Prueba Mitsubishi ASX 180 DI-D Kaiteki (II): Diseño y habitabilidad

Foto 1
  • Foto 2
  • Foto 3
  • Foto 4
  • Foto 5
  • Foto 6
(15 fotos)

El Mitsubishi ASX se presenta como un SUV compacto con una configuración más para cuatro ocupantes que para cinco. Su calidad y habitabilidad son dos puntos fuertes de este pequeñin. Siendo uno de los modelos más baratos del segmento, el Mitsubishi ASX es capaz de presentar a sus ocupantes un buen espacio interior además de un diseño diferente.

El Mitsubishi ASX forma parte de la gama más pequeña de la marca de los tres diamantes. De igual manera lo encontraremos en una posición intermedia de tamaño con respecto a sus rivales. En sus escasos 4,3 metros el SUV japonés es capaz de ofrecer un buen diseño, combinado con una muy correcta habitabilidad.

En la primera parte de la prueba del Mitsubishi ASX 180 DI-D Kaiteki, que ya publicamos, hablábamos de las diferentes versiones y niveles de equipamiento con los que el ASX ha llegado al mercado. En esta ocasión hablaremos detenidamente de su diseño y habitabilidad, dos puntos fuertes de este pequeño SUV.


La parte delantera me gusta, un buen diseño, diferente a lo que acostumbramos a ver

Exterior

En cuestión de estilos no hay nada escrito, para lo que unos es bonito, para otros es feo. Sin embargo, si nos centramos en la imagen que el ASX proyecta al exterior, podemos decir que estamos ante un diseño neutro, muy japonés, pero con tintes sobrios, característicos del viejo continente. Personalmente considero que la delantera es más bonita que la trasera.

En el frontal nos encontramos con una destacada parilla de generoso tamaño y que se encuentra partida por la mitad para así dar cabida a la placa de matrícula. Como parte del restyling que ha sufrido el modelo a principios de verano, monta unas luces diurnas tipo LED que van ubicadas a modo de cobijo de los faros antiniebla, colocados en los extremos inferiores del parachoques.

Para ver todas las imágenes del Mitsubishi ASX 180 DI-D no debes perderte la completa sesión de fotos que se encuentra en nuestra galería

Los grupos ópticos principales son de xenón, de serie para el acabado Kaiteki, pero solo para las luces cortas, para las largas se sigue apostando por las tradicionales halógenas. Lo último que cabe destacar de la parte frontal del ASX es su capó, que cuenta con dos nervaduras y una tenue línea descendente que acaba realzando la gran parrilla delantera.

Si avanzamos en el diseño, nos encontramos con las puertas laterales, las mismas que emplean sus hermanos franceses, el C4 Aircross y el Peugeot 4008, y con dos retrovisores exteriores de un tamaño más que generoso que permiten tener controlado todo el perímetro del coche gracias a su buena visibilidad. Un detalle positivo es que las lunas traseras se encuentran tintadas, parece una tontería, pero son muy prácticas y personalmente pienso que todos los coches deberían llevarlas de fábrica.


La línea del portón trasero es muy vertical, ayuda a tener un mejor control de las proporciones

Una vez llegamos a la trasera nos damos cuenta inmediatamente de donde se consiguen las dimensiones tan comedidas anteriormente comentadas. Mitsubishi ha apostado por recortar la zaga de forma radical, acortando mucho el voladizo trasero. En mi opinión esta decisión puede no terminar de gustar a un público europeo, que se decanta por una estética diferente, pero nada negativo que comentar al respecto.

Los faros traseros están partidos por el portón del maletero, de gran tamaño y fácil apertura. La luneta trasera, también de generosas proporciones permite una excelente visibilidad trasera, y deberán ir cinco ocupantes para realmente anularla. Finalmente, la trasera se remata de forma contundente con un pequeño difusor en negro que incorpora la única salida de escape disponible para este motor.

Interior y habitabilidad

De los casi 4,3 metros externos, 2,67 de ellos corresponden a la distancia entre ejes. Con esta medida Mitsubishi ha sabido aprovechar muy bien el espacio, dejando algún que otro punto flaco en la habitabilidad del coche.

Medidas contenidas pero que saben exprimir cada centímetro del habitáculo

De lo primero que se da cuenta uno al subirse al Mitsubishi ASX es que te encuentras en una postura de conducción realmente alta. Aunque el asiento del conductor disponga de un buen desplazamiento vertical, electrónicamente regulable para este modelo, el límite inferior del mismo sigue estando muy por encima de otros modelos.

Esto puede llegar a suponer un verdadero problema para personas de más de 1,85 metros de altura. Sin embargo si te encuentras por debajo de esta cota, te encontrarás a la perfección, ya que la altura te da una posición de clara ventaja respecto al tráfico. Lo mismo ocurre con las plazas traseras, donde el descenso de la línea del techo puede acentuar aún más el problema.


Teniendo en cuenta el precio de venta, la calidad del interior sorprende gratamente

Una vez colocado el asiento, enseguida notas la buena sensación de calidad que aportan los materiales empleados por Mitsubishi en el interior del ASX. Todos cuentan con una buena sensación al tacto y parecen estar ajustados y rematados correctamente, transmitiendo durabilidad. Tan solo el plástico que bordea las esferas del cuadro de instrumentos deja algo que desear.

La buena ubicación de los elementos permite no distraerse de la conducción. La pantalla central, táctil, abarca multitud de controles, incluida la cámara trasera, que es excelente,y a pesar de que el ASX carece de sensores de aparcamiento, no los echas de menos, ya que con la imagen de la cámara la maniobra se realiza a la perfeccción. Si hay algo que achacar al navegador es su dificultad de manejo, requiere un tiempo acostumbrarse a él, pero una vez superado el reto, es muy sencillo y realmente práctico. Hay que decir que el equipo de sonido que va asociado a ella, desprende una calidad sensacional, el subwoofer del maletero tiene tal potencia de bajos que te hará temblar, literalmente.

El equipo de sonido de gran calidad corre a cuenta de la marca Rockford Fosgate

De serie Mitsubishi oferta un único climatizador, nada de bi-zona ni mucho menos. Los encargados del desarrollo han considerado que no era realmente necesario, y en cierto modo debo darles la razón, si contara con ello sería un buen elemento más, pero como su funcionamiento es tan bueno, realmente no vas a necesitar más y de esta manera conseguimos ahorrar dinero.

Si hay algo realmente positivo que decir del ASX es que es cómodo, muy cómodo. Los asientos mullidos y de cuero son un buen espacio donde estar. Las sujeciones laterales son nulas, pero teniendo en cuenta para que se ha desarrollado el coche, no las vas a echar en falta. El espacio para los ocupantes traseros es más que correcto, no por el espacio para las piernas, que lo podríamos definir como normal, pero sí que llama mucho la atención el hueco para los pies, que puedes meterlos muy por debajo de los asientos delanteros.


El espacio para las piernas no llama la atención, pero el hueco para los pies sí que lo hace

En recorridos largos no recomiendo incluir a un quinto ocupante, ya que el asiento del medio es más estrecho y más duro que los laterales. Ese espacio está principalmente reservado para el reposabrazos central, un detalle que apreciarán los ocupantes laterales. Como parte del equipamiento de serie, encontramos el techo solar, no es practicable, pero su gran tamaño permite una mayor entrada de luz al habitáculo, haciéndolo parecer más grande.

Si hablamos del maletero hay que decir que no es un pozo sin fondo, está claro que Mitsubishi se ha centrado principalmente en la habitabilidad y espacio interior, sacrificando el volumen del maletero, quedándose en 442 litros de forma habitual y llegando a los 1.219 litros si abatimos totalmente la segunda fila de asientos, que presenta una configuración 60:40. Obviamente para un uso diario es más que suficiente. Opcionalmente la marca pone a disposición un doble fondo, personalmente no optaría por él, no se gana tanto espacio y supone sacrificar la rueda de repuesto, tipo galleta.

Conclusión del diseño y la habitabilidad

En definitiva el ASX presenta un diseño conservador. En términos de habitabilidad no hay ningún reproche que hacer, es cómodo y punto. Quizás podríamos achacar la falta de espacio para un quinto integrante, pero hay que ser justos, hay en el mercado muchos modelos que están pensado exprofeso para eso. Lo que sí que realmente he echado de menos son los típicos huecos para dejar las cosas, en la parte delantera está bien, pero en la segunda fila no hay ninguno, ni siquiera en las puertas, una pena. Por último, teniendo en cuenta que el ASX es uno de los modelos más baratos del segmento, esperaba la presencia de muchos más plásticos de los que hay, una grata sorpresa, la verdad.

En la próxima parte de la prueba del Mitsubishi ASX 180 DI-D Kaiteki analizaremos el comportamiento en marcha y del rendimiento del motor. Además sacaremos las conclusiones finales y daremos la valoración del pequeño todocamino. ¡Estar atentos!


Los espacios de almacenamiento no son excesivos, la parte trasera es la que sufre más este problema

Prueba Mitsubishi ASX 180 DI-D Kaiteki, índice de capítulos:

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto