Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Fiat 500 2015: Recorriendo las calles de Turín

17

Nos ponemos al volante del nuevo Fiat 500 por las transitadas calles de Turín, el escenario perfecto donde disfrutar del pequeño utilitario italiano para comprobar que tal le han sentado los cambios y sus nuevas características en materia de tecnología.

Tras la primera parte de nuestra prueba del Fiat 500 2015, hoy os hablaremos del renovado icono italiano desde el interior de su habitáculo. Fiat ha puesto especial interés en la conectividad que tanto preocupa a sus clientes, la seguridad de todos y la eficiencia.

La posición del conductor es cómoda teniendo todos los instrumentos al alcance de la mano. La pantalla a color del panel de instrumentos me ha resultado un gran paso al igual que la nueva consola central con la pantalla táctil. Aunque echamos en falta la regulación en profundidad del volante, con esta característica encontraríamos la posición de conducción idónea de forma más rápida.

En cuanto al espacio destinado a los ocupantes, contamos con superficie suficiente para las plazas delanteras pero a causa de las dimensiones compactas del utilitario las traseras quedan en un segundo lugar. El espacio para las piernas para los ocupantes de la segunda banca es correcto y amplio en la mayoría de los casos pero puede verse fácilmente afectado según la altura de la persona que viaja justo en frente.

La altura de las plazas traseras tampoco es que sea para alardear, midiendo 1,80 ya rozamos techo y llegaremos a temer a los baches. En el caso del 500C descapotar el techo será muy agradecido por estos ocupantes ya que la sensación de libertad (y las vistas) mejoran notablemente.

Hay otros cambios que no se ven desde fuera pero que hacen aún más completa esta actualización. El nuevo Fiat 500 2015 gana en materia de seguridad al mejorar en un 20% la protección de peatones en caso de accidente y posee un revisado sistema de frenado que ofrece mejor control del vehículo.

Por otro lado los italianos hablan de una gama de motores completamente nueva pero lo de “nuevo” solo se aplica en términos de eficiencia reduciendo el consumo de todas las motorizaciones, una actualización que siempre es agradecida. Ahora todas las motorizaciones cumplen con la normativa Euro 6 de emisiones.

Probando la nueva gama de motores

La oferta de motores se componen por el 1.2 litros de 69 CV (con una variante bi-fuel de GLP), el bicilíndrico de 0.9 litros en versiones de 85 CV (potencia que no llegará al mercado español) y 105 CV. Tras el lanzamiento llegarán las variantes diésel MultiJet de 1.3 litros de 95 CV y 1.2 litros de 69 CV. Nosotros nos pusimos al volante del 1.2 en ambas versiones (gasolina y gasolina/GLP) y del 0.9 litros de 85 CV.

En principio probamos el pequeño motor gasolina en dos unidades diferentes, en una de ellas el vehículo permite seleccionar entre quemar gasolina o GLP y en la otra únicamente disponíamos del primer tipo de combustible. Este bloque gasolina de cuatro cilindros posee 69 CV de potencia a las 5.500 vueltas y 102 Nm de par a partir de 3.000.

El motor de acceso a la gama 500 resulta suficiente para mover los 900 Kg que pesa el utilitario por las calles transportándonos de forma correcta desde punto A al punto B tanto en ciudad como en carretera, pero no obtendremos a cambio grandes sensaciones al volante. Para el que busque diversión al volante encontrará en este motor una opción aburrida aunque de consumo contenido.

En última instancia me puse al volante de un 500C que montaba bajo el capó el sorprendente bloque gasolina de dos cilindros de 0.9 litros. Esta opción proporciona 85 CV de potencia a las 5.500 rpm y 145 Nm de par desde los 1.900 y os aseguro que poco tiene que ver con el motor 1.2.

El 500 se convierte en un vehículo muy alegre y divertido que se mueve con rapidez como pez en el agua por las calles italianas. Las reacciones son sorprendentes y el trabajado sonido de la salida de escape acompañaba los cambios de nivel del pedal del acelerador.

Confieso que me hizo disfrutar de la conducción a cielo abierto como pocos lo han conseguido anteriormente y se me dibuja una sonrisa en la cara al recordar que la versión que llegará a España es la de 105 CV. Además el consumo es sensiblemente inferior al 1.2 litros.

En ambos casos el vehículo es ágil y muy manejable, la ciudad es el entorno idóneo para el pequeño utilitario y el cambio manual de cinco velocidades de cortos recorridos nos incita a jugar con él.

En definitiva me ha sorprendido el nuevo 500 desde todos los ángulos. Fiat ha sabido renovar su icono una vez más resultando ser moderno y actual a la vez que emana ese aire retro que le une con sus orígenes. Actualizar de este modo un vehículo no es nada fácil pero los italianos han sabido muy bien qué aspectos del vehículo debían tocar y cuáles no para preservar su espíritu.

Noticias relacionadas

Prueba Fiat 500 2015: Recorriendo las calles de Turín
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto