¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba Honda Civic 2022, el híbrido no híbrido

    Prueba Honda Civic 2022, el híbrido no híbrido
    20
    Javier Gómara
    Javier Gómara16 min. lectura

    El Honda Civic es uno de los coches más longevos del mundo. En sus casi cinco décadas de vida muchas cosas han cambiado, pero ahí sigue. Una nueva edición llega a los mercados, la undécima. Nosotros ya la hemos probado.

    El año que viene el Honda Civic celebra sus bodas de plata. 10 lustros danzando por todos los continentes del mundo como una pila que nunca se acaba. El compacto japonés ha ido cambiando al compás de la sociedad, introduciendo novedades y mejoras en cada una de sus ya 11 generaciones. En 2022 se introduce la nueva versión del Honda Civic, cambiado de los pies a la cabeza. Una vez la pregunta es la misma: ¿será el Civic que nos merecemos?

    Las sensaciones con el nuevo Civic van a más, basta con conducirlo para darte cuenta

    Echando la vista atrás es fácil descubrir que ha habido grandes generaciones del modelo japonés de Honda. Posiblemente las más famosas sean la cuarta, la quinta y la sexta, entre los años 1987 y 2000. La verdad es que desde la entrada en servicio del nuevo milenio el mundo y la industria del automóvil han cambiado mucho. La sostenibilidad, el ahorro y la electrificación marcan el compás de unos mercados necesitados de etiquetas medioambientales.

    Lo primero, y más notable que salta a la vista es el cambio de diseño en el nuevo Civic. De un plumazo, y en un giro radical de los acontecimientos, el Honda Civic pierde sus clásicas líneas atrevidas para caer en brazos de la sobriedad y el conservadurismo. Parece que el diseño ha corrido a cuenta de un alemán. Aunque mantiene afiladas líneas de tensión, como la línea de cintura, en líneas generales no transmite la misma agresividad que la generación anterior.

    Sus medidas no son propias del segmento de los compactos, pero lo es

    Habrá quien lo prefiera y quien no, pero está claro que es diferente. Una vez más el Civic sabe adaptarse a los tiempos que corren, y aunque ha eludido convertirse en un SUV, como muchos otros modelos de la época que sí han sucumbido, el aspecto dista mucho de aquellas generaciones que pasaron a la fama por sus modificaciones extremas y su deportividad sin estridencias. Lo que sí se ha mantenido de la generación anterior a esta es el exagerado tamaño para tratarse de un compacto.

    Superando la barrera de los 4,5 metros, decir que estamos ante un compacto puede herir algunas sensibilidades, pero hay que tener en cuenta que los límites de los segmentos también han crecido con el paso del tiempo. Antes sería considerada una berlina media, pero ya no. Todas las cotas crecen con respecto a la generación anterior, incluyendo la distancia entre ejes que ahora es 35 milímetros superior.

    Con 410 litros de capacidad, el maletero del nuevo Civic mantiene las proporciones

    Eso se traduce en un mejor espacio para los ocupantes. Gracias a una mayor superficie acristalada la sensación de amplitud es muy generosa. Las plazas traseras cuentan con espacio más que suficiente para pasajeros de hasta 1,8 metros de estatura. Aunque la homologación le permite incluir hasta cinco adultos, lo más recomendable es no pasar de cuatro ya que un tercero reducirá en confort de todos los ocupantes. Algo de lo que ya nos dimos cuenta en un primer contacto con el nuevo Honda Civic.

    Obviamente lo mejor es viajar en las plazas delanteras, donde los pasajeros disfrutarán de más espacio, una mejor visibilidad y, sobre todo, más chucherías tecnológicas. El equipamiento bate récord, y la 11ª edición del Honda Civic se establece como la más avanzada y la de mejor calidad hasta la fecha. El equipamiento se distribuirá en varios niveles o paquetes con los que podremos configurar un coche en función de nuestras necesidades, gustos o estilos.

    Aunque la presentación no es la más espectacular, la calidad de acabados es muy alta

    En el listado de equipamientos destacan elementos como: faros de LED, acceso y arranque sin llave, instrumentación digital con pantalla LCD de 10,2 pulgadas, carga y conectividad inalámbrica para smartphones, cámaras de aparcamiento, climatizador automático, equipo de sonido Bose con 12 altavoces y un amplio catálogo de asistentes a la conducción y elementos de seguridad recogidos por el programa Honda Sensing. Casi todas esas funcionalidades se gestionan desde una pantalla multimedia con 9 pulgadas de tamaño.

    Si bien hay mucho equipamiento donde elegir, hay pocas opciones mecánicas a las que echar el guante. El Honda Civic, tal y como mandan los cánones del medioambiente, sólo estará disponible en formato híbrido con la tecnología particular e:HEV de Honda. Emplea un motor de gasolina de atmosférico en ciclo Atkinson e inyección directa con dos litros de cilindrada. Este bloque principal se conecta con dos motores eléctricos, donde uno de ellos cumple la función de caja de cambios.

    El esquema híbrido es muy similar al del HR-V, aunque el motor y las prestaciones cambian

    Para completar el esquema se suma una batería de iones de litio con 72 celdas y 1,05 kWh de capacidad (más grande que la que emplean otros modelos híbridos de la casa). La potencia total del conjunto es de 184 caballos con un par motor de 315 Nm. Toda la fuerza se destina al eje delantero, y aunque sus cifras prestacionales no son excepcionales, el consumo homologado anuncia un gasto medio de 4,7 litros a los 100 kilómetros. El gran aliciente para la nueva generación de compradores.

    Al volante del Honda Civic 2022

    He de reconocer que el último híbrido de Honda que había probado fue el Honda HR-V, al que reconozco un gran esfuerzo de ahorro. En un principio el sistema híbrido es el mismo, aunque con un motor térmico más grande que supone un cambio radical con respecto al 1.5 del SUV. Hay muchas cosas buenas que se pueden decir del Civic, pero sin lugar a dudas me quedo con su comportamiento.

    El ya obsoleto Civic merecía un reemplazo híbrido de calidad, y lo ha recibido

    Aunque se trata de un híbrido, algo "diferente" a los que solemos ver en Toyota, no lo parece. Y eso es algo muy positivo. A mucha gente cuando conduce su primer híbrido le choca el ruido del motor de gasolina a altas revoluciones a pesar de ir circulando a un ritmo normal. Ese es, posiblemente, uno de los aspectos menos positivos de la hibridación, pero en el Civic esa sensación queda mucho más disimulada. No parece un híbrido.

    Lo primero es que la respuesta es más contundente de lo habitual en un coche HEV. Las cifras de prestaciones máximas son las que aporta el motor eléctrico delantero encargado de mover las ruedas, y eso supone que la entrega es inmediata y con bastante contundencia. Al Civic e:HEV no le cuesta ganar velocidad, la aceleración es muy progresiva y natural, de hecho ganas velocidad sin darte cuenta ya que ha mejorado mucho en su aplomo al ser más largo, más ancho y más bajo.

    La instrumentación 100% digital sólo está disponible en el acabado más alto

    Hay que reconocer que por las medidas el Civic es más que un compacto. Al coquetear con el segmento D, el aplomo y el confort de marcha son más típicos de un segmento superior. Como ya he dicho, la velocidad apena se nota porque apenas se transmite ruidos al habitáculo, otra cosa impropia de un híbrido, y eso que los cristales no son especialmente gruesos. Al acelerar fuerte el motor se revoluciona, pero no provoca esa sensación de rechazo de otros híbridos.

    En modo Sport el ruido del motor se amplifica en el habitáculo de una forma muy natural y deportivo

    Me ha gustado que aunque la aceleración siempre es constante, el coche simula un pequeño salto entre marchas, que en realidad no existen. El segundo motor eléctrico hace las funciones de caja de cambios y aunque no tiene transiciones lo simula para dar a los ocupantes esa sensación de empuje. Está muy logrado y ayuda a generar esa sensación de no ir conduciendo un híbrido normal (no me canso de repetir lo mismo, lo sé).

    El sistema multimedia es el típico de Honda. Menús claros y sencillez de uso

    El nuevo Civic es más rígido, un 20% más, gracias al empleo de nuevos materiales y métodos de fabricación. Se nota, pero no tanto como era de esperar por la cifra ya que la suspensión es algo blanda, completamente lógico teniendo en cuenta el enfoque del coche. Para durezas y locuras pronto hará acto de presencia el Honda Civic Type R que ya se ha dejado ver en algún que otro momento de su etapa de pruebas. Como venían diciendo, el Civic es más rígido, pero lo que más se nota es el chasis.

    Ese chasis está preparado para algo más, mucho más. El Type R deberá llevar al extremo las posibilidades de ese aumento de rigidez, y si el e:HEV se mueve como se mueve, solo cabe esperar que el deportivo sea al menos tan bueno como el actual. Eso sí, si queremos ahorrar tendremos que echar el guante a este. Sustituir el viejo 1.5 VTEC del Civic de 10ª generación no era tarea sencilla. Uno de los mejores motores de gasolina de su momento merecía un remplazo híbrido que, por lo menos, no resultara peor, y Honda lo ha logrado.

    Cuatro modos de conducción para el nuevo Honda Civic: Eco, Normal, Sport e Individual

    Y lo ha hecho con un comportamiento muy similar, pero con un ahorro significativo. No llega a ser la versión diésel anterior, pero no le queda muy lejos. La homologación delata un gasto de 4,7 litros a los 100 kilómetros, y aunque durante la presentación en ningún momento se buscó la máxima eficiencia, hay que decir que después de 155 kilómetros de ruta por la sierra de Madrid el consumo final del ordenador de a bordo fue de 5,3 litros. No me cabe duda que en una conducción más tranquila, buscando la máxima efectividad del sistema se puedan lograr consumos iguales o menores a los homologados.

    ¿Dónde está la pega? Pues la verdad es que no te puedo decir ningún defecto grave del coche. Los modos de conducción no hacen mucho, pero ahí están. Los modos de regeneración ayudan, aunque es tan eficiente que casi son imprescindibles. La pérdida de agresividad en el diseño y las pocas opciones de personalización son lo que menos me ha convencido, pero por todo lo demás declaro my grata sorpresa. El nuevo Honda Civic merece ser probado para comprobar que, a pesar de ser híbrido no se comporta como tal. El que lo pruebe lo verá y, posiblemente se lo comprará.

    Buena renovación para el Civic, mejora en todos los aspectos aun pasándose al lado híbrido

    Me temo que la clave del éxito y la popularidad del nuevo Civic dependerá del precio. Honda propone tres niveles de equipamiento: Elegance, Sport y Advance. Con una dotación de serie muy completa, la oferta de precios resulta de lo más atractiva. El nuevo Honda Civic arranca su venta en España con un precio de salida de 32.100 euros, sin ofertas o promociones (acabado Elegance). Ese mismo precio se puede aplicar al acabado Sport, aunque en ese caso es acogiéndose a alguna que otra promoción. Los concesionarios abrirán el libro de pedidos el próximo 1 de julio, realizando las primeras entregas a la vuelta de verano.

    Conclusiones

    Una vez más, y ya van 11, el Honda Civic se adapta a los tiempos que corren. El compacto no tan compacto, logra evolucionar para mostrar más tecnología, un poco más de espacio y una gama mecánica muy sorprendente. El híbrido no híbrido que logra destacar en muchos aspectos como comportamiento y consumos. Las primeras impresiones han sido tan positivas que podría considerarlo como el mejor híbrido del momento por su conducción. Bajo esa apariencia algo suave se esconde un coche muy bien hecho al que pocos fallos se le pueden sacar.

    En cuestión de gustos no hay nada escrito, ¿a ti qué te parece?

    Las mejores ofertas para Honda Civic de ocasión

    Honda Civic de segunda mano / Honda Civic de Km 0
    Prueba Honda Civic 2022, el híbrido no híbrido