¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba CUPRA Formentor 1.5 TSI de 150 CV, cuando la razón toma el control

    Prueba CUPRA Formentor 1.5 TSI de 150 CV, cuando la razón toma el control
    20
    Javier Gómara
    Javier Gómara17 min. lectura

    Todos sabemos qué CUPRA es el más deseado, pero la razón nos obliga a tomar decisiones con la cabeza antes que con el corazón. El CUPRA Formentor 1.5 TSI de 150 caballos no es el que todos queremos, pero sí el que podemos tener.

    CUPRA vende sus productos como modelos de alto rendimiento y cierto enfoque premium. Hasta ahora la gama del Formentor apostaba por ofrecer mecánicas de alta potencia. Y digo hasta ahora porque acaba de ser lanzada la versión de acceso, el CUPRA Formentor 1.5 TSI de 150 caballos. Una opción más barata y menos potente del SUV coupé español que ya se ha convertido en referencia de su segmento por prestaciones y capacidades.

    El CUPRA Formentor relaja su deportividad con una variante muy atractiva y razonable

    El hecho de considerarse premium se debe aplicar a varios niveles: precio, equipamiento, calidad y rendimiento. Todos esos factores nos permiten reconocer un coche premium de otro que no lo es. El término está cada vez más explotado por las marcas, pues todas ellas quieren considerarse como tal, pero solo unas pocas lo consiguen. CUPRA pretende ser más reconocida por el factor rendimiento, algo que no sé si consigue con una variante que podemos ver en muchos otros rivales.

    Cuando el Formentor fue lanzado al mercado SEAT, o mejor dicho CUPRA, nos desveló un SUV muy bonito y con una estética muy agresiva. Denota deportividad por los cuatro costados, un acento muy marcado gracias a la línea coupé que queda perfectamente apreciada en la silueta lateral. Nervaduras, llantas, y detalles nos llevan a ese diseño tan pasional que está conquistando poco a poco a los compradores.

    CUPRA quiere llegar a más gente, y la única forma real que tiene de hacerlo es bajando el precio de sus productos haciéndolos más asequibles a un público mayor. La deportividad tiene un alto coste, y eso hace que muchos conductores no puedan acceder al modelo, aunque se conformen con menos rendimiento. La opción 1.5 TSI de 150 caballos tiene pinta de convertirse en la variante más vendida del Formentor. No es el Formentor con el que sueñas pero sí es el que más fácil puedes conseguir.

    La receta que se ha seguido es muy clara. Coger un CUPRA Formentor y reducir la potencia. Lo bueno que tiene es que se conserva la línea y la forma. El diseño no cambia mucho con respecto a un modelo de altas prestaciones, y seguro que eso hará maravillas en los concesionarios, que ya se preparan para el aluvión de pedidos. Obviamente hay cambios, pero son muy ligeros como por ejemplo el tamaño las llantas, la paleta de colores, los escapes falsos o el programa de personalización.

    Estéticamente hablando no hay muchos cambios con respecto a las variantes deportivas

    El resto permanece igual, con todas sus ventajas. Para mí es uno de los SUV más estéticos que hay en el mercado, y bien configurado tiene la apariencia de una versión mucho más potente. En el interior la filosofía ha seguido el mismo camino, ofrecer lo que un Formentor deportivo pero con algunos detalles menos interesantes y con unos acabados ligeramente inferiores.

    De serie el Formentor 1.5 TSI de 150 caballos llega con una tapicería que mezcla piel y tela. Opcionalmente, y pagando 1.600 euros más podemos olvidarnos de la tela y meter tapicería de piel en negro o en un azul muy sutil. De serie viene bastante bien presentado, y siempre se tiene la opción de sumar más sistemas y tecnologías, aunque para ello hay que rascarse el bolsillo, como por ejemplo los asientos deportivos que vendrás acompañados por la tapicería de cuero bueno, por lo tanto valen 1.600 euros.

    A nivel estético la unica diferencia clara está en los escapes. Dos molduras simulan las salidas, pero son falsas

    En cuanto a su equipamiento de serie caben destacar algunos elementos: control de crucero adaptativo, asistente de aparcamiento, llantas de 18 pulgadas, alerta de cambio involuntario de carril, faros full LED, climatizador de tres zonas, cargador inalámbrico, mando fónico, acceso y arranque sin llave, cuadro de instrumentos digital con pantalla de 10,25 pulgadas, conectividad para dispositivos móviles, y pantalla del sistema multimedia con 10 pulgadas de tamaño. Además de numerosos asistentes a la conducción y elementos de seguridad activa y pasiva.

    Si nos adentramos en el programa de personalización y de ampliación de equipamiento podemos sumar muchos más elementos. Algunos ejemplos son: techo panorámico por 1.400 euros, sistema de sonido BEATS Audio por 540 euros, pantalla multimedia con sistema Navi System de 12 pulgadas por 970 euros y cámara trasera por 290 euros. Algunos de ellos vienen combinados en paquetes con un precio mucho más atractivo. En líneas generales no son opcionales muy caros, algo que se agradece.

    El puesto de conducción es muy bajo. Parece que estás conduciendo un compacto normal

    Donde no hay cambios es en la habitabilidad. Estructuralmente hablando el Formentor de 150 caballos es igual al de 310 caballos. Se ofrece el mismo espacio interior, es decir mucho. La fila posterior ofrece buenas cotas incluso para pasajeros altos. El hueco para las piernas es generoso, y suficiente para la cabeza a pesar de la línea coupé. Cinco integrantes puede que sean demasiados, pero pueden ir bien si el recorrido no es especialmente largo. La ventaja llega en el maletero, que al no ser un modelo de tracción total ofrece más capacidad de carga, 450 litros como mínimo.

    Pero vayamos al meollo de esta versión, a su mecánica. En este caso el Formentor usa el archiconocido bloque 1.5 TSI de 150 caballos. Se trata de un motor de gasolina de cuatro cilindros turboalimentado con 1.498 centímetros cúbicos. Ofrece 150 caballos entre las 5.000 y las 6.000 revoluciones y 250 Nm de par motor entre las 1.500 y las 3.000 revoluciones. Es un motor empleado en muchos productos del Grupo Volkswagen, incluidos el SEAT León y el SEAT Ateca, además del Volkswagen Golf, el Audi A3 o el Skoda Karoq, por ejemplo.

    En este caso no se monta un sistema Mild-Hybrid como sí ofrecen otras alternativas. Ese equipo MHEV lo único que conseguiría es certificar un distintivo medioambiental más favorable. En este caso el Formentor de 150 caballos ofrece la etiqueta C. Siempre deriva la potencia al eje delantero mediante la gestión de un cambio manual de seis velocidades, de serie, o bien mediante una transmisión automática de doble embrague y siete marchas de forma opcional tras el pago de 2.200 euros más. No hay cambios prestacionales entre ambas transmisiones.

    Gracias a la tracción 4x2 el maletero incrementa su tamaño hasta un mínimo de 450 litros

    A excepción del híbrido enchufable, el CUPRA Formentor VZ de 245 caballos, la variante de 150 caballos entrega los consumos más bajos de la gama. Oficialmente anuncia un consumo medio homologado en ciclo WLTP de 6,3 litros para la versión manual y de 6,6 litros para la unidad con cambio automático. Si tenemos en cuenta su depósito de 50 litros podemos conseguir una autonomía aproximada de entre 700 y 800 kilómetros, pues hay que tener en cuenta que el gasto real es ligeramente superior al homologado.

    Reducir las prestaciones implica reducir la factura de compra. El Formentor más deseado de todos será el VZ5 con bloque de cinco cilindros en línea de origen Audi, alcanzará los 400 caballos, aunque por el momento se desconoce cuándo llegará y cuánto costará. La variante de acceso, el CUPRA Formentor 1.5 TSI de 150 caballos se ofrece desde un precio de salida de 29.670 euros, sin ofertas o promociones. Esa cantidad puede subir fácilmente unos 5.000 euros más si sumamos opcionales de pinturas, llantas, tapicería y equipamiento. Es un precio muy competitivo, las cosas como son.

    Prueba CUPRA Formentor 1.5 TSI de 150 caballos

    La principal razón para sacar una versión "descafeinada" es acercarse a un público más grande, y seguro que Cupra lo va a conseguir. Como podrás imaginar el 1.5 TSI de 150 caballos queda muy sobrado en el Formentor, un coche que puede alcanzar mucho más rendimiento y ser de los mejores de su categoría. El motor es archiconocido y eso nos deja con unas prestaciones que sin ser tan emocionantes como las de sus hermanos mayores, cumplen con los requisitos y las necesidades de la gran mayoría.

    El CUPRA Formentor es el primer SUV deportivo de la recién nacida marca española

    No se puede negar que motor y coche combinan perfectamente. Se puede ir a un ritmo elevado sin despeinarse y aunque sin presentar las mismas cotas de dinamismo que las versiones más potentes, se mueve genial. Una vez más no tiene rival en su segmento. Los ingenieros de CUPRA no han tocado el chasis, pero sí el conjunto de suspensiones. Más blanditas para ser más conciliadoras con el pasaje, pero sin llegar a comprometer por completo la dinámica del coche.

    En un paso por curva normal no se nota la diferencia, pero si tratamos de explotar al máximo las capacidades notamos que donde otros modelos tienden a salirse de la curva el CUPRA Formentor se mantiene firme. La dirección es rápida y firme, aunque a veces le falta transmitir algo de información. Es posible llevarlo a ritmos muy altos con mucha confianza, aunque para mi gusto el tacto del volante y los frenos debería ser algo más duro. Insisto en que ofrece mucho más rendimiento del que la mayoría va a poder exprimirle.

    En el eje trasero el Formentor 1.5 TSI de 150 caballos monta una suspensión multibrazo. Otros modelos del grupo optan por un eje de torsión para esta mecánica

    La caja de cambios sabe aprovechar muy bien el rendimiento del motor. Las primeras velocidades son cortas para ganar velocidad sin problemas, a partir de la tercera el escalonamiento se va haciendo más largo hasta llegar a una sexta de desahogo que sirve principalmente para reducir consumos en autopista, pudiendo rodar a 120 Km/h por debajo de las 3.000 vueltas sin problemas. El cambio DSG también es una interesante alternativa, no aporta tantas sensaciones en una carretera de curvas, pero la respuesta es como debe. Rápido, preciso y con suficiente soltura para aprovechar las ventajas del motor.

    Hay varios programas de ajuste, tres en total: Confort, Sport e Individual. Se seleccionan mediante el Drive Select que hay en la pantalla (algo que no me convence). Con ellos se ajustan los típicos parámetros como la respuesta del acelerador y la dureza de la dirección. En este caso no se puede montar el chasis DCC, ni siquiera como opción, algo que hubiera estado bien para mejorar ese tacto deportivo. En las unidades con DSG también cambia la presteza del cambio, aunque las diferencias no son muy grandes. Se podría decir que siempre lleva un poco del modo Sport activado.

    En marcha se siente ágil y ligero. No tan explosivo, pero suficientemente capaz

    Lo mejor de todo es la elasticidad del motor, ofrece un buen par en mucho margen de revoluciones. Las respuestas son correctas, pudiendo adelantar en vías secundarias sin inconvenientes ya que siempre se guarda un poco de empuje. Para maximizar el ahorro el bloque 1.5 TSI tiene desconexión automática de cilindros. Cuando circulamos relajados es capaz de anular dos cilindros, volviendo a conectarlos cuando se necesiten. La acción es automática e inapreciable, y gracias a ello podemos reducir los consumos.

    Conclusiones

    En esta vida todo se basa en el equilibrio. Si queremos lo más de lo más hay que pagar el precio que ello conlleva, y si buscamos algo más mundano pues nos saldrá más barato. El CUPRA Formentor 1.5 TSI de 150 caballos se posiciona perfectamente. Ataca a un cliente menos pudiente que quiere acceder al diseño del SUV español pero sin perder todos sus ahorros en el proceso. La apariencia la tienes, el equipamiento también lo tienes a tu alcance, lo único que pierdes son prestaciones. Unas cuantas de hecho.

    La pena es que con este motor el CUPRA Formentor pasa a ser como muchos otros SUV del mercado con esa potencia. Pierde la alegría del rendimiento extra. Dinámicamente, eso sí, es de los mejores del mercado, si no el mejor, pero hay que exprimir al límite los 150 caballos para darse cuenta. Tampoco creo que sea un gran problema. Lo que no veo es del todo lógico que esta unidad venga firmada por CUPRA, tiene más sentido en la gama de SEAT, pero cuenta con mi aprobación y seguro que con la de muchos compradores. Pronto lo veremos muy a menudo por nuestras calles, seguro.

    Aunque pierde atractivo mecánico, el CUPRA de 150 caballos sigue siendo una excelente opción
    Prueba CUPRA Formentor 1.5 TSI de 150 CV, cuando la razón toma el control