Motor.es

Prueba Hyundai Kona Eléctrico, de otro planeta

Con cara de «alien» y cargado de tecnología, el Hyundai Kona Eléctrico sigue siendo uno de los EV más interesantes del momento a pesar de que su actual generación está al final de su vida comercial.

Prueba Hyundai Kona Eléctrico, de otro planeta
Hyundai Kona Eléctrico, más interesante tras su facelift

15 min. lectura

Publicado: 21/05/2023 10:00

La nueva generación del Hyundai Kona ya se ha presentado aunque aún faltan bastantes meses hasta que lo veamos en los concesionarios. Cuando un modelo alcanza la parte final de su vida comercial es cuando suene encontrarse las mejores ofertas así que quizá sea una buena oportunidad para pasarse al coche eléctrico. ¿Sigue siendo el actual Kona eléctrico una buena compra?

Te van a mirar: el Hyundai Kona Eléctrico no es apto para introvertidos

Nadie puede negar que el diseño del Kona no sea atrevido. Las finísimas luces diurnas mientras que los faros led principales se ubican en una posición más baja y la zaga recurre a un patrón muy similar con los grupos ópticos traseros divididos en dos. La versión totalmente eléctrica tiene sus propios rasgos como la inexistente parrilla frontal, que deja una parte delantera lisa en la que solo aparece la tapa de la toma de carga.

Tiene un aspecto menos crossover que las versiones con motor de combustión ya que las protecciones en plástico negro son más disimuladas y lucen el mismo color que el resto de la carrocería. También es diferente el paragolpes delantero, más anodino y con un claro enfoque aerodinámico.

Calcula ahora el precio de tu seguro de coche

¡Infórmate!

En la unidad de pruebas además destaca aún más gracias al llamativo color Dive Blue que el queda francamente bien y cualquiera diría que está inspirado en la película Avatar. Lo cierto es que más que un habitante de Pandora en aquel largometraje, recuerda más a un Alien con ruedas.

El color Dive Blue captura todas las miradas y es la única tonalidad exterior sin sobrecoste

No convencerá a todo el mundo pero tiene una imagen diferente y arriesgada no apta para quienes les guste pasar desapercibidos. Y qué queréis que os diga, sin parecerme bonito lo cierto es que admiro que Hyundai no haya sido conservadora. Se agradece que los fabricantes se adentren en diseños audaces, el mundo es para los valientes.

El todocamino urbano coreano tiene unas dimensiones exteriores de 4.205 mm de longitud, 1.800 mm de anchura y 1.565 mm de altura, por lo que se encuadra en el segmento B-SUV. Su competencia es cada vez mayor haciendo frente a modelos tan variados como el KIA e-Niro, Jeep Avenger, MG ZS, DS 3 E-Tense, Opel Mokka-e, Peugeot e-2008, Renault Megane E-Tech Eléctrico, MG 4 o Smart #1. ¿Ves? Su diseño le ayuda a destacar entre tantos rivales, Hyundai va a tener razón.

El interior del Kona facelift es más tecnológico

Por fuera un alienígena, por dentro una nave espacial. El interior es menos atrevido pero también resulta singular con varios detalles en acabado plateado que dan un aspecto metálico. Hay poca presencia de elementos mullidos pero muestra solidez en los ajustes y en general la calidad de realización es buena, al menos en los elementos que quedan más a la vista.

Buenos ajustes pero pocas zonas mullidas en el interior del Kona

El Kona EV está disponible con los acabados Maxx ,Tecno y Style y en todos ellos se equipa de serie un cuadro instrumentos completamente digital de 10,25 pulgadas que propone varios formatos de visualización de datos además de información básica relativa al funcionamiento eléctrico. En el acabado Style se añade un head-up display que complementa la información.

Por su parte el sistema de infoentretenimiento recurre a una pantalla táctil de hasta 10,25 pulgadas con una fila inferior de botones físicos que hacen las veces de accesos directos a las principales funciones y dos mandos giratorios. Una combinación que resulta útil y práctica.

Además de las funciones habituales y conectividad con Android Auto y Apple Carplay, el navegador incluye información de puntos de carga con diferentes filtros para la búsqueda y un menú específico orientado a su condición de eléctrico donde es posible limitar el nivel de carga o seleccionar un modo Invierno que mejora rodamiento de la batería con temperaturas bajas, por ejemplo.

El sistema multimedia tiene un manejo intuitivo

Acertadamente la climatización se encuentra en un módulo aparte con sus propios mandos físicos por lo que se maneja con facilidad y, salvo en el acabado Maxx, lleva una eficiente bomba de calor. Además, la consola central aloja un espacio con una base de carga inalámbrica y una toma USB-C, dos posavasos y un enorme compartimento situado debajo del reposabrazos central. También están los botones de selección de las posiciones de marcha.

Las plazas traseras han sido bien aprovechadas dejando espacio suficiente para pasajeros de hasta 1,85 m de estatura. El asiento central es claramente más estrecho e incómodo que los demás, pensado para un uso muy esporádico a pesar de que el túnel de transmisión es bajo y no estorba demasiado para poner los pies. Los asientos de los extremos pueden estar calefactados y además hay red tras el respaldo los asientos delanteros, una toma USB-C y un reposabrazos abatible. Esta zona carece de salidas de ventilación específicas.

Las plazas traseras son espaciosas pero el maletero tiene una capacidad algo escasa

Hay un buen espacio para pasajeros pero la capacidad de carga es bastante modesta. El maletero de la versión eléctrica del Kona tiene una capacidad de 332 litros lo que limita sus posibilidades como vehículo familiar. Quien necesite más puede ampliar el volumen hasta los 1.114 litros abatiendo los asientos traseros. La base del maletero se puede situar a dos alturas y bajo el piso hay una zona compartimentado donde se pueden colocar objetos pequeños y los cables de carga.

Dos versiones eléctricas con diferente potencia, batería y autonomía

El Kona juega un papel clave en la estrategia de electrificación de Hyundai. Su versión 100% eléctrica está disponible con dos potencias y baterías. La versión de acceso de este SUV con cara de «alien» tiene un motor de 100 kW (136 CV) junto a una batería de 39,2 kWh que homologa una autonomía eléctrica de 305 km.

En esta prueba he tenido oportunidad de convivir con la opción más prestacional y apetecible. Combina un motor eléctrico síncrono de imanes permanentes de 150 kW (204 CV) y una batería de polímero de iones de litio con una capacidad de 64 kWh. Es notablemente más potente que la variante de 100 kW pero curiosamente ambas versiones desarrollan el mismo par máximo, unos generosos 395 Nm.

El Kona Eléctrico carga a 100 kW de potencia en CC

Esta versión homologa 484 km de autonomía eléctrica, una buena cifra que mejora aún más en WLTP urbano llegando a los 660 km. Ésa es la teoría y en la práctica… se cumple. Durante la prueba, haciendo una conducción decididamente eficiente por todo tipo de vías –no solo ciudad-, he conseguido superar los 550 km con una sola carga con una media de 11,8 kWh/100 km. Brillante.

En una conducción despreocupada he logrado medias en torno a los 14-15 kWh/100 km. En ciudad y carreteras secundarias me ha sido inesperadamente fácil mantener medias por debajo de los 14,7 kWh que homologa en ciclo WLTP. Donde sufren muchos eléctricos es a ritmos elevados y el Kona EV también lo nota porque a velocidades de autopista el consumo se ha situado en torno a los 23 kWh/100 km.

No es un consumo destacado en ese ámbito pero la autonomía sigue siendo interesante. ¿Sigue sin convencerte un eléctrico para viajes largos? Con la compra del Kona EV, Hyundai brinda un servicio de préstamo gratuito de un vehículo de combustión un total de 15 días al año y en un máximo de 2 ocasiones anuales para ponerlo fácil.

En el Kona 100% eléctrico se pueden conseguir consumos muy bajos con poco esfuerzo

Desde luego la eficiencia es sobresaliente en los territorios donde se supone que se moverá la mayor parte del tiempo este crossover urbano extraterrestre. El aspecto menos convincente de su dinámica es el elevado ruido de rodadura que está muy presente a velocidades medias y altas. Espero que la segunda generación del Kona haya mejorado la insonorización de su cabina.

Con 150 kW las prestaciones son soberbias, mostrando una aceleración muy intensa y pasando la barrera de los 100 km/h desde parado en 7,9 segundos. También es bastante ágil, algo a lo que ayuda la suspensión trasera multibrazo, si bien el peso (1.685 kg) se nota en las inercias y la dirección tiene un tacto demasiado artificial.

Los programas de conducción son prácticos para buscar una conducción más alegre o eficiente

Para moderar su rendimiento, el fabricante coreano propone los modos de conducción Eco+, Eco, Normal y Sport. Las diferencias entre ellos son muy evidentes. Los programas Eco, Normal y Sport hacen lo que esperas que hagan y el modo Eco+ está pensado para usarse cuando queda poca energía en la batería y se necesita maximizar el ahorro porque reduce la potencia, optimiza la climatización y limita la velocidad a 90 km/h.

Los modos de conducción también cambian el nivel de retención pero el conductor lo puede ajustar a su gusto. Hay cuatro niveles de regeneración, desde uno sin nada de retención hasta otro que retiene mucho sin llegar a ser un modo de pedal único porque no llega a detener el coche.

El Hyundai Kona híbrido frente a uno de sus grandes rivales, el Toyota Yaris Cross

También se puede activar un sistema de frenada regenerativa inteligente que utiliza los sensores del radar delantero para elegir el nivel de retención automáticamente en función del tráfico. Reconozco que a mí nunca me termina de convencer este sistema, especialmente si el ajuste se puede hacer de manera muy sencilla con las levas como es el caso del Kona EV.

El cargador de a bordo es monofásico de 7,2 kW en el acabado Maxx y trifásico de 10,5 kW en los acabados Tecno y Style. También tiene carga rápida de hasta 100 kW lo que permite cargar la batería del 10% al 80% en 47 minutos. Batería que, por cierto, tiene una garantía de 5 años sin límite de kilómetros y de 8 años o 160.000 km de la batería de alto voltaje.

El precio de venta del eléctrico de Hyundai puede situarse por debajo de los 30.000 euros con descuentos y ayudas

El Hyundai Kona Eléctrico está a la venta desde 37.850 euros, que se puede quedar en 28.640 euros con los descuentos que promete la marca y las ayudas del Plan Moves III, en la versión de acceso de 100 kW con batería de 39 kWh. La variante de 150 kW con batería de 64 kWh tiene un precio de venta desde 42.850 euros y si se pueden aprovechar todos los descuentos disminuye hasta los 33.640 euros. Es un valor interesante para un modelo singular y urbanita con una magnífica autonomía.

Opiniones del Experto
ValoraciónNota8.2
Comportamiento8
Acabados8
Confort8
Equipamiento9
Consumos9
Diseño7
Habitabilidad8
Prestaciones9
Seguridad8
Pixel