¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba MINI Cooper Clubman, el compacto más chic

    20
    El compacto más chic del mercado ha puesto al día su imagen y lo ponemos a prueba

    El MINI Clubman, ese modelo que ha sabido posicionarse como la alternativa más lógica dentro de la familia de la marca inglesa ha pasado por nuestras manos con la motorización Cooper, es decir, el motor tricilíndrico de gasolina con 136 CV y caja de cambios automática Steptronic de 7 relaciones.

    Desde la marca británica han querido ofrecer a sus clientes una amplia gama para que estos pudiesen escoger el modelo y carrocería que más se adaptase a sus necesidades y gustos. Dicha oferta ha sabido adaptarse a un diseño fiel e inconfundiblemente MINI, con alternativas como el Countryman, el ya extinto Paceman o el actual Clubman. Las opciones actuales son muy variadas. Pero de todas ellas posiblemente la que más personalidad tenga sea la que hoy nos ocupa:el MINI Clubman.

    Con un diseño inconfundiblemente MINI, este está llamado a ser la variante más práctica del compacto, dejando a un lado el Countryman, por supuesto. Su carrocería crece en todas sus cotas con respecto a la variante de 3 puertas; es 445 milímetros más largo, 26 mm más alto y 73 mm más ancho, llegando así a los 4.266mm,1.441mm y 1.800mm, quedando anclado en el lugar intermedio entre el modelo de 5 puertas y el Countryman, que sí supera holgadamente las cifras del Clubman.

    El MINI Clubman crece notablemente en todas sus cotas con respecto al modelo de 3 puertas

    Pero como ya sabemos, la variante que hoy nos ocupa ha sufrido un pequeño lavado de cara en el último año, lo que nos ha dejado con una imagen más acorde a la línea actual de la gama MINI. Entre estas novedades encontramos, empezando por el frontal, una nueva parrilla, nuevos faros LED con función Matrix, nuevos faros antiniebla LED con anillo luminoso y un parachoques levemente modificado.

    Echando un vistazo al perfil del Clubman y su característica carrocería extendida, encontramos nuevos juegos de llantas de aleación ligera, que conjugan a la perfección con los nuevos colores para la carrocería. Por último, si miramos la trasera, nos llamará especialmente la atención los nuevos faros traseros LED con el característico diseño de la Union Jack inglesa, un detalle que ahora estamos viendo integrado en todos los modelos de la gama MINI.

    En cuanto a equipamiento encontraremos nuevas funciones tecnológicas MINI Connected, el nuevo acabado MINI Yours, que integra un volante específico o llantas, entre otros gadgets de gran utilidad como los modos de conducción o la suspensión adaptativa. También tendremos a nuestra disposición una ampliación en la oferta de cueros o superficies interiores. Si exteriormente queremos personalizar al máximo nuestro MINI Clubman, la marca pone a disposición del cliente un generoso catálogo de accesorios originales que van desde las pinturas decorativas para el techo, hasta diferentes vinilos para decorar la carrocería.

    El Clubman podríamos categorizarlo como la alternativa más familiar del MINI de 3 puertas

    En cuanto a la oferta de motorizaciones, pocas novedades encontramos con respecto al resto de la gama MINI. 6 opciones de potencia divididas en motores de gasolina o diésel, pero también entre alternativas de tracción delantera o total ALL4. En las mecánicas de gasolina encontramos un margen de potencias que van desde los 102 CV del One, hasta los 306 CV del John Cooper Works. En el apartado diésel tenemos un abanico que va desde los 116 CV del One D hasta los 190 CV del Cooper SD. Tanto las versiones S como las SD tienen la posibilidad de montarles la tracción total ALL4 opcionalmente, a diferencia del modelo más deportivo, John Cooper Works, que equipa esta tracción de serie.

    Por su parte, las transmisiones que se pueden equipar en las diferentes motorizaciones van desde una manual de 6 velocidades de serie, pasando por una Steptronic de 7 velocidades con doble embrague opcional para los One, One D y Cooper y una Steptronic de 8 velocidades, la cual se incorpora de serie en los Cooper S ALL4, Cooper SD y Cooper SD ALL4. También cabe la posibilidad de escoger en ambos cambios automáticos una variante deportiva que realiza unos cambios cuantiosamente más rápidos.

    Qué equipa nuestra unidad y por qué precio

    El MINI Clubman con el que hemos podido trabajar durante algunos días, incorpora la mecánica Cooper, lo que significa que monta un motor tricilíndrico de 1.5 litros y 136 CV de potencia que aporta un par máximo de 220 Nm entre las 1.480 y las 4.100 revoluciones, es decir, un margen bastante amplio y con el que tendremos empuje para casi cualquier situación desde muy abajo. En cuanto a la transmisión, monta el cambio automático Steptronic con doble embrague y 7 relaciones.

    Nuestra unidad monta la caja de cambios automática Steptronic de 7 relaciones que se desenvuelve de maravilla

    Entrando en el apartado estético y funcional, este monta el color exterior denominado Indian Summer Red que conjuga a la perfección con el recién estrenado acabado MINI Yours, gracias al cual nuestro MINI incorpora unas llantas específicas de 18 pulgadas, tapizado en cuero blanco en el interior, molduras interiores en negro piano, volante específico, reposabrazos delantero, alfombrillas con el logotipo MINI Yours, reglaje eléctrico de los asientos con memoria para el conductor, climatizador, el paquete de compartimentos para el maletero, acceso confort, los modos de conducción, paquete de iluminación interior y faros LED. Este completo acabado podremos equiparlo por un coste extra de 4.450 euros, aunque como vemos, es cuantiosamente generoso y si equipásemos todos estos gadgets por separado la factura se encarecería notablemente.

    Aparte de todo lo que acabamos de mencionar, nuestra unidad también equipa útiles como el Connected Navigation Plus, Head-Up Display, calefacción en los asientos delanteros, la suspensión adaptativa, altavoces Hi-Fi Harman/Kardon, techo panorámico o el spoiler trasero. Ya podemos hacernos una idea de que nuestro MINI viene de lo más completo en cuanto a equipamiento.

    Pero si nos lanzamos a hablar del precio de nuestro coche, en primer lugar debemos ser conscientes de que MINI es una marca de corte premium, lo que siempre es sinónimo de calidad pero también de un precio más elevado de la media de marcas generalistas. Es por ello que podremos hacernos con un MINI Clubman Cooper por un precio base de 28.300 euros si lo escogemos con caja de cambios manual, y 30.400 euros si lo hacemos con el cambio automático. Pero si a esta cifra le sumamos todos los extras que monta nuestro coche, la factura final llegará con pasmosa facilidad a superar los 44.000 euros. Un precio elevado sí, pero ¿justificado?.

    El interior del Clubman rebosa inconfundiblemente estilo MINI

    Prueba dinámica

    MINI es una marca que ha sabido caracterizarse con el paso de los años, por una conducción muy personal y característica, indudablemente MINI. La conjunción y el mano a mano con BMW ha sabido dar sus frutos, y no es otro que una conducción con un regusto deportivo, sea cual sea la motorización, siempre tendremos ese toque tan característico del Grupo BMW, y por supuesto, también lo encontramos sobre el Clubman, modelo que abandera la practicidad dentro de los diferentes modelos de la marca.

    Como ya he dicho, el Clubman además de ese toque dinámico inconfundiblemente MINI, también nos aporta la utilidad y practicidad que el modelo de 3 puertas no puede. Entre sus cualidades se encuentran un maletero de 360 litros frente a los 211 del 3 puertas. Un tamaño que será de lo más útil en el día a día, pero que en el momento de realizar un viaje, tendremos que seleccionar adecuadamente lo que queramos transportar.

    Ya veis que el Clubman en el desplazamiento del día a día cumple su función, y para ello también destaca con una dinámica muy conseguida a la par que ágil con la que podremos desenvolvernos a la perfección entre el tráfico urbano. Una transmisión refinada y una dirección que nos dota con un buen feedback, son las culpables del gran manejo que nos deja el Clubman en la práctica totalidad de situaciones.

    La capacidad mínima del maletero alcanza los 360 litros

    En todo momento la visibilidad exterior es sobresaliente a pesar de encontrarnos, siempre que miremos a través del retrovisor interior, con los marcos de las puertas traseras de acceso al maletero que dividen la correspondiente luna en 2, por lo que en el centro de esta veremos una línea divisoria vertical. No es un inconveniente en ningún momento y cuanto más tiempo pasas al volante, más te acostumbras a ella y más invisible pasa a ser. Y hablando de las puertas traseras; personalmente debo decir que me resultan muy atractivas y funcionales, aunque en contadas ocasiones sí pueden suponer una dificultad añadida, lo cierto es que esto sólo nos sucederá 1 de cada 10 veces, por ejemplo, si pegamos mucho el coche a la pared en un aparcamiento o si en una calle estacionamos el vehículo en un espacio donde el coche de detrás quede muy pegado, pero como digo, esto no será habitual y el resto del tiempo dispondremos de unas puertas muy molonas que no restan practicidad al Clubman.

    Pero vayamos al quid de la cuestión: qué tal se mueve el Clubman. Lo cierto es que de manera sobresaliente en todos los ámbitos. La dirección es muy comunicativa, aportando un equilibrio entre dureza, comodidad y comunicación, como pocos vehículos de su categoría nos brindan, la sensación de que el coche siempre se dirigirá por donde tu cerebro quiera, es continua. La suspensión por su parte, al igual que en la mayoría de modelos de la marca, tiene un tarado que podríamos considerar algo duro, pero en parte gracias a esta leve dureza tenemos un coche con una dinámica tan bien conseguida. El nivel del tarado podremos controlarlo gracias a una suspensión adaptativa en función del modo de conducción escogido. En el modo Sport el tarado de esta será más firme, y si seleccionamos el modo “Mid” (como el Comfort), esta ponderará una ligereza mayor.

    El motor tricilíndrico por su parte, ejerce su labor con mucha soltura. Es una mecánica que está notablemente refinada y la cual es cuantiosamente silenciosa por debajo de las 3.500 revoluciones, a partir de ese marco el sonido se hará cada vez más notorio dentro del habitáculo, aunque no es un sonido desagradable, todo hay que decirlo. El margen de aparición del par es desde las 1.480 revoluciones, es decir, desde muy abajo del tacómetro, por lo que sólo en contadas ocasiones echaremos en falta rebajar una marcha para forzar un ritmo más acelerado o más potencia, la cual es la justa y necesaria para nuestro uso común.

    La habitabilidad en la fila trasera es notablemente mayor que en sus hermanos, con más espacio para piernas y cabeza

    Y entrando en el apartado de la transmisión, he de decir que esta ejerce un buen trabajo en todo momento. La caja de cambios automática Steptronic de 7 relaciones es sobradamente rápida cuando se le exige. Si somos muy asiduos a realizar viajes largos por autopista, sí que nos vendrá bien acoger la caja Steptronic de 8 velocidades, siempre y cuando nuestra motorización lo permita, ya que supondrá un desahogo mayor para la mecánica gracias a una marcha más, y esto responderá directamente en un consumo de combustible menor.

    Como hemos abierto el cajón del consumo, debo decir que este no es precisamente económico, llegando a cifras altas con relativa facilidad. En un día a día por nuestra ciudad, con sus atascos y arranques y paradas, la cifra media de consumo será normal verla por encima de los 7 litros, coqueteando peligrosamente con los 8 litros. En carreteras como autopistas, esto no mejora excesivamente, y será normal ver cifras por encima de los 6,5 litros. Es un consumo alto para un coche de este tamaño, peso y potencia. Como he dicho en el párrafo anterior, quizás la caja de cambios de 8 relaciones le viniese al pelo para paliar estas cifras.

    Conclusión

    Como conclusión debo aportar que el MINI Clubman me ha gustado mucho en todos los aspectos. Un compacto capaz de enamorarte por su estética tan personal, así como por la practicidad diaria que ofrece, teniendo un espacio de carga muy útil y una habitabilidad interior bastante buena para 4 pasajeros. Esto se conjuga mano a mano con una dinámica y una puesta a punto más que buena en todos los aspectos, aunque como a mejorar tenemos unas cifras de consumo elevadas, así como un precio que no es accesible para todos los bolsillos.

    Incorpora los actuales faros traseros LED con la forma de la Union Jack inglesa
    Prueba MINI Cooper Clubman, el compacto más chic