¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba Peugeot 508 PSE: el león más potente de la historia

    14
    PSE significa 'Peugeot Sport Engineered'

    Bajo las nuevas siglas PSE, el Peugeot 508 PSE porta la bandera de la nueva identidad y filosofía de Peugeot para los modelos de inclinación deportiva. Deportividad, sí, pero con consumos y emisiones contenidos gracias a una mecánica híbrida enchufable.

    Peugeot tiene una larga historia en el mundo de la competición y es la que le ha servido para llegar hasta este nuevo Peugeot 508 PSE. Que, efectivamente, estrena las siglas PSE, de 'Peugeot Sport Engineered', que a todas luces tomarán el relevo de los anteriores GTI -con el aún vigente Peugeot 308 GTI-. Pero ¿qué significa realmente 'Peugeot Sport Engineered' y qué tal funciona este 508 PSE?

    Para comprobarlo nos hemos acercado a las inmediaciones del Circuito del Jarama, en Madrid, donde pudimos comprobar su comportamiento en carretera, en el ámbito urbano y, por supuesto, también en circuito.

    En la zaga, Peugeot ha introducido mejoras aerodinámicas y cambios estéticos.

    La mecánica híbrida enchufable del Peugeot 508 PSE

    En esencia, el Peugeot 508 PSE es un modelo híbrido enchufable. En la gama ya existía el 508 Hybrid, pero esta versión va mucho más allá en varios sentidos. Cuenta con tres motores: el gasolina 1.6 de 200 CV, un eléctrico de 100 CV acoplado a la transmisión automática e-EAT8, y un tercer propulsor eléctrico conectado al eje trasero y de otros 100 CV de potencia máxima, ambos conectados a una batería de iones de litio de 11,8 kWh. El resultado es una versión del Peugeot 508 con 360 CV y 520 Nm.

    El Peugeot 508 PSE llega hasta los 250 km/h de velocidad punta, con limitación electrónica, y cumple con la aceleración de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos. Pero además de ser un híbrido enchufable con tres motores, y con la máxima potencia que ha ofrecido nunca Peugeot en un modelo de producción en serie, cuenta con otras importantes mejoras a nivel mecánico para ser, y sin ningún tipo de duda, un modelo de inclinación deportiva. Su peso es de 1.850 kg.

    Se han introducido refuerzos estructurales para mejorar la rigidez del modelo, se ha trabajado sobre el sistema de suspensión, rebajando la altura de la carrocería, y también se ha trabajado en la dirección para hacerla más comunicativa y directa. Calza, además, un conjunto de neumáticos Michelin Pilot Sport 4S y su sistema de frenos es específico, con discos de 380 mm en el eje delantero y pinzas de cuatro pistones.

    El interior recibe los sutiles detalles estéticos en color criptonita.

    Un Peugeot 508 radical con lo mejor del Peugeot 508

    Con el Peugeot 508 PSE, la marca del león ha mantenido las claves del 508 normal como son su buena habitabilidad interior, sus excelentes calidades en el habitáculo o su buen equipamiento a nivel de tecnología. Esta versión deportiva, de hecho, cuenta con el máximo nivel de equipamiento de serie. Y sigue siendo un vehículo idóneo para viajes de largo recorrido.

    Pero cuenta con cinco modos de conducción: Electric para movernos en modo puramente eléctrico durante 42 km como máximo, Comfort para relajar la suspensión adaptativa y el comportamiento de la transmisión, Hybrid para optimizar la eficiencia energética del sistema de impulsión híbrido, Sport para obtener las máximas prestaciones de su conjunto mecánico y 4WD, que fuerza el funcionamiento del sistema de tracción integral para situaciones de baja adherencia.

    Con estos cinco modos de conducción el Peugeot 508 PSE es un eléctrico, es un híbrido, es una berlina o un familiar con tracción a las cuatro ruedas y es una berlina de altas prestaciones con 360 CV. Que quizá esta última configuración sea la más atractiva, pero la polivalencia del conjunto es la clave del modelo, y Peugeot ha sabido conseguir exactamente lo que se proponía.

    En circuito, el Peugeot 508 PSE muestra una solvencia sorprendente.

    La cara más deportiva del Peugeot 508 PSE

    Además de todos los cambios anteriores, y todas las particularidades del Peugeot 508 PSE que ya hemos descrito, hay más. Hay un frontal renovado con pequeños detalles en color criptonita y un logotipo oscurecido, junto a nuevas formas más aerodinámicas. Nuevas llantas y una inscripción específica en el lateral, y una zaga con difusor específico también, así como algunos otros acentos en color criptonita. Y un color de carrocería exclusivo. Pocos cambios, pero suficientes.

    Pero la deportividad, donde realmente se puso a prueba, fue en el Circuito del Jarama en Madrid. Allí pudimos dar tres vueltas y, al menos dos, gas a fondo. Y efectivamente, los cambios que Peugeot anuncia sobre la ficha técnica, son indudablemente notables en el comportamiento dinámico cuando persigues el mejor ritmo con el Peugeot 508 en trazado cerrado.

    Los refuerzos estructurales, junto a su suspensión adaptable rebajada en altura, hacen que el Peugeot 508 PSE tenga un paso por curva mucho más preciso que cualquier otra versión del modelo. Con balanceos contenidos hasta la mínima expresión y una sensación de ligereza que sorprende, porque sobre la báscula no deja de ser un modelo de más de 1.800 kilos.

    Los cambios, a nivel de chasis, hacen que el modelo sea mucho más deportivo.

    El sistema de impulsión híbrido hace, en modo Sport, que el coche se mueva rápido en aceleración y en recuperaciones, con una respuesta muy rápida en salida de curva. El trabajo de los neumáticos Michelin Sport 4S es inmejorable, pero a nivel de chasis Peugeot ha conseguido un modelo muy eficaz. Quizá su punto más débil esté en la dirección, que no transmite tanto como nos gustaría en los pasos por curva más fuertes.

    El modelo, y la nueva identidad PSE de Peugeot, pretenden atacar a las divisiones deportivas de BMW, de Audi y de Mercedes. Con esta primera apuesta bajo las nuevas siglas, por poco más de 62.000 euros podemos disfrutar de los 360 CV del Peugeot 508 PSE en formato berlina, o podemos gastarnos 1.200 euros adicionales si preferimos la configuración familiar del modelo.

    Le falta un punto para enfrentarse a los alemanes de tú a tú. Pero es verdad que la nueva apuesta de Peugeot por la deportividad no se basa en un motor de seis cilindros, sino en un conjunto híbrido enchufable que puede hacer consumos reducidos y con el que se han tenido en cuenta las emisiones contaminantes. Así que es bastante distinta la apuesta de Peugeot.

    Prueba Peugeot 508 PSE: el león más potente de la historia