¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

#SegundaMotoIndian Scout Sixty: Misma esencia, nuevo corazón

11

Con un nuevo propulsor de 999 cc, la Indian Scout Sixty llega a España preparada para los conductores de A2, con una potencia máxima de 89 CV y un precio 2.000 euros más asequible que la versión convencional. Bien posicionada por precio, sus dimensiones no cambian y su esencia, tampoco.

Es innegable que la Indian Scout esconde una magia especial. Ya no sólo por una larga tradición del modelo (prácticamente centenario), sino porque a lo largo de su historia, ha sabido adaptarse a los contratiempos y ha sobrevivido hasta nuestros días. Poco tiene que ver la moto de 2016 con las generaciones anteriores, pero una vez más, a finales de 2015, Indian nos sorprendía con un modelo de acceso: la Indian Scout Sixty.

Se trata de la misma Indian Scout que conocemos en cuanto a apariencia. Las medidas no han variado en absoluto, midiendo 2.311 mm de longitud, 1.562 mm de batalla y 635 mm de altura de asiento. La altura total es de 1.207 mm contando espejos y su anchura es de 880 mm. La diferencia radica en un nuevo motor más pequeño, de 999 cc y dos cilindros en V con una potencia máxima de 79 CV a nada menos que 7.300 rpm y un par máximo de 88,8 Nm a 5.600 rpm. Un modelo de entrada con mucha garra sobre el papel.

La estética está llena de detalles exclusivos

Es 2.000 euros más asequible que la Scout convencional y puede limitarse para A2

La Indian Scout Sixty se ofrece en menos colores que su hermana mayor. Tan sólo hay tres opciones: Blanco, negro o granate. Y además, el color del sillín tiene que ser negro a diferencia del contraste en camel que sí lleva la Scout más potente.

A decir verdad, la Sixty se diferencia en muchos detalles prácticamente imperceptibles de forma individual, pero en conjunto uno sabe que no es exactamente la misma moto. Por ejemplo, el faro delantero, el manillar, los muelles de la suspensión trasera y algunos embellecedores del motor son de color negro en vez de cromados. Y el conjunto parece otro. El gusto estético depende del estilo del usuario. Lo que está claro es que la Sixty es más discreta.

En cuanto a precio la moto parte de 11.590 euros aunque se ofrece un plan de financiación desde 89 euros al mes con una entrada de 4.881 euros y una última cuota de 5.057 euros, una opción más cómoda. Realmente la diferencia de precio con la versión más potente es de 2.060 euros (13.650 euros) aunque buscan públicos diferentes porque la de acceso puede limitarse para el permiso A2 mientras que el modelo convencional sólo puede conducirse con el permiso A.

En marcha

Subirse en la Scout Sixty es hacerlo en una vieja conocida. Misma llave, mismo arranque, mismas piñas, mismo feeling... Al encender la moto tenemos la sensación de que le falta personalidad de sonido. Nada que un escape no pueda solucionar, pero de serie su propuesta es demasiado discreta para una estética con una fuerte personalidad. Los primeros recorridos se hacen muy agradables porque el asiento monoplaza recoge de forma natural la posición de conducción con las piernas estiradas por delante de la cadera.

La caja de cambios es de 5 marchas, no de 6

Las marchas son largas y elásticas aunque pronto descubrimos que la caja de cambios no es de seis relaciones sino de cinco. Prefiriendo la caja de seis marchas, no es un gran problema contar con la de solo cinco porque la Sixty se defiende perfectamente en muchas relaciones a la misma velocidad, encontrando su punto más cómodo alrededor de las 3.500 rpm. A partir de 4.000 rpm comienza a pedir un salto de relación, aunque si abres gas y aguantas comprendes que la moto estira sin sufrir por encima de las 6.000 rpm. ¡Parece una deportiva!

En dimensiones es tan grande como su hermana mayor

Y realmente tiene una potencia más que de sobra incluso para usuarios del permiso A. La Indian Scout convencional impresionaba en exceso, pero la Sixty, que sigue sorprendiendo, está mejor planteada para el tipo de moto que es. Los componentes son más adecuados a una potencia que roza los 80 CV que a la que supera los 100 CV, con un solo disco de freno delantero de 298 mm y pinza de dos pistones (mismo tamaño detrás con pinza de un pistón), al que le falta un poco de mordiente a pesar de contar con ABS. Tampoco convence la suspensión trasera que amortigua poco en tramos bacheados pero si uno se toma la filosofía de la Sixty al pie de la letra (como moto de paseo), encuentra una máquina, no sólo cómoda, clásica y estilosa, sino agradable, funcional y muy fácil de conducir y conectar con ella.

Es muy manejable para el día a día, incluso con su elevado peso de 246 kg en vacío, porque cualquier usuario llega con los dos pies firmes al suelo gracias a su baja altura de carrocería. Salvo porque no hay ni hueco para la documentación de la moto, es una máquina perfecta. La mayor limitación la ponen los 880 mm de anchura que evita que podamos sortear pasos estrechos con la comodidad de otro tipo de motos.

Es muy manejable y su motor parece salido de una deportiva

Además, a diferencia de otras motos tipo ‘custom’, las estriberas van altas respecto al suelo y podemos salvar de tocar con ellas en algunas curvas; se puede inclinar los suficiente a ambos lados sin miedo a tocar, aunque si se fuerza es muy fácil llegar al suelo, pero tampoco es la intención ni de la moto ni del neumático, que por cierto está firmado por la propia casa. Es un neumático Indian, que en seco agarra bien, pero en mojado es más delicado. Las medidas son iguales que en su hermana mayor: 130/90 R16 delante y 150/80 R16 detrás. Y a pesar de contar con un depósito de 12,5 litros uno puede realizar más de 200 kilómetros sin saltar la reserva, lo que garantiza buenas excursiones sin parar con frecuencia. Todo depende de la distancia que uno esté dispuesto a recorrer. Si fuera mi moto, el recorrido sería realmente largo.

Tres colores disponibles y el asiento es negro, como su faro, embellecedores y otros detalles

Por supuesto, la estética termina de dar forma a un conjunto que en nuestra opinión está muy equilibrado, lleno de sensaciones y que deja el listón bien alto. Moderna pero clásica. Atrevida y discreta a la vez y por un precio asequible para que quiere algo diferenciador.

Indian Scout Sixty: Misma esencia, nuevo corazón
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto