¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba Hyundai i20 N, sacado de la mejor juguetería

    Prueba Hyundai i20 N, sacado de la mejor juguetería
    18
    El Hyundai i20 N será el nuevo objeto de deseo de los amantes de las sensaciones al volante
    Alberto Pérez
    Alberto Pérez20 min. lectura

    Para todos los amantes de la conducción y las sensaciones más puras, Hyundai ha presentado el juguete definitivo, el Hyundai i20 N. ¿Es este el nuevo rey de los utilitarios deportivos? Su motor de 4 cilindros y 204 CV puede que tenga la respuesta a esta sana cuestión.

    Imagina por un momento que vuelves a la infancia y estás de visita en la juguetería más grande que recuerdes. Ahora piensa en qué juguete te llevarías a casa sin dudarlo ni un ápice. Es posible que muchos hayáis pensado en compraros unos muñecos guerrilleros, unos kits de LEGO o un coche teledirigido. Después de este pequeño ejercicio de imaginación, vamos a avanzar en el tiempo e imagina que tienes por delante todo un arsenal de vehículos deportivos pequeños a tu disposición, ¿cuál cogerías? Muy probablemente os decidáis por el Ford Fiesta ST o por el Volkswagen Polo GTI, ambas muy buenas opciones, pero ahora, desde Corea, llega una de esas locuras que no será capaz de dejar indiferente a nadie.

    Por supuesto hablo del Hyundai i20 N, todo un juguete de calle que es capaz de callar a muchos deportivos de primera orden en el apartado de prestaciones, deportividad y, sobre todo, de sensaciones al volante. El coreano se presenta como el claro rival a batir antes de que el Fiesta ST llegue al mercado bajo su puesta a punto de mitad de ciclo. Y su llegada ha servido para despertar los instintos más primarios y adolescentes que todos llevamos dentro.

    Exteriormente presenta nuevos detalles más deportivos

    Estética explosiva

    Si hay algo por lo que los pequeños GTI siempre se han caracterizado, ha sido por hacer gala de un diseño bastante neutral, aunque con ciertos apéndices concretos con los que diferenciarse del resto de la gama. Tenemos el ejemplo de esto del clásico Volkswagen Polo GTI, o los ya extintos Peugeot 208 GTI y Opel Corsa OPC. Sus atribuciones a lo estético pasan por unos parachoques algo más prominentes, unos pasos de rueda ensanchados (aunque esto sin excederse en las medidas) y algunos apéndices concretos, como algún alerón disimulado e integrado en la carrocería. No obstante, esta tendencia continúa a día de hoy en el Ford Fiesta ST o en su nuevo mayor rival a batir, el Hyundai i20 N.

    El nuevo frontal que ya conocimos en el Hyundai i20 “normal” continúa de manera muy similar aquí, aunque con unos nuevos detalles más llamativos en los extremos del parachoques, una parrilla con una trama de nuevo diseño o una línea de color rojo que rodea todo el bajo del modelo. A esto añadiremos un splitter inferior más prominente y unas aletas laterales con un apéndice final en forma de pequeña aleta.

    El Hyundai i20 N también presenta unas nuevas llantas de 18 pulgadas oscurecidas, las cuales alojan en su interior unas nuevas pinzas de freno con el sello N sobre ellas y que son capaces de parar al utilitario deportivo gracias al uso de unos discos de 17 pulgadas en el eje delantero y de 14 pulgadas en el trasero.

    Lo más llamativo posiblemente sea su alerón trasero

    Finalizando el ligero análisis de su estética, la trasera posiblemente es el lugar donde más llama la atención este pequeño utilitario de altos vuelo. Su difusor se presenta realmente prominente gracias al uso de una generosa moldura acabada en plástico negro; en ella se sitúa una cola de escape ovalada de generosas dimensiones y que se encuentra en el lado derecho. En el centro del mencionado difusor encontramos la ya clásica luz antiniebla triangular, y varias tiras de catadrióptricos. Por último, uno de los sellos de oro de este i20 N es su alerón situado en el techo y sobre la luna trasera. Este detalle le da al modelo ese toque macarra que a todos nos encanta.

    A grandes rasgos, el i20 N presenta una paleta de colores de hasta 7 tonalidades (gris, celeste, marrón, rojo, negro, azul y blanco), todas ellas se combinan con la mencionada línea roja alrededor de todo el bajo del modelo (menos el color rojo que prescinde de ella). Sus llantas no son opcionales ni presentan otras de diseño alternativo. Lo que ves es lo que Hyundai te da, puesto que el coche no tiene catálogo de extras u otras opciones alternativas.

    Un habitáculo muy convencional

    Y al igual que mencionábamos que su exterior es llamativo solo en ciertos apéndices, ya que el coche prescinde de excentricidades, lo mismo sucede en su habitáculo, ya que en este entorno el i20 N presenta pocas particularidades, algo que no es del todo negativo. En términos generales, el utilitario deportivo presenta unas buenas calidades de acabados, aunque en ciertos lugares predomina el plástico duro, tales como en los paneles de las puertas o partes del salpicadero; pero tampoco olvidemos que estamos ante un modelo del segmento B, por muy deportivo que sea, y con todo lo que ello conlleva que, por lo general, son unos acabados "menos premium” para hacer que el modelo sea más asequible para el gran público.

    el habitáculo no difiere en exceso de lo que podemos encontrar en otros Hyundai i20 "normales"

    Continuando con nuestro repaso del habitáculo, el i20 N presenta unos asientos delanteros específicos deportivos con el respaldo acabado en una sola pieza, nada de reposacabezas regulable aquí. Estos también poseen un tapizado propio de esta versión con detalles en color azul.

    Además de esto, la palanca de cambios es específica y posee una N dibujada en su cabezal, así como también ciertos detalles pintados en color azul. Donde más diferenciación hallaremos será en el propio volante, ya que cuenta con varios botones satélites; uno bajo cada brazo del volante donde se escribe nuevamente las letras N, así como un botón de color rojo en el que se lee “REV”. Este último será para activar o desactivar la optimización de las revoluciones automáticamente una vez reducimos de marcha. Los otros dos de color azul serán para seleccionar el modo de conducción N o, alternativamente, el modo Custom, que viene a ser un modo N personalizado.

    Molduras y pespuntes en color azul o detalles concretos en sendas pantallas frontales. La primera, la del panel de instrumentos, la cual es totalmente digital y presenta una diagonal de 10,25 pulgadas. En ella se podrá diferenciar el modo N del resto de modos de conducción más comunes en otras variantes mecánicas del i20. En la pantalla central de información y entretenimiento también encontraremos un modo deportivo específico en el que podremos cronometrar un 0 a 100 km/h o una vuelta a alguno de los circuitos del mundo, entre otras diversiones.

    La pantalla central posee su propio menú N

    En el resto de apartados, el i20 N continua presentando el mismo espacio habitable que un i20 “común” para sus plazas traseras, el cual es bastante bueno especialmente para las piernas. Por otra parte, el maletero continua con un volumen mínimo de 352 litros, mientras que su segunda fila de asientos se podrá abatir para alcanzar los 1.165 litros de capacidad máxima.

    Mecánica y precios

    En este apartado me saltaré el paso en el que hablo los acabados, pues el i20 N no tiene otras opciones de acabados que no sea la que ya porta el modelo. En otro orden de cosas, el utilitario deportivo presenta una mecánica de cuatro cilindros sobrealimentada por un turbo, con 1.6 litros de cubicaje, que es capaz de erogar una potencia máxima de 204 CV y 275 Nm de par máximo. Gracias a esto, el pequeño modelo coreano será capaz de ejecutar el 0 a 100 km/h en 6,2 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 230 km/h.

    El i20 N siempre contará con una transmisión manual de 6 relaciones, ya que no existe alternativa a esta a través de cajas automáticas (gracias, Hyundai), mientras que la potencia extraída de su motor de gasolina será enviada por completo al eje delantero. Hyundai ha puesto toda la carne en el asador para este pequeño juguete a través de una dirección retocada para ser más directa, unas suspensiones mucho más rígidas que las del modelo convencional, un diferencial autoblocante, así como el propio sonido que emana de su única cola de escape, el cual debería tildarse de una maravilla moderna.

    Su transmisión manual de 6 relaciones es uno de los pilares fundamentales del coche

    El precio oficial de compra de este coche parte de los 30.540 euros, los cuales, mediante algunas promociones de la compañía coreana puede situarse en los 26.640 euros. A este precio inicial únicamente podremos añadir el color exterior con el que queremos decorar nuestro deportivo. Las tonalidades, por lo general, tienen un coste adicional de 480 euros, mientras que los colores blancos tienen un sobrecoste de 220 euros. En el resto de apartados, el i20 N vendrá siempre equipado de la misma manera, es decir, a tope y con todos los extras posibles.

    Si analizamos fríamente cómo está el mercado actual de modelos, el i20 N podríamos catalogarlo como un coche realmente asequible, dadas las especificaciones que posee pero, sobre todo, las sensaciones que nos da al volante, sobre las que nadie podrá quedar indiferente bajo ningún concepto.

    Hora de quemar gasolina

    Como digo al comienzo de este artículo, el i20 N es todo un juguete para niños mayores, y esto se hace notar desde el primer momento en el que te sientas en el puesto de mandos y aprietas el botón de arranque. En ese momento, su motor sobrealimentado por turbo se dejará oír con un destacable bramido bronco, el cual será determinante a la hora de necesitar hacerte con un i20 N que poner en tu garaje. Porque sí, en el i20 N el sonido juega un papel prácticamente fundamental junto a otros apartados, como la caja de cambios o su durísima dirección y amortiguación. Este conglomerado de razones serán las que harán que te enamores perdidamente de este pequeño utilitario deportivo.

    Los botones de su volante harán las delicias de muchos

    En primer lugar debo ser totalmente sincero, y es que aunque llevemos el Hyundai i20 N situado en sus reglajes más blandos y confortables posibles, estos ya serán más duros que muchos vehículos que dicen llamarse “deportivos”. Su conducción siempre será deportiva, aunque sobre su selector de modos exista la posibilidad de insertar un modo “normal” o un modo “ECO” (¿por qué, Hyundai?). Sin embargo, este deportivo es capaz de volverse mucho más radical, en cuanto a rigidez de sus mandos, una vez pulsemos el mágico botón situado en el volante y a través del que podremos seleccionar el llamado Modo N y que debería ser casi de obligado uso en todo momento.

    Este modo salvaje es capaz de hacer que el i20 N vaya un paso más allá en todos los aspectos, desde el sonido, la dinámica o la propia sensibilidad de sus mandos; es decir, hacer de un buen deportivo, un auténtico devorador de gigantes. Y es que las sensaciones y el tacto de conducción que nos deja el modelo deportivo de Hyundai no podremos encontrarlo en prácticamente ningún otro modelo del mercado (a falta de probar la actualización del Ford Fiesta ST). El i20 N tiene ese regusto a modelo de hace varias décadas, donde lo único que primaba eran las sensaciones, las sensaciones más puras a través de un sonido embriagador y la poca suavidad de todos sus mandos. Este es un coche hecho para los auténticos amantes de la conducción, y nada más.

    En otras palabras, si lo que buscas es un coche que “te lo dé todo hecho”, entonces tendrás que buscar en otros fabricantes. Hyundai aquí ha puesto toda la carne en el asador y ha creado una auténtica máquina en la que no querremos volver a escuchar esa tediosa palabra llamada “autopista”; nuestro asfalto preferido será siempre el de las reviradas carreteras de montaña donde poder exprimir toda nuestra sed por las sensaciones al volante o, si nuestra cartera y disponibilidad lo permite, entrar en algún que otro trackday a hacer tiempos. Nuestro primer contacto con el coche fue precisamente sobre el trazado del Circuito del Jarama hace unos meses y ya quedamos encantados con lo que era capaz de ofrecer.

    La imagen del i20 N es muy agresiva gracias a unos nuevos apéndices de carrocería

    Entrando ya en un campo más terrenal, el Hyundai i20 N es un vehículo que podrá ser nuestro compañero diario siempre y cuando aceptemos que su tarado de conducción no será especialmente suave para una conducción urbana diaria; a cambio nos llevamos todas las ventajas que puede proporcionarnos un Hyundai i20 “al uso” y las especificaciones y sensaciones extras que solo la insignia N sabe hacer.

    Pero si lo que te preocupa es el consumo que pueda presentar el coche, lo cierto es que no es para nada asequible, en términos generales, sobre todo atendiendo a lo cautivador de su sonido y que antes de que te des cuenta estarás con la aguja de las revoluciones en lo más alto solo para poder disfrutar de esta melodía y sus abruptos petardeos. En ciudad en una conducción normal el consumo podrá girar alrededor de los 8,5 litros, mientras que en terreno extraurbano, como autopistas, este podrá bajar de los 7 litros sin mayores inconvenientes. No obstante, las cifras más altas las hallaremos en el momento en el que nos metamos de lleno en un domingo de curvas, donde los 10 litros será la visión que más tendremos en su medidor.

    Su maletero no es especialmente grande ni tampoco sus plazas traseras, pero todo lo que el i20 N se deja en especificaciones referentes a la habitabilidad te lo devuelve con intereses en aspectos relativos a su dinámica y conducción. Es un coche que siempre será duro en todos los reglajes o, en cambio, podrá ser más duro aún si así lo queremos. Si una de las cosas que más te importan es pasar desapercibido o no llamar la atención en particular, el i20 N no es un coche que robará muchas miradas, puesto que mucha gente ajena al sector podrá confundirlo con un i20 al uso pero con ciertas mejoras añadidas de aftermarket; y eso amigos, esto es lo que lo hace perfecto.

    Posiblemente la parte más llamativa sea su trasera

    Y como conclusión...

    ¿Que si me ha gustado el Hyundai i20 N? Este trabajo te da la posibilidad de probar infinidad de coches de todo tipo, pero el i20 N es uno de esos con lo que te gustaría cruzarte más a menudo pero que solo encuentras en unos pocos momentos puntuales de la vida laboral. El Hyundai i20 N me ha robado en corazón en todos los aspectos posibles. Un auténtico juguete de obligada adquisición para todos aquellos entusiastas y amantes por las sensaciones de conducción más puras, algo que, desgraciadamente, cada vez será menos recurrente y solo podremos obtener a través de hacernos con un coche como el Hyundai i20 N para recordar lo que era la edad dorada del disfrute al volante.

    Las mejores ofertas para Hyundai i20 de ocasión

    Hyundai i20 de segunda mano / Hyundai i20 de Km 0
    Prueba Hyundai i20 N, sacado de la mejor juguetería