Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Jaguar F-Pace First Edition, deportividad y distinción

24

El Jaguar F-Pace llega tarde pero con los deberes bien hechos de casa para poner en un aprieto a sus rivales. El primer SUV de los ingleses llega a nuestro mercado con una gama encabezada por una edición limitada tan exclusiva como su precio.

El Jaguar F-Pace se postula como el primer SUV del fabricante inglés. El inicio de una nueva estirpe de vehículos más polivalentes que pronto veremos en los concesionarios del felino, puesto que no será el último ni mucho menos. Su relación con Land Rover nos da mayor confianza a la hora de aventurarnos a probar este nuevo modelo pero os aseguro que os sorprenderá puesto que no es lo que esperábamos de él ¿O si?

Nuestra primera toma de contacto con el Jaguar F-Pace ha sido con la exclusiva edición limitada First Edition que ofrece una extensa dotación de serie y exterior más exclusivo, únicamente asociados a los motores de tres litros y a la tracción total. Una versión muy a tener en cuenta a la hora de decidirnos por ser propietarios del primer SUV del felino si nos decantamos más por la diferenciación que por la razón.

Apartado estético

Si nos vamos al apartado estético, el SUV de Jaguar se muestra con un diseño muy a la par de los últimos modelos lanzados por el fabricante. Sinceramente, le ha quedado un vehículo muy atractivo de musculosas líneas y refinamiento inglés. Podemos percibir las líneas de los Jaguar XE y XF de última hornada como el musculoso capó franqueado por faros LED de intimidadora mirada y una generosa parrilla principal. El nuevo todocamino añade además prominentes defensas que portan grandes tomas de aire laterales y las ya conocidas señas de identidad de los vehículos de esta categoría: abultados pasos de rueda, mayor altura al suelo y protecciones extra para los bajos.

El diseño del felino se adapta a la carrocería SUV

Pero hay algo que todo Jaguar lleva inherentemente, su deportividad, El F-Pace es un SUV más dinámico de lo habitual en este segmento y parte de este espíritu se puede observar desde fuera. Ya no sólo hablamos de su ya comentada mirada, sino que su carrocería luce una silueta muy atractiva al estilo de otros ya consagrados como el BMW X4, Audi Q3, Porsche Macan, Lexus NX o el Mercedes GLC Coupé. Desde su perfil lateral nos percatamos de sus branquias laterales y llamativas llantas que pueden alcanzar las 22 pulgadas de diámetro máximo según el catálogo de Jaguar, como es el caso de esta versión.

Un SUV de corte deportivo

El techo se despide en un spoiler trasero que integra a la tercera luz de freno y alcanza a la zaga con una insinuante inclinación que termina rápidamente debido a la altura de esta. Una vez en su trasera, nos llama la atención los faros de nuevo diseño de la marca que toman gran similitud con el Jaguar F-Type, el modelo que bien podría ser el antagonista del F-Pace en la propia marca a pesar de compartir la primera letra de su nombre. Del logrado deportivo, disponible en versiones coupe y cabrio, ha heredado sus llamativas ópticas que se extienden a lo ancho de la zaga y algo de su caída del techo. Bajo su iluminación queda el potente paragolpes trasero adornado con un difusor de gran personalidad y dos salidas de escape cromadas.

Mide 4,7 metros de longitud, 1,9 metros de alto y 1,7 de ancho, lo que le hace ser ligeramente mayor que sus rivales directos. A primera vista notamos que el Jaguar F-Pace es más que un SUV para ir por la ciudad, su perfil dinámico es capaz de levantar pasiones y girar cabezas allá por donde pase, sobre todo si nos hacemos con las unidades de acabados más deportivos. Versiones que llegan a su culmen, por el momento, con el Jaguar F-Pace First Edition como el que hemos tenido en nuestro garaje. Para hacernos una idea, esta edición especial limitada, cuenta con las defensas más deportivas, dos tonos de carrocería exclusivos y las enormes llantas de 22 pulgadas que se convierten en su primera señal de distinción entre el resto.

La zaga rescata rasgos del nuevo Jaguar F-Type

Habitáculo

Una vez dentro de su interior, el F-Pace muestra un habitáculo digno de todo Jaguar e incluso nos atrevemos a decir que notamos un especial cuidado, suponemos que por ese cariño especial que se tiene al lanzar un modelo completamente nuevo. Da una gran sensación de calidad de materiales. En ciertos detalles secundarios podrían haber empleado materiales más exclusivos pero estos no desmerecen en absoluto la percepción general.

Nuestra edición especial está dotada de un tapizado integral en piel Windsor. El sistema de info-entretenimiento llamado inControl Touch Pro con pantalla táctil de 10.2 pulgadas es el más actualizado que tiene la firma, muy similar al del su reciente berlina media, el Jaguar XE, por lo que respiramos aliviados de no volver a encontrarnos con un sistema algo anticuado y lento a la hora de su manejo. Al contrario, el salto del equipo multimedia es notable con un diseño muy intuitivo y fluidez a la hora de navegar por sus menús.

A diferencia de lo que podríamos esperar debido a su apariencia externa, el interior es uno de los más espaciosos de su segmento. Los ocupantes de sus cinco plazas gozan de una gran amplitud y libertad de movimientos, siendo sobresaliente aún más la altura para las cabezas y espacio para las piernas de las plazas traseras. Nuevamente dos adultos viajarán cómodos atrás, pero la tercera plaza se ve algo mermada a causa de su sobreelevación y el túnel central que pasa entre los pies. Las plazas delanteras son las que mejor puntuación tienen en este aspecto con un agarre y comodidad notables. En algunos casos resulta muy práctica la regulación eléctrica de los respaldos traseros. Básicamente encontraremos un interior trasplantado desde el nuevo Jaguar XE.

Un habitáculo espacioso para las plazas posteriores

Por otro lado disponemos de un maletero que ofrece hasta 650 litros de capacidad sin renunciar a ninguna de sus plazas y 1.825 litros sólo con dos plazas dependiendo del tamaño de nuestra rueda de repuesto. En nuestro caso portamos bajo el maletero una rueda completa de 22 pulgadas exactamente igual que las exteriores, opcional de medidas 265/40, y es por eso que el piso de este ha sido elevado unos centímetros que nos restan algo capacidad y eliminan el doble fondo. Es el handicap resultante de garantizar que nuestro flamante vehículo no sea visto con una rueda ridícula respecto al resto, además el piso del maletero es muy recto por lo que apenas notaremos pérdida sustancial a la hora de transportar equipaje y otros bultos.

Siguiendo con la dotación de este modelo, destacamos su cuadro de mandos digital con pantalla de 12.3 pulgadas que muestra toda la información de forma dinámica con transiciones entre pantallas e imágenes de forma fluida. Otro aspecto a señalar es el Head-Up Display que si bien no es tan nítido como el de sus rivales nos aporta un plus en seguridad ofreciéndonos información útil sin tener que despegar la mirada del parabrisas. Aunque todo el habitáculo resulta cómodo y gratificante no nos ha quedado del todo claro la practicidad que aportan los controles de los cristales en una posición tan alta sobre la puerta del conductor al estilo de su hermana Land Rover. Cuando buscamos el elevalunas en su posición natural nos encontramos con botones pero estos son los de memorias de posición del conductor. Hay que habituarse a ello.

Tecnología actualizada

De forma opcional podemos equipar a nuestro F-Pace de un sistema de apertura manos libres del maletero, ese que te permite abrir su portón con el gesto de asomar un poco el pie bajo el paragolpes trasero. Hablando de sistemas de aperturas, nuestra unidad dispone de la "Activity Key", una pulsera que puede actuar como llave para abrir y cerrar el vehículo, que no arrancarlo, fabricada en un material flexible, resistente e impermeable. Esta llave en forma de pulsera está pensada para los propietarios más aventureros que no tengan demasiado espacio para guardar objetos mientras practican deporte. Acercar la pulsera a una zona específica del portón servirá para cerrar o abrir nuestro vehículo con un simple gesto

Diseño y lujo es lo que encontramos en el habitáculo del SUV de Jaguar

Motor y prestaciones

Bajo el capó encontramos un propulsor turbodiésel 3.0 litros V6 que se posiciona como la opción de gasóleo más potente en su gama. Este seis cilindros desarrolla 300 CV a sus cuatro ruedas motrices. Tanto para ciudad como para carretera resulta una de las mejores opciones en este modelo puesto que nos permitirá conducir alegremente sin la necesidad de afectar de forma notable nuestra economía. El V6 gasolina es más rápido, sin embargo el turbodiésel empuja mejor desde un bajo régimen de revoluciones gracias a su enorme cifra de par (700 Nm a partir de 1.750 rpm). con esta configuración finaliza el 0 a 100 km/h en 6,2 segundos.

No nos sorprende que el consumo real, unos 8 l/100km, se aleje del homologado pero este seguirá siendo contenido como para mover a un vehículo de casi 1.900 Kg con tracción a las cuatro ruedas. El nuevo cambio automático de ocho velocidades ZF que usa Jaguar Land Rover brilla en su trabajo buscando la marcha más larga cuando escogemos el modo de conducción más económico y estirándolas activando el más deportivo. Su funcionamiento es suave recordándonos que mayoritariamente no nos hace falta un doble embrague. Su selector de marchas es la ya clásica rueda que sale del túnel central, si eres de los que prefieren gestionar el cambio manualmente dispones de un par de levas tras el volante que te serán de gran utilidad.

En su comportamiento destaca sin duda su carácter deportivo. Si conocemos la estrecha relación entre Jaguar y Land Rover es fácil caer en la trampa de creer que este F-Pace se basa en algún modelo de la marca hermana pero no es así. El F-Pace toma como base al nuevo Jaguar XE del que hereda su plataforma fabricada en un 80% de aluminio y varias de sus mejores características. Sin embargo Jaguar ha aprovechado la sinergía entre ambos fabricantes y ha dotado a su primer SUV de la tracción 4x4 "All Surface Progress Control" de funcionamiento y eficacia muy similar al "All Terrain Progress Control" de Land Rover pero adaptada para el enfoque más dinámico del felino.

Un V6 diésel que resulta rápido, eficiente y divertido de conducir

El F-Pace no equipa ni reductora ni suspensión neumática pero si amortiguadores de dureza variable. El sistema de tracción integral funciona de forma automática derivando todo el par a las ruedas traseras la mayor parte del tiempo y equilibrando los porcentajes a tiempo real dependiendo de las necesidades de tracción. El reparto de par puede llegar hasta el 50% para cada eje. Nuestra unidad equipa más tecnologías como el Jaguar Drive Control con cuatro modos de conducción y la dirección variable.

Aunque no sea su perfil primario, la conducción off-road queda resuelta mejor de lo esperado. Sus 21 cm de altura libre al suelo y los más de 52 cm de vadeo le hacen ser un vehículo muy capaz. Nada le tiene que envidiar un F-Pace a los propietarios de un Land Rover si no entran en terrenos demasiado exigentes. Posee un comportamiento más que destacable cuando circulamos fuera de la carretera, pero para serte sincero si tu buscas un mayor rendimiento off-road en Land Rover encontrarás modelos más acordes a ti, como es lógico.

Pero hablemos de su comportamiento. El Jaguar F-Pace posee un chasis heredado del Jaguar XE que aunque se comporta muy bien se notan mayores balanceos respecto al XE debido a su nueva carrocería SUV. Encontramos ciertas inercias debido al tamaño y al peso del vehículo, pues aunque usa una plataforma de aluminio sus 1.9 toneladas de peso siguen siendo una cifra importante que manejar, más cuando actualmente las cifras sobre la báscula se tienen más en cuenta.

El F-Pace equipa la ultima versión del sistema multimedia de Jaguar

Jaguar apuesta por un enfoque más deportivo en su SUV con una suspensión firme que nos da la sensación de mayor dinamismo en la conducción sin embargo también nos ofrecerá una mayor lectura de las irregularidades del asfalto, algo que puede echarnos para atrás si buscamos un vehículo enfocado al confort. Este dato también es el resultado de haber montado unas llamativas llantas de 22 pulgadas de perfil bajo en esta edición especial. Está claro que si queremos que nuestro F-Pace sea más confortable, y de paso deshacerse de algunas décimas de consumo, sería conveniente escoger unas ruedas más cómodas, quizá de 19 pulgadas, y no tan visuales.

Capacidad off-road herencia de Land Rover

Con el modo sport activado el vehículo sufre una ligera transformación que nos recuerda los fieros que pueden ser los felinos cuando salen de cacería. Además podremos pisarle a gusto al acelerador ya que no tendremos porqué temer una posible desmesurada ingesta del combustible. La autopista es su terreno preferido donde los viajes largos de hacen de forma cómoda resolviendo con agilidad las curvas que se nos presenten, la reducción del peso en unos 100 Kg da un resultado muy favorable.

El aislamiento acústico contribuye al confort de la marcha y relajación de sus ocupantes. En ciudad su gran tamaño puede ser fácilmente controlado gracias al sistema de cámaras de 360º que dispone como ayuda al estacionamiento, además de los pertinentes sensores y la mayor asistencia a la dirección a poca velocidad.

Aunque tarde, el F-Pace es un SUV deportivo capaz de enfrentarse a sus competidores más veteranos

Conclusiones

El Jaguar F-Pace es un vehículo muy deportivo y rápido, sobre todo con los motores de seis cilindros. Su amenazante aspecto te hace pensar que es un todocamino enfocado únicamente al dinamismo pero te sorprenderá cómo se mueve fuera del asfalto gracias a la inestimable experiencia de Land Rover en este terreno. El primer SUV de Jaguar posee un aspecto muy fiero, sinceramente nunca pensé que el diseño de la marca pudiera quedar tan bien sobre una carrocería sobreelevada pero el resultado salta a la vista. Los diseñadores de la marca inglesa han creado un SUV rápido y ágil de aspecto imponente.

Sin lugar a dudas ha sido una de las últimas marcas premium en sumarse a la fiebre SUV pero a mi juicio, aunque algo tarde, han llegado con una interesante alternativa al mercado. Un digno rival para los BMW X3/X4, Mercedes GLC/GLC Coupe, Audi Q5 y Porsche Macan. La edición especial que hemos probado tiene un precio de venta elevado respecto a sus rivales pero debemos de tener en cuenta que se trata de un modelo con mayor equipamiento que sus contrincantes a lo que sumamos además el hecho de formar parte de una tirada de sólo 2.000 unidades. La exclusividad hay que pagarla. El apartado confort es sobresaliente y las salidas fuera del asfalto se harán con total tranquilidad y efectividad, aunque claro que un SUV de enormes llantas de 22 pulgadas tiene como mayor propósito ser victima de las miradas que toman un sendero de tierra pasa subir una montaña.

Noticias relacionadas

Prueba Jaguar F-Pace First Edition, deportividad y distinción
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto