¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

PruebaBMW Serie 1 114i 5 Puertas (II), luces y sombras

22

Sin duda, el BMW Serie 1 114i es un coche interesante de analizar. En este apartado vemos sus puntos fuertes y otros que podrían ser mejores. En el exterior no encontramos anillos luminosos, clásicos en la marca y la palanca presenta algunas vibraciones. Por otro lado, los tactos son muy agradables y el aplomo del coche es sublime.

Tras introducir los argumentos principales de este BMW Serie 1, es hora de hablaros de sus puntos fuertes y menos fuertes. En apariencia, es un BMW y si lo miras al detalle te das cuenta de cosas positivas y menos positivas. Cada tacto es agradable. El sonido de apertura y cierre de puertas así como el capó es muy bueno y otorga al vehículo sensación de compacto. BMW tiene un departamento especializado en tactos y sonidos del vehículo para maximizar las sensaciones positivas al usuario y somos testigos de ello.

Exterior

Sin embargo, hay rasgos que no pueden pasar por alto, como por ejemplo los faros frontales, motivo principal de muchas discusiones sobre el diseño del vehículo. A algunos les parece feo por este motivo; otros no le dan mucha importancia. En nuestra opinión, no entramos en este debate y tampoco vemos una queja en que nuestra unidad equipe halógenos de serie, pero sin embargo sí podrían haber incorporado los anillos luminosos que la marca lleva equipando en los faros de sus vehículos durante muchos años. Unos anillos le habrían dado algo más de presencia al frontal. En la zaga, los faros no recurren a luces LED sino a bombillas convencionales. Sencillez que casa perfectamente con el concepto del coche.

En el exterior nos gustan las llantas con un diseño bonito y unos neumáticos de medidas 205/55 R16. Un neumático de medidas estandarizadas se agradece en cada cambio de ruedas. Las cinco puertas fortalecen la comodidad de acceso y la forma de la puerta favorece la entrada y salida de los pasajeros.

Interior

En el interior nos encontramos con un BMW Serie 1 tal como lo conocemos de otras pruebas. El volante no es deportivo pero es de cuero y multifunción. Echamos en falta un control de crucero aunque tenemos un limitador de velocidad. Para un coche muy potente el limitador es bastante útil. Para un coche de estas características no lo es tanto. Los acabados son muy buenos con zonas acolchadas por todo el vehículo y ajustes perfectos. El climatizador actúa en dos zonas y en las plazas traseras tenemos salidas de aire tras el reposabrazos delantero. Un punto a favor.

Es un coche con un espacio trabajado para que cualquier persona se encuentre suficientemente cómoda, aunque las plazas traseras están más bien diseñadas para 4 ocupantes, con un túnel central que hace incómoda la presencia de un quinto pasajero. No obstante, está homologado para 5.

Con el motor en marcha, la palanca de cambios presenta vibraciones de más y su posición se encuentra algo retrasada de un lugar óptimo. En la marchas pares, el ángulo del brazo es algo incómodo, aunque el engranaje es sublime y con una aplomo que invita a pensar que su envejecimiento va a ser perfecto.

Consumos

¿Luz o sombra? Es uno de los puntos que más conflicto pueden crear a la hora de comprar un coche de gasolina. Los consumos oficiales son 7,1l/100km en urbano, 4,6l/100km en carretera y en ciclo mixto 5,5l/100km aunque está calculado sobre un neumático de menores dimensiones. Hemos recorrido más de 1.100 kilómetros haciendo un ciclo de 500 kilómetros y otro de 600 kilómetros. Hemos usado el coche para acudir al trabajo cada mañana con las retenciones que ello supone y hemos salido a carretera abierta también. En el primer ciclo obtuvimos 7,6l/100km de media. En el segundo, 7,4 l/100km.

Sin embargo, en carretera se ha comportado mejor y en modo ECO PRO hemos obtenido una buena cifra: 5,9l/100km. Es razonable, aunque lógicamente hay que comportarse con el acelerador. Un mayor número de ocupantes implica mayor peso y por tanto la necesidad de apretar el acelerador con más fuerza en las subidas. Esto afecta al consumo, aunque BMW EfficientDynamics nos regala sorpresas de consumo como esta.

En ciudad nos hemos asustado un poco en los primeros 10 kilómetros. Introduciéndolo en la zona ‘canalla’, llena de urbanizaciones, giros cerrados, subidas, ceda el paso y stops, comenzaba teniendo un consumo de 9,0l/100km. No obstante, en cuanto hay una zona de mayor desahogo, con rectas limitadas a 40km/h y menos tráfico, en seguida hemos conseguido suavizar el consumo. Finalmente la marca se detenía en 8,1l/100km aunque siempre va a depender del uso particular de cada uno.

Noticias relacionadas

BMW Serie 1 114i 5 Puertas (II), luces y sombras
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto