Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Prueba Peugeot 508 SW 1.6 HDI 115 (III), impresiones de conducción

8

Después de analizarlo por fuera y por dentro, llega el momento de probar el Peugeot 508 SW para hacer unos cuantos kilómetros durante los siete días que lo hemos podido conducir. Hemos realizado cerca de 2.000 kilómetros con él y la verdad es que sorprende, no solo por la autonomía que se consigue de su motor 1.6, sino por la agilidad con la que se mueve a pesar de su tamaño.

Me siento detrás del volante para probar este Peugeot 508 SW que, en este caso, se trata de la versión equipada con el motor turbodiesel de 1.6 de 115 CV, aunque en este caso no montaba el 'pack ecológico' Blue Lion.

Las primera impresión al conducirlo es la de que es un coche más rápido y ágil de lo que cabría esperar por su tamaño y potencia. Buena parte de culpa la tiene el hecho de que es un automóvil relativamente ligero (1.500 kilogramos). Puedo traducirte estas sensaciones las cifras de prestaciones: acelera de 0-100 km/h en 11,6 segundos y alcanza una velocidad punta de 188 km/h.

El coche de mueve con soltura y el motor empuja con ganas desde abajo. Además de resultar bastante silencioso. La marca ha mejorado mucho la rumorosidad y aislamiento de los bloques de gasóleo, especialmente en el caso de toda la gama 508.

El Peugeot 508 SW es un coche cómodo y eso a pesar de tener una suspensión más firme que la de algunos de sus rivales directos. Esto se deja notar en el comportamiento de este familiar: estable y noble sobre todo tipo de carreteras y asfaltos.

La dirección responde perfectamente a nuestras órdenes inscribiendo a la larga carrocería con mucho aplomo en las trayectorias de las curvas, incluso si no trazamos por el lugar más idóneo, el Peugeot 508 termina entrando en el giro sin rechistar.

Le falla el radio de giro, superior a 12 metros, lo que nos puede obligar a maniobrar más de lo necesario en algunas circunstancias. A pesar del buen funcionamiento del asistente de aparcamiento (con sensores en todo el perímetro de la carrocería) se echa en falta poder montar una cámara de visión trasera para tener una mejor referencia de la zaga.

En cuanto al apartado de consumos, mi prueba del 508 SW ha tenido una duración de una semana. Durante esos siete días he circulado en todo tipo de recorridos, incluyendo un viaje por autovía de casi 1.500 kilómetros, además de otros 400 por carreteras secundarias y vías urbanas.

La media de consumo en el total de la prueba fue de 5,7 litros, pidiendo bajar a valores de 4,4 en los trayectos por autovía (con equipaje de dos personas).

Esto hace que la autonomía del depósito de 72 litros supere los 1.000 kilómetros, dependiendo, obviamente, del tipo de conducción y recorrido que se realice. De hecho, ya te demostré en la prueba del Peugeot 508 1.6 4p que pude superar los 1.300 kilómetros con un solo depósito.

Noticias relacionadas

Prueba Peugeot 508 SW 1.6 HDI 115 (III), impresiones de conducción
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto