmann Project Thunderball es un poderoso deportivo eléctrico

    El Wiesmann Project Thunderball demostrará la deportividad de cero emisiones

    Una auténtica sorpresa la de este par de adelantos porque, por un lado, deja ver que Wiesmann no renuncia a sus raíces más deportivas, con un roadster de dos plazas que presenta un largo capó, un habitáculo retrasado y una corta trasera. Las cualidades propias de un deportivo de pura raza, a pesar de que el volumen delantero ya no se hace tan necesario al no albergar un gran motor de combustión.

    Pero también hay otros detalles más que especiales, como un potente equipo de frenos y unas frondosas branquias verticales en las aletas delanteras, que se aprecian desde la vista trasera. En este área, llama la atención la ausencia de escapes, símbolos de una gran potencia, pero sí está ocupada por un gran difusor aerodinámico y por un llamativo spoiler entre los cuatro pilotos traseros provisionales. Un diseño que se guarda con secreto como su nombre de pila definitivo. Porque el de «Thunderball» es el código interno elegido para referirse en público a este futuro modelo.

    Lo cierto es que el nombre interno lleva a pensar en que la energía eléctrica puede ser el «combustible» de este futuro modelo o, al menos, una importante inyección con unas prestaciones más que bárbaras. Roheen Berry, uno de los propietarios de Wiesmann, ha señalado que «A medida que la industria automotriz experimenta su mayor revolución en un siglo, no puede haber mejor momento para anunciar el regreso de un icono automovilístico renovado, renacido y recargado. Este es el ajuste de Wiesmann para el siglo XXI, y esto es solo el comienzo». Que, por cierto, estamos deseando de ver y, según los germanos, será en pocos meses.