Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Honda Civic Type R 2015

35

Honda nos ha presentado el Nuevo Civic Type R y lo hemos probado en carretera y circuito. Se mueve gracias a un motor 2.0 VTEC Turbo de 310 cv. Honda ha puesto toda la carne en el asador y el resultado es demasiado bueno.

Honda ha comercializado más de 20 millones de Civic en todo el mundo. La primera generación nació en 1972 y actualmente en nuestro mercado se comercializa la novena, aunque no todas estuvieron disponibles para comprarse en nuestro país.

El apellido Type R está reservado para las versiones más radicales del fabricante japonés y tal como dicen, todos estos modelos están concebidos con mucho más mimo, estudiados hasta el más pequeño detalle porque los ingenieros de Honda aspiran a crear la mejor experiencia de conducción deportiva como ya hicieron con el NSX, con el Integra y Accord.

Honda ha construido toda una referencia en el segmento de los deportivos compactos de tracción delantera y veamos porque:

Ingredientes para su éxito: motor, diferencial, suspensión adaptativa

El Civic viene haciendo ruido desde hace mucho tiempo antes de su presentación, lo vimos como concept, en fotos espías y Honda fue soltando como un cuentagotas pequeños datos de este super compacto hasta conocer su increíble tiempo en Nurburgring y todas sus cifras oficiales.

En vacío y con el depósito lleno pesa 1.380 kg

El Civic Type R se mueve gracias a un motor 2.0 VTEC Turbo de inyección directa que homologa una potencia máxima de 310 cv. Gracias a la tecnología VTEC, con control electrónico de apertura y elevación de válvulas asociado a turbo compresor garantiza que el motor tiene fuerza tanto a baja revoluciones como a altas, de hecho su par máximo de 400 Nm lo genera desde 2.500 rpm, lo que permite un amplio margen de utilización.

Otro dato interesante es que su eficiente motor cumple la normativa Euro 6, tiene unas emisiones de CO2 de 170g/km y homologa un consumo medio de 7’3L, que valorando su potencia máxima y su capacidad de aceleración (5’7 seg de 0 a 100km/h) me parece toda una pasada.

El motor está vinculado a una caja manual de 6 relaciones, con un recorrido de palanca de tan solo 40 mm, por ahora no habrá versión automática y no está contemplada, según Honda no hace falta una transmisión automática para disfrutar de toda la esencia del Type R.

Tiene un diferencial de deslizamiento limitado helicoidal tipo Torsen, que mejora la tracción cuando modificamos nuestra trayectoria, ¿merece la pena? Sin valorar la sensación de seguridad que transmite sobre el papel y a la hora de rodar con él, el diferencial ayudó a reducir en 5 segundos el récord obtenido en Nürburgring.

Para transmitir toda su capacidad de tracción y todo su potencial a la pista, el Civic se beneficia de un nuevo sistema de suspensión adaptativa reforzada de doble eje que garantiza su transferencia de potencia al asfalto, con el civic es posible entrar en un curva cerrada y una vez asentado presionar el pedal de acelerador a fondo, sin que las ruedas patinen y por lo tanto pierdan agarre.

En cifras, esa sensación de pérdida de tracción en esos casos ha sido reducida en un 55% con este sistema, en la práctica nos permite salir acelerando en curvas antes que cualquier otro compacto de características equivalentes

La suspensión adaptativa del Civic, que ha diseño puesto a punto específicamente para este modelo, controla de manera independiente cada rueda, monitoriza cada rueda y el estado del coche en milisegundos e incluso llega a limitar la carta sobre las ruedas en aceleración y frenada para garantizar la tracción y estabilidad del modelo. Como ves no han hecho “cuatro cosas” y listo, a este modelo le han metido mano muy a fondo.

Por cierto, los frenos tras sus increíbles llantas de 19” están firmados por Brembo, son los mayores frenos montados en un Type R, tiene pinzas de cuatro pistones y sus discos de 350mm están ventilados y perforados.

Aerodinámica: Un aspecto atractivo y funcional

Habrás oído que el Civic Type R tiene una velocidad máxima de 270km/h, siendo el único compacto deportivo en conseguir superar los famosos 250km/h y en además mantenerse con estabilidad a esos registros tan altos ¿cómo es eso posible?

El modelo luce un increíble pack aerodinámico que genera sustentación negativa, que facilitan el flujo del aire y aferra el coche al asfalto. El paragolpes frontal evita turbulencias que se suelen transmitir a las ruedas gracias a su diseño, lo que transmite una gran sensación de sujeción. Además la parrilla delantera permiten aprovechar el flujo de aire para refrigerar el motor, los frenos y transmisión.

Además en la parte superior y posterior de los pasos de ruedas delantero puedes apreciar dos tipos de salidas de aire, que tras refrigerar los elementos anteriormente citados continúan fluyendo y acariciando la carrocería sin generar turbulencias.

El super alerón trasero y su llamativo difusor trasero también optimizan las fuerzas de sujeción al suelo así como el fondo del coche que si lo ves desde abajo puedes comprobar como es prácticamente plano. Estas medidas están inspiradas en su modelo de competición WTCC

Modo deportivo: +R ¿Qué cambia?

Como buen modelo enfocado al rendimiento y a las sensaciones, el Civic Type R incluye un modo deportivo que se activa pulsando el botón +R a la izquierda de la instrumentación . Para activarlo tan solo hay que presionarlo y se puede activar en cualquier momento. Incrementa la respuesta del motor, mejor la aceleración en curva, gracias a una mayor estabilidad de su chasis y el vehículo aumenta su firmeza, a costa de perder algo de comfort de marcha.

La dirección se endurece ligeramente, el acelerador se vuelve más sensible, la suspensión adaptativa se vuelve más rígida en un 30% y el control de estabilidad y tracción reducen sus márgenes al mínimo, para mejorar la experiencia de conducción.

Primeras Impresiones

Lo hemos probado “a nuestro ritmo” por las calles de Bratislava. En cuanto me monto en él lo que más me llama la atención son sus increíbles asientos inspirados en baquets muy cómodos y tras arrancar el coche y escuchar su ronroneo, bastante sutil pero adelantando que es un coche muy serio, me fijo en su palanca de cambio y en la disposición de los mandos y la instrumentación.

En la calle y siendo medianamente travieso mi consumo medio ha sido de 10 L.

Seguidamente llama la atención el sistema multimedia situado sobre el modelo de climatización. Este sistema tiene el sistema Honda Connect que permite vincular nuestro telefono, crear una red wifi, bajamos algunas aplicaciones además de programar alguna ruta gracias a sus sistema de navegación.

Coronando el salpicadero tenemos una pantalla de información que puede mostrar, la hora, el dia de radio que estamos escuchando o las fuerzas G que estamos sintiendo así como la presión del pedal del acelerador o freno, la presión del turbo, cronómetro, temperado de agua así como la temperatura y presión del aceite…esto parece un coche de competición.

En sus primeros metros el Civic se muestra muy manso, y si eres comedido con el acelerador sus sensaciones pueden confundirse con las de cualquier compacto con una suspensión durita.

Se trata de un compacto deportivo con sabor a vieja escuela

El motor no parece turbo pues sube de vueltas de manera progresiva sin perder fuerza pero amigo si hundes el pedal del acelerador, la aguja del tacómetro se dispara, el tacto de la palanca de cambios es delicioso y al soltar acelerador y presionar embrague, -sorpresa- te motiva un increíble sonido de válvula de descarga que aumenta o disminuye su sonido según la rapidez a la que circules. Creo que estoy en una peli de A Todo Gas, Y me gusta.

Las primeras impresiones confirman lo que vemos, Honda ha construido un modelo deportivo muy serio, que nos trae el recuerdo de una época olvidada donde los GTIS eran coches que quitaban el sueño y ahora son únicamente modelos con llantas grandes y colores llamativos.

El Civic se comporta de una manera sorprendentemente ágil y constantemente nos desafía a probar y degustar su potencial, a encarar la próxima curva buscando un poco más el límite. Y el problema de todo ello es que el coche es super noble y transmite una gran sensación de seguridad y aplomo.

No ha parado de sorprenderme a cada km que recorría con él

Hacía tiempo que no me sentía tan vinculado a un coche de estas caracteristicas, pudiendo leer el estado del asfalto y sintiendo todo los movimientos de la carrocería que aún poniendole las cosas complicadas ni se despeina.

Puedo garantizarte que el Civic Type R te va a parece mucho más deportivos que modelos como un, -por ejemplo-, Audi S3 y casi igual de seguro en carretera en buen estado aunque el japones carece de tracción total.

Honda ha realizado un gran trabajo con su motor, tiene sensaciones de atmosférico en el sentido de que toda la fuerza del propulsor no está centrada en un pequeño margen de revoluciones y por la potencia que genera parece que la marca ha cambiado dos cilindros por un turbo.

Por supuesto un motor potente sin una puesta apunto que te permita exprimirlo no tiene sentido, pero en este caso, el fabricante ha hecho un gran trabajo general, donde todo convive en armonía. Las primeras impresiones son demasiado buenas.

He tenido la oportunidad de rodar con el modelo en El Circuito de Eslovaquia. Muy pronto te traeremos un vídeo y más impresiones. Por el momento te dejamos esta galería de fotos:

Noticias relacionadas

Prueba Honda Civic Type R 2015
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto