¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Mercedes Clase E 300 de, diésel con etiqueta Cero (con vídeo)

20

¿Cuál es el sentido de combinar un sistema híbrido enchufable con un motor diésel? En Mercedes opinan que ambas cosas pueden ser complementarias y es el único fabricante que propone esta combinación. Probamos el nuevo Mercedes Clase E 300 de para descubrir sus ventajas e inconvenientes.

Híbrido enchufable y diésel, ¿tienen sentido esta configuración que propone Mercedes?

Mercedes ha anunciado que en 2020 ofertará hasta 20 híbridos enchufables en su gama. Hemos probado una de las propuestas más llamativas, el nuevo Mercedes E 300 de ¿Y qué tiene de especial? Es un híbrido enchufable que no está asociado a un motor de gasolina, que sería lo habitual, sino que lleva un motor diésel. Mercedes es el único fabricante que recurre a esta combinación ¿Tiene sentido unir un sistema híbrido a un diésel? Vamos a verlo.

Esta versión híbrida enchufable diésel está disponible tanto para la carrocería familiar como para la versión familiar. El Coupé y el Cabrio se quedan fuera de la oferta. Estéticamente no hay apenas diferencias entre el E 300 de con respecto a las versiones convencionales del Clase E. Básicamente todo se reduce los emblemas “EQ Power” de las aletas y a la tapa que se ubica debajo del piloto trasero derecho y que esconde en su interior la toma de recarga de la batería híbrida.

En el interior tampoco hay cambios aparentes. Delante gozamos del mismo confort y espacio que en las versiones con sólo motor de combustión. La atmósfera es lujosa, con materiales de mucha calidad, un diseño llamativo y todo el equipamiento que podamos imaginar. En las plazas traseras tampoco se ha perdido espacio porque la batería híbrida se ha situado detrás de los asientos.

El puerto de carga está bajo el piloto trasero derecho

Lógicamente, esa ubicación de la batería de alta tensión sí perjudica al volumen de carga. El sedán pierde 140 litros para ofrecer un maletero de 400 litros. El E 300 de Estate resta 160 litros, quedándose en 480 litros que no es mucho para un coche que mide casi 5 metros de largo. Además queda un notable escalón en el espacio de carga que puede dificultar el transporte de objetos grandes.

El E 300 de lleva la tercera generación del sistema híbrido de Mercedes. Si no os acordáis de las dos anteriores no pasa nada, es algo normal porque la verdad es que se vendieron muy poco. Hoy en día la electrificación por fin ha tomado impulso entre el público así que parece que en este ocasión sí llega en el momento ideal.

Esta nueva generación de la tecnología híbrida enchufable EQ Power se presenta en el Clase E en dos formatos: El E 300 e y el E 300 de. Las diferencias son que el E 300 e recurre a un motor de gasolina y que el E 300 de emplea un motor diésel. Es decir, la parte eléctrica es igual y sólo cambia el motor de combustión. En el caso del híbrido enchufable de gasóleo, que es el que hemos conducido, este motor térmico es el modernísimo bloque OM 654 de cuatro cilindros y dos litros de 194 CV.

El espacio de carga presenta un acusado escalón

Asociado al motor térmico hay una caja automática 9G-TRONIC de convertidor de par de 9 marchas. Y lo que es más curioso, dentro de la transmisión está integrado el motor eléctrico lo que hace que todo el conjunto propulsor sea realmente compacto. Ese motor eléctrico tiene 90 kW y un notable par de 440 Nm.

Sobre el eje trasero está la batería de iones de litio fabricada por Accumotive, subsidiaria de Daimler. Con respecto a la generación anterior, Mercedes ha conseguido que la capacidad de las celdas aumente de 22 a 37 Ah gracias a cambiar la química de las celdas de fosfato de hierro-litio (LiFePo) a litio níquel manganeso cobalto (Li-NiMnCo). La batería tiene una capacidad bruta de 13,5 kWh y la útil es de 9,3 kWh que no está nada mal.

En el paragolpes trasero, bajo el piloto derecho, queda la toma de recarga: Mercedes proporciona un cargador con una potencia de 7,2 kW de manera que se puede recargar completamente la batería en dos horas si utilizamos un wallbox o en siete horas si empleamos un enchufe convencional (de 220 voltios y 8 amperios con 3,7 kW de potencia).

Bajo el piso hay un compartimento muy útil para guardar el cable de carga

Ventajas e inconvenientes de un PHEV diésel

¿Cuál es el sentido de combinar un sistema híbrido enchufable con un motor diésel? En Mercedes opinan que tiene mucha lógica porque ambas cosas pueden ser complementarias. En ciudad o en recorridos cortos es cuando el diésel no nos interesa: contamina y gasta. Pero en estas situaciones se echaría mano de la propulsión eléctrica así que tendríamos emisiones y consumos muy reducidos.

Incluso mucha gente en sus desplazamientos diarios no gastará ni una gota de gasóleo porque la autonomía eléctrica del sedán es de 54 km y la del Estate es de 52 km. Eso además le da a este coche la etiqueta Cero de la DGT y así puede sortear las prohibiciones al tráfico más restrictivas de las ciudades.

Va realmente suave en esas circunstancias y en el habitáculo reina el silencio porque la insonorización es fantástica. La suspensión trata con mimo a los ocupantes y tenemos una lista inimaginable de equipamiento de confort así que esta versión híbrida enchufable del Mercedes Clase E es extraordinariamente cómoda.

El E 300 de es tan lujoso y habitable como el resto de versiones del Clase E

¿Qué pasa cuando salimos a carretera? En modo eléctrico puede llegar a los 140 km/h sin usar el motor de explosión pero lógicamente la autonomía eléctrica disminuirá con rapidez. En los híbridos enchufables con motor de gasolina cuando la batería tiene poca carga, el motor de gasolina gasta mucho porque tiene que mover mucho peso. Ahí lleva ventaja el diésel, con el que se pueden hacer viajes largos con un consumo más bajo.

Además las prestaciones son fabulosas. El sistema híbrido genera 306 CV de potencia que permiten a esta berlina pasar de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos (6,0 para el Estate), una cifra de auténtico deportivo. Pero no es la potencia lo que más sorprende sino el par máximo de 700 Nm ¡Una barbaridad que llega a las ruedas traseras! La fuerza que tiene y el empuje que genera es brutal.

Por lo tanto, muy bajas emisiones contaminantes en ciudad y consumos bajos en carretera… parece que la idea de Mercedes no es mala. Además de los habituales modos de conducción (Eco, Confort, Sport, Sport + e Individual), para ayudarnos a gestionar la carga de la batería del Clase E PHEV hay cuatro programas de funcionamiento:

  • Hybrid: un modo híbrido en el que el sistema gestiona automáticamente cuando usar el motor de combustión y cuando el motor eléctrico.
  • E-Mode: uno modo 100% eléctrico que obliga al sistema a desplazarse únicamente con el motor eléctrico.
  • E-Save: un modo de ahorro de batería que obliga a usar el motor diésel con la intención de mantener la carga de la batería para utilizarla después.
  • Charge: un modo para recargar la batería utilizando el motor térmico, que desde luego no es lo más eficiente pero en teoría se utiliza en raras ocasiones.

La instrumentación digital de 12,3 pulgadas da una calidad de imagen fabulosa

Para optimizar al máximo la eficiencia el fabricante alemán integra la tecnología ECO Assist. Es un asistente que tiene en cuenta los datos de navegación, los límites de velocidad y la distancia con los vehículos precedentes para gestionar la marcha por inercia, la capacidad de retención o para sugerir al conductor el momento en el que debe levantar el pie del acelerador para consumir menos.

Hay bastantes cosas positivas pero no hay que obviar que también hay unas cuantas desventajas. La más evidente es que los motores diésel no se han ganado la fama de ser precisamente muy ecológicos. Emiten más óxido de nitrógeno (NOx) que los gasolina, un compuesto que es perjudicial para la salud, aunque la marca alemana ha rebajado estas emisiones hasta unas cotas sensacionales y están muy por debajo de los límites que establece la Unión Europea.

Los diésel producen más óxido de nitrógeno (NOx) que los gasolina pero también es cierto que emiten menos dióxido de carbono (CO2) que es el gas responsable del efecto invernadero. Así que en cuanto al cambio climático al menos no empeoramos las cosas con este Clase E híbrido enchufable.

Además de por su consumo, el PHEV diésel de Mercedes brilla por sus prestaciones gracias a sus 306 CV y 700 Nm

Tampoco hay que olvidar que el funcionamiento de un propulsor de gasóleo no es tan suave como el de un gasolina. A pesar de que este diésel de Mercedes es muy refinado el ruido no es tan agradable como un gasolina, sobre todo cuando está frío. Y estará frío más tiempo de lo normal debido a que estará apagando muy a menudo por la actuación del motor eléctrico. Así que inevitablemente el paso de ir en modo eléctrico totalmente en silencio a arrancar el motor diésel se nota, mientras que con un PHEV de gasolina esa transición es más sutil.

Además se trata de un coche muy pesado. Los híbridos ya de por sí son pesados debido a los kilos extra de la batería, el motor eléctrico, etc, pero es que además los motores diésel son más pesados que los gasolina. Así que este híbrido diésel se nos va más allá de las dos toneladas (Mercedes declara 2.060 kg para la berlina y 2.140 kg para el Estate). Hay que reconocer que dinámicamente no se notan demasiado aunque en la eficiencia sí tendrá algo de repercusión.

El nuevo Mercedes Clase E 300 de está a la venta desde 67.400 euros con la carrocería sedán y 70.100 euros para el familiar. El híbrido enchufable con motor de gasolina E 300 e aún no está a la venta, lo estará dentro de pocos días, pero todavía no tiene precio fijado así que no podemos comparar. Sí podemos compararlo con la versión diésel más parecida, el E 350 d de 286 CV: este híbrido enchufable resulta 2.100 euros más costoso en el sedán y 1.800 euros más costoso en el familiar. Son diferencias de precio relativamente pequeñas.

El E 300 de es una alternativa a tener en cuenta para quienes busquen un híbrido y frecuentemente hagan viajes largos. En los desplazamientos diarios aprovecharán al máximo la autonomía eléctrica y en trayectos largos mantendrán un consumo razonablemente bajo gracias al motor diésel. Sin rivales directos en el mercado ¿conseguirá triunfar?

Noticias relacionadas

Prueba Mercedes Clase E 300 de, diésel con etiqueta Cero (con vídeo)
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto