Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

PruebaNissan Juke 1.5 dCi Tekna Premium (II): Diseño, habitabilidad y maletero

7

Una vez que hemos aclarado cómo es la gama y el equipamiento de las distintas versiones del Juke, vamos a ver cómo es por dentro. A la mayoría no os va a sorprender, porque el restyling es exterior, y por dentro es casi igual, con una gran salvedad, el maletero. Veámoslo con detalle:.

El cambio más evidente del Juke 2014 sobre los anteriores es la posibilidad de personalizar elementos de interior con más colorido, en versiones N-Tec o Tekna. Si hablamos de un Juke Visia o un Juke acenta no vamos a notar absolutamente nada diferente. Ni siquiera cambia el tablero de instrumentos, claramente desfasado en el año en el que estamos.

El volante sigue sin poder ajustarse en profundidad, solo en altura, lo que me obliga a ir con las rodillas más cerca de los plásticos inferiores y apoyarme en ellos en las curvas más cerradas. Eso sí, tengo que admitir que en la mayoría de coches sin regulación de volante he ido mucho más incómodo, y mi morfología no puede ser más del montón.

Detalle de los asientos

Pero hay una evidente mejora. Para gobernar el ordenador de a bordo ya no hace falta meter la mano por dentro del aro del volante, hay una tecla ("i") que hace la misma función y es mucho más cómodo. En el modelo precedente fue un detalle que me desagradó profundamente, pero eso lo han corregido.

En el habitáculo prácticamente todo es igual

Otro cambio a destacar es el techo solar, disponible en los Tekna S o Tekna Premium. Es de accionamiento eléctrico y con deflector de viento incorporado, y con una generosa superficie (2/3 del techo).

También tiene una cortinilla para resguardarnos del sol, que no es totalmente opaca. En el aspecto negativo, es una pequeña fuente de ruido y reduce un poco la altura del techo, tomad nota a los que habéis crecido por encima de 1,8 metros.

Así son las plazas traseras del Nissan Juke

En general el Juke no está pensado para gente grande, especialmente por la altura libre. Es el peaje a pagar por un diseño tan impactante, los enormes pasos de rueda quitan espacio útil. Quien crea que por ser grandote por fuera tendrá a cambio mucho espacio, se equivoca de pleno. Lo mismo le pasa al Range Rover Evoque, por ejemplo.

A nivel de ergonomía no es un coche mal resuelto, casi todo está a mano, y los botones que no se ven rápidamente no son para tocarlos en marcha. El volante multifunción ya despeja mucho las manos, gobierna el equipo de música, el ordenador y el teléfono manos libres. Pero la pantalla central inferior no está bien ubicada y puede ser un elemento importante de distracción.

Sí, es muy original lo de concentrar los botones del climatizador o los modos de conducción en el mismo sitio. La leyenda de los botones cambia, dependiendo de si elegimos "CLIMATE" o "D-MODE". Pero está en un lugar inadecuado, la pantalla es muy pequeña y obliga a quitar la vista de la carretera. Debería integrarse todo arriba, como está sucediendo en los últimos modelos del segmento B, al estilo tableta.

Puesto de conducción de nuestra unidad de pruebas

Otra cosa que no me convence del Juke es que solo la guantera es un portaobjetos cubierto, el resto queda al aire, y en los modelos caros también. Al menos la guantera tiene una capacidad interesante, hasta hay un hueco para las gafas de sol y su correspondiente carcasa. Aquí también el diseño ha superado a la función. En accesorios está disponible un reposabrazos con cofre.

En calidad no veo mejoras, está igual. Los cinturones de seguridad, cuando no están abrochados, quedan pillados entre el pilar B y los asientos, y hay que colocarlos bien a mano. Además, del tablero de instrumentos salen unos grillos a veces, cuando hace calor. Seguramente es un problema concreto de esta unidad, pre-serie.

Los problemas de visibilidad quedan solucionados con el sistema de cámaras perimetral (visión de 360 grados), con lo que es mucho más fácil aparcar, hasta ajustar la rueda delantera derecha con el bordillo sin rozar, así no estropearemos las llantas. Y en donde hay pivotes traidores y demás creatividad urbana, es más difícil que rompamos algo. Lo he puesto a prueba en Madrid, y he salido airoso de toda situación.

Exterior

Salimos hacia fuera, y comprobamos que aquí los cambios lucen más, nunca mejor dicho. Las luces diurnas LED realzan la firma visual del modelo, parece más moderno, y se parece más al Qashqai. La posición de sus controvertidos faros no ha cambiado, y ahora puede tener proyectores de xenón.

He conducido de noche lo suficiente como para no apreciar una ventaja impresionante, y se nota más con la luz de cruce que con las luces largas. Lástima que no tenga un sistema para cambiar automáticamente de luces cortas a largas. Sus faros tampoco son direccionales, siempre van en línea recta.

Las distintas piezas que van coloreadas, en este caso en blanco, forman parte de un paquete estético opcional, no viene así de serie. Tres tonalidades de pintura son nuevas: amarillo, azul ultramar y rojo sólido. Así, la gama permite 10 opciones de color exterior. Esta unidad usa el nuevo azul, antes solo tenía blanco, negro, rojo metalizado y tonos grisáceos, lo que más se vende.

Así luce su frontal

En el catálogo de accesorios podemos encontrar muchos elementos de personalización, pero ojo, no salen muy baratos. También se le pueden poner algunos vinilos, protectores de carrocería, taloneras, soluciones de remolcado, portabicicletas... conviene mirarlo con calma, porque son muchas opciones.

Puede tener tres tamaños de llantas. Los Visia llevan 16", que no quedan muy bien con pasos de ruedas tan enormes. El resto de versiones llevan de serie las de 17 pulgadas (215/45), una medida equilibrada y de precio razonable. Las de 18 pulgadas (225/45) siempre son opcionales, son las que lleva esta unidad de pruebas. Hay más diseños en todas las dimensiones, opcionalmente.

Aunque el coste de sustitución es superior con 18", estéticamente realzan el coche y de paso mejoran el comportamiento dinámico un poco. Como más de un habrá adivinado, un perfil tan bajo no es óptimo para salir de carretera, pero es que el Juke no está muy pensado para eso aunque las apariencias digan lo contrario. Se defiende, sí, doy fe, pero es un coche para carretera.

El maletero del Juke tiene una capacidad de 354 litros

Maletero

La habitabilidad es la misma, pero los ingenieros de Nissan han solucionado un problema del modelo anterior, que tenía muy poco maletero. En las versiones de tracción delantera se ha ganado espacio, hasta llegar a 354 litros, es decir, un 40% más que antes.

El espacio de carga queda dividido en dos por una bandeja, que podemos acomodar en el fondo, o usarla como escalón, coincidiendo con la boca de carga (un poco alta). Si seguimos hurgando llegaremos hasta un kit de reparación de pinchazos en vez de una rueda de repuesto.

Si abatimos los asientos traseros ganaremos capacidad, y con el doble piso instalado, casi queda una superficie plana, y casi 1.200 litros de capacidad. Las versiones 4x4 siguen teniendo 207 litros de capacidad, porque el diferencial trasero y la suspensión multibrazo se comen dicho espacio.

Noticias relacionadas

Nissan Juke 1.5 dCi Tekna Premium (II): Diseño, habitabilidad y maletero
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto