¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba KIA Ceed 2022, nueva portada para un libro de éxito

    Prueba KIA Ceed 2022, nueva portada para un libro de éxito
    20
    Javier Gómara
    Javier Gómara15 min. lectura

    Uno de los productos más solicitados de KIA se renueva con la discreción que siempre le ha caracterizado. El KIA Ceed 2022 puede que no sea el más vendido de su categoría, pero sin lugar a dudas es una de las mejores opciones.

    Los coreanos siempre han sido mucho más discretos de lo que deberían. Sus productos ya no son aquellos que no destacaban por absolutamente nada. Hoy son coches de lo más racionales y lógicos. Su compra pocas veces defrauda, y el KIA Ceed es uno de los mejores productos que tienen en el porfolio. La tercera de sus generaciones sufre ahora un restyling, un pequeño lavado de cara que le permitirá enfocar la segunda etapa de su ciclo comercial con más tirón.

    La parte delantera recibe casi todos los cambios estéticos de exterior

    Como venía diciendo, estamos en la tercera de las ediciones del Ceed, la primera tras deshacerse del inútil e innecesario apóstrofe que siempre le había caracterizado. Puede que no se diferencie mucho con respecto al modelo lanzado en 2018, pero ahí está la clave. En KIA hicieron un buen trabajo de diseño, así que para la actualización de 2022 tan solo han tenido que hacer cuatro ajustes mínimos.

    Defensas delanteras y traseras, ópticas frontales, llantas y unos espectaculares faros traseros reciben toda la atención (solo en los modelos GT). En esencia es el mismo coche, aunque con un aspecto algo más maduro y refinado gracias a mucho recurso de cromados. A diferencia del lanzamiento original, toda la familia se ha beneficiado de los cambios a la vez, es decir, también podemos hablar de novedades en el Ceed Tourer, y el ProCeed, el infravalorado shooting brake que ha pasado con más pena que gloria por los concesionarios. Una pena.

    El toque más juvenil y desenfadado del KIA Ceed proviene de una gama de colores actualizada. Una paleta de tonalidades variadas, cuatro de ellos nuevos, donde nos encontramos pinturas tan llamativas como el Naranja Fusion o el verde Experience. La verdad es que casi cualquier color le sienta bien, y si ya se combina con el acabado GT o GT Line, el resultado es mucho más atractivo gracias a llantas de hasta 18 pulgadas y detalles particulares.

    De puertas para fuera hablamos de un restyling de libro, y de puertas para dentro también. La disposición de los elementos es la misma que ya conocíamos. La única diferencia radica en que esos elementos ahora son más avanzados o grandes. La calidad de los acabados no varía y se mantiene en un nivel superior al estándar de la categoría. De hecho, como ya dije en su día, puede plantar cara a muchos modelos de la realeza europea que ya no son lo que eran. Sí, me refiero al Volkswagen Golf.

    El interior del Ceed 2022 es un sitio agradable en el que alojarse. No se echa en falta nada, pues una vez más KIA sigue planteando las bases de un producto excelente en la relación precio-producto. La gama consta de los habituales niveles de equipamiento: Concept, Drive, Tech, GT-Line y GT. A cada salto que demos mejoramos la oferta tecnológica, y también, de paso, mejoramos el aspecto general con paquetes estéticos particulares.

    Como no podía ser de otra manera para un compacto de nueva generación, la tecnología es amplia y variada. Gracias al restyling suma elementos nuevos como, por ejemplo: faros full LED, cuadro de instrumentos digital con pantalla de 12,3 pulgadas, Android Auto, Apple CarPlay, cargador inalámbrico, sistema multimedia con panel táctil de hasta 10,25 pulgadas y un completo equipo de seguridad, servicios conectados mediante la app KIA Connect y asistentes a la conducción de nivel 2 con funcionalidades añadidas mediante el paraguas del programa KIA DriveWise.

    El habitáculo muestra mucha calidad con amplio equipamiento. Nada que echar en falta

    Todo esto se suma a una dotación generosa ya existente que no cambia. A fin de cuentas, no es solo la tecnología disponible lo que resulta llamativo en el KIA Ceed, si no el precio de todo. Por supuesto, huelga decirlo, toda la familia de carrocerías se beneficia de las mejoras tecnológicas. El KIA ProCeed sigue siendo el más generoso en su equipamiento desde un punto de salida, limitando sus versiones a dos únicos acabados GT-Line y GT. Este último con una oferta mecánica limitada.

    Como hablamos de un facelift y no una nueva generación, no se ha producido una alteración en las cotas, ni exteriores ni interiores. Gracias a sus múltiples carrocerías, el Ceed puede adaptarse a las necesidades de muchos clientes. El compacto de cinco puertas es el más tradicional en su enfoque y capacidad con un maletero mínimo de 357 litros para las versiones MHEV y de 395 para las versiones térmicas normales. Le sigue el ProCeed con 594 litros de maletero y el Ceed Tourer con unos inmensos 625 litros (437 en el PHEV).

    La calidad del interior es superior al estándar del segmento, mostrando muchas superficies de tacto blando y agradable

    Es hora de adentrarnos en uno de los terrenos donde más ha cambiado el compacto coreano, la mecánica. Las nuevas normativas europeas obligan a una actualización en motores para cumplir con las exigentes normativas de emisiones. Por ese motivo, el Ceed se desprende de gran parte de su gama habitual para dejar espacio a versiones electrificadas. Sistemas Mild-Hybrid de bajo coste se vuelven habituales en la gama más comercial, pudiendo llegar a disfrutar de unidades híbridas enchufables en la carrocería Tourer.

    La gama arranca con el 1.0 T-GDI de gasolina con 100 caballos y cambio manual. Ese mismo bloque puede incrementar su rendimiento hasta los 120 caballos optando además por una transmisión automática de doble embrague y siete marchas. Una vez ahí nos adentramos en las versiones MHEV. En un primer escalón está el 1.0 MHEV de gasolina con 120 caballos (motor nuevo a partir de 2022). Le sigue el diésel MHEV de 1.6 litros y cuatro cilindros con 136 caballos con cambio manual o automático.

    El nuevo motor 1.5 de gasolina mejora el refinamiento de marcha reduciendo los consumos

    La familia motriz se completa con la incorporación del nuevo 1.5 T-GDi MHEV de gasolina con 160 caballos que siempre llega aliado con la transmisión automática de doble embrague y siete marchas (sustituye al antiguo 1.4 TGDi). Como colofón en prestaciones, y únicamente disponible en las variantes GT del compacto de cinco puertas y el ProCeed, encontramos al motor 1.6 T-GDi de 204 caballos y cambio automático de siete velocidades. Una unidad muy interesante porque ofrece buenas prestaciones a precios contenidos.

    Fuera de la gama, digamos convencional, encontramos un híbrido enchufable, exclusivamente atado al Ceed Tourer. Presenta un motor de gasolina atmosférica de 1.580 centímetros cúbicos al que se le suma un motor eléctrico delantero y una batería de iones de litio de 8,9 kWh de capacidad bruta. El conjunto desarrolla una potencia máxima de 141 caballos y 265 Nm de par. Según datos homologados, la autonomía eléctrica en ciclo WLTP es de 47 kilómetros, con una potencia de carga de 3,3 kW en C.A.

    Al volante del KIA Ceed 2022

    Como era de esperar los cambios no son lo suficientemente radicales como para hablar de un coche nuevo, y eso no es tan malo como parece. Desde el lanzamiento de la tercera generación, el Ceed me ha parecido una de las compras más lógicas y razonables de la categoría. Un compacto atractivo, bien presentado, con calidad y espacio que no cuesta un dineral. El factor económico cada vez resulta más importante en los tiempos que corren.

    Los ingenieros y desarrolladores no han metido mano en la configuración dinámica del Ceed. Su chasis es el mismo que había, y los mínimos ajustes que se hayan podido hacer en la dirección y el control son prácticamente imperceptibles. En cambio, sí que me ha resultado más maduro y cómodo en su rodadura. Ya sea por un mejor aislamiento o por una mejor filtración de la suspensión, el nuevo Ceed pisa con más aplomo y más refinamiento. Un punto añadido que mejora lo pasado.

    En marcha ha ganado calidad de rodadura. Muy comprometido con el confort

    Las mecánicas siguen sin estar tan afinadas como las de otros modelos europeos como el SEAT León o el Peugeot 308, pero gracias a nuevos ajustes y la entrada en juego de sistemas de ahorro, recortan la brecha de consumo significativamente. El hecho de contar con versiones mínimamente electrificadas mantiene controlados los gastos con la ventaja añadida de homologar en gran parte de la gama la ventajosa etiqueta ECO de la DGT. Un recurso comercial muy demandado.

    El híbrido enchufable, recuerda que solo está disponible en la carrocería Tourer, ofrece un motor de gasolina de cuatro cilindros y 1.6 litros de inyección directa al que se le acompaña de un motor eléctrico delantero y una batería de iones de litio de 8,9 kWh de capacidad bruta. Con todo ello anuncia unas prestaciones de 141 caballos y 265 Nm de par motor con una autonomía de 47 kilómetros en modo 100% eléctrico. Para la recarga opta únicamente por sistemas de corriente alterna con una potencia máxima de 3,3 kW que le permitirá recuperar el total de la pila en menos de tres horas.

    Esta unidad es la única que se ofrece con la etiqueta CERO de la DGT, aunque el precio de compra se dispara hasta convertirse en una de las alternativas más caras de la familia, muy cerca del valor de mercado del ProCeed GT-Line. A pesar de ello resulta interesante por la suavidad de su marcha, aunque una vez agotada la vida de la batería el motor atmosférico puede disparar el consumo. Alternativa ideal para aquellos que no realicen más de 50 kilómetros diarios y que tengan a mano un enchufe en el que recuperar la pila por la noche.

    Plazas traseras muy bien aprovechadas. Aptas para pasajeros de más de 1,85 metros

    A fin de cuentas, tal y como vengo diciendo desde el principio de esta prueba, KIA busca atacar al cliente del segmento C que se preocupe por cada euro que gasta. Desde ese punto de vista pocos, por no decir ninguno, pueden plantar cara al modelo coreano. El precio de salida del KIA Ceed 2022 es de 14.300 euros, ofertas y promociones incluidas. Esa cantidad hace referencia a un modelo compacto con mecánica 1.0 T-GDi de 100 caballos, cambio manual y acabado Concept de acceso.

    Si subimos en la escalera de precios, el siguiente es el KIA Ceed Tourer en versión de gasolina convencional, ofrecido desde un mínimo de 15.550 euros, incluyendo ofertas y promociones. Una vez superada, podríamos llamarla gama "normal", el Ceed Tourer PHEV lo encontramos disponible desde unos muy asequibles 21.050 euros, con ofertas y descuentos. El más caro de la casa es el KIA ProCeed con un coste nunca inferior a los 23.900 euros, con ofertas. Para mí, la opción más interesante es el compacto con acabado GT-Line y motor 1.6 diésel MHEV de 136 caballos y cambio automático, disponible desde 25.689 euros, con promociones.

    Conclusiones

    El KIA Ceed no cambia, aunque cambia. Las modificaciones realizadas en los modelos de 2022 mejoran lo existente. Nueva apariencia, más tecnología y una gama mecánica más sostenible y eficiente. Lo que se dice un restyling de libro que mantiene al coreano como una de las mejores alternativas de la categoría. Su discreción está al mismo nivel que sus cualidades. Deberían venderse muchos más de los que ya lo hacen, porque realmente es un producto al que muy pocas pegas se le pueden poner.

    El Ceed es un gran compacto. No destaca en nada, pero cuesta sacarle pegas importantes
    Prueba KIA Ceed 2022, nueva portada para un libro de éxito