¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba SEAT Ateca FR TSI 150 CV DSG, carisma sin excesos

    13

    El SEAT Ateca FR supone la opción más personal y exclusiva del todocamino español que recientemente ha sido actualizado. Lo probamos en profundidad en combinación con la opción mecánica más equilibrada, el motor 1.5 TSI de 150 CV con cambio DSG.

    El SEAT Ateca es uno de los SUV más exitosos del mercado español y el año pasado recibió una actualización de mitad de ciclo con la intención de mantenerse al día y seguir siendo una de las opciones preferentes de uno de los segmentos más competidos. El reestilizado Ateca 2020 heredó algunas características de su hermano mayor, el SEAT Tarraco, para aumentar su atractivo.

    En esta ocasión ponemos el foco en el acabado FR, que es el que muestra más carácter y una cierta exclusividad. Lleva paragolpes de diseño específico, una parrilla delantera más grande con una trama propia de este acabado deportivo custodiada y equipa faros full led. También recurren a la tecnología led los pilotos traseros con intermitentes dinámicos.

    El todocamino desecha cualquier idea campera en este nivel de equipamiento para mostrarse más sofisticado. La unidad de pruebas lo apuesta todo al negro con una carrocería pintada en Negro Crystal metalizado y detalles del parachoques, estriberas y carcasas de los retrovisores en Gris Cosmo Grey.

    El SEAT Ateca FR propone una imagen más dinámica para el SUV español

    De manera opcional puede lucir un acabado cromado en las barras de techo y el perfil de las ventanillas para darle un toque más elegante. Si se prescinde de ellos sólo tiene un aspecto plateado los logotipos y el nombre Ateca manuscrito en la parte trasera, además de las molduras cromadas que en cierto modo simulan salidas de escape para dar un toque más deportivo al SUV español.

    De serie viene con llantas de 18 pulgadas, pero en opción por 821 euros se pueden montar llantas de 19 pulgadas como las Aero Exclusive que monta nuestra unidad de pruebas, también en color Gris Cosmo. Sin entrar en juzgar la estética las de mayor tamaño resultan excesivas y merman el confort de marcha al tener neumáticos de menor perfil.

    En el interior del todocamino compacto de SEAT se observan revestimientos ligeramente mullidos, aplicaciones en cuero sintético y molduras en Ice Metal que hacen más agradable el interior. Una atmósfera acogedora que no se ve lujosa pero sí bien resulta y con una distribución extremadamente racional y un poco aburrida.

    La versión FR tiene algunos detalles propios como el volante o la tapicería

    Los asientos con muy confortables, recogen bien el cuerpo y visten una tapicería Dinámica en negro con pespuntes en Rojo Lava, una combinación exclusiva para el nivel de equipamiento FR. El equipamiento disponible propone acceso sin llaves, arranque por botón, climatizador de dos zonas o sistema de sonido BeatsAudio con 10 altavoces.

    Una de las novedades en el habitáculo del Ateca es el sistema multimedia Navi System de 9,2 pulgadas, una pantalla mayor que la del modelo anterior. El interfaz divide la información en tres paneles para un acceso más fácil aunque su estructura de menús es algo confusa. Se pueden manejar algunas opciones con el renovado sistema de reconocimiento por voz pulsando un botón o diciendo “hola, hola”.

    El sistema también cuenta con servicios online gracias a una tarjeta eSim integrada y conectividad con Android Auto y Apple Carplay. Por otro lado se propone un cargador inalámbrico para smartphones en la consola central que SEAT llama Connectivity Box y que una vez más está en la lista de extras y dos puertos USB-C iluminados en la parte delantera y trasera.

    El nuevo sistema multimedia brilla por conectividad

    Hay una segunda pantalla en el interior, en este caso para uso exclusivo del conductor puesto que corresponde con la instrumentación digital SEAT Digital Cockpit de 10,25 pulgadas y también se divide en tres partes. Los gráficos han mejorado y la calidad de imagen es muy buena aunque las opciones de personalizar las vistas son algo limitadas.

    Las plazas traseras muestran un espacio abundante tanto en la cota longitudinal como en la vertical y se disfrutan de salidas de ventilación, un par de tomas USB y un reposabrazos. A pesar de su tamaño compacto de 4,38 m de longitud, el SUV español es un buen coche para uso familiar aunque curiosamente un SEAT León Sportstourer brinda más espacio para las piernas de los pasajeros traseros y un maletero de mayor capacidad con 620 litros.

    De todos modos el Ateca cuenta con un maletero de 510 litros que sigue siendo un tamaño muy generoso. El espacio de carga puede tener una toma de 12 V, un enchufe de 230 V, una rueda de repuesto de tamaño reducido y un doble suelo para repartir mejor la carga, aunque estos elementos no se ofrecen de serie pero al menos tiene un coste de adquisición bajo. El portón trasero tiene un sistema de apertura eléctrica e incluye una función manos libres pasando el pie bajo el paragolpes.

    Maletero de 510 litros bien resuelto

    ¿Y qué tal se mueve? El motor de gasolina 1.5 TSI de 150 CV de cuatro cilindros supone la opción más económica dentro de la familia FR. Desafortunadamente en la actualización de la gama no se ha aprovechado a introducir un sistema de hibridación ligera (MHEV) que le habría permitido lucir el distintivo Eco en el parabrisas, algo que sí tiene el SEAT León.

    Lo cierto es que, de hecho, en el restyling no ha habido cambios en ningún aspecto referente a la dinámica del vehículo. La buena noticia es que no hacía falta ya que el Ateca es uno de los SUV con mejor comportamiento dinámico que podemos encontrar entre las marcas generalistas. No es de extrañar que haya un CUPRA Ateca que exprima todas sus bondades en este campo.

    Esta motorización puede estar vinculada a un cambio manual de seis marchas de buen tacto o a una magnífica transmisión automática DSG de doble embrague y siete velocidades. La caja automática es un acierto porque proporciona un gran agrado de uso y suavidad de marcha y además cuenta con levas tras el volante.

    Aunque el par máximo de esta mecánica no es muy notable, cifrándose en 250 Nm, la entrega llega entre las 1.500 y las 3.500 rpm mientras que el pico de potencia se alcanza entre las 5.000 y 6.000 rpm así que se nota un motor lleno en todo momento. Responde bien, es bastante silencioso, no muestra vibraciones y en general proporciona una experiencia de conducción bastante divertida a la vez que resulta confortable. Un buen punto intermedio que satisfará a todo tipo de conductores.

    El selector de modos de conducción

    Buscando esa polivalencia, el control de chasis adaptativo es otro elemento de la lista de extras en el que merece la pena invertir. El SUV de Martorell porque propone los modos de conducción Confort, Normal, Sport o Individual que mediante un mando giratorio ajustan el sistema de amortiguación DCC, la dirección asistida, la respuesta del acelerador o la luz ambiental. Las versiones con tracción total 4Drive del Ateca añaden los modos Off-road y Nieve para mejorar la tracción en superficies resbaladizas.

    El Ateca TSI 150 DSG tiene un sistema de desconexión de cilindros y el consumo homologado en ciclo WLTP es de 6,7 l/100 km aunque esta cifra se puede conseguir sólo si se hace una conducción muy relajada y las condiciones acompañan. En un uso variado la realidad es que rondaremos los 8 l/100 km, un dato algo más elevado de lo deseable. Aquí también influye negativamente la llanta de 19 pulgadas que tiene una sección más ancha con neumáticos 235 / 40 R19 en lugar de los 215 / 50 R18 que monta de serie.

    Hay muchas tecnologías de seguridad a nuestra disposición y una especialmente útil en los trayectos de larga distancia es el asistente de viaje. Combina el asistente de salida involuntaria de carril con el control de crucero adaptativo predictivo que utiliza los mapas y el reconocimiento de señales de tráfico de manera que el coche está siempre centrado en el carril, mantiene la velocidad adecuada y guarda la distancia con los vehículos precedentes.

    Muy equilibrado... pero mejor con llantas de 18 pulgadas

    Además de este elemento, el SEAT Ateca FR puede contar con sistemas como el Front Assist con frenado de emergencia automático en ciudad, el asistente de luz de carretera, el asistente de cambio de carril, un detector de fatiga y un asistente precolisión que tensa los cinturones y cierra todas las ventanillas en caso de detectar un posible accidente.

    El SEAT Ateca más barato tiene un precio de 21.650 euros. Sin embargo, el acabado FR sube la tarifa hasta los 31.140 euros, que tiene el motor 1.5 TSI 150 CV como versión de entrada y a los que hay que sumar 2.270 euros más si se opta por la transmisión DSG. Hay algunos extras interesantes, la mayoría de ellos de coste bajo pero siguen subiendo el coste final.

    Así que las versiones de acceso tiene un precio atractivo pero las unidades más equipadas diluyen esta ventaja. Otros puntos mejorables del Ateca FR son que el consumo del TSI de 150 CV es considerable y que la gama mecánica es amplia pero carece de versiones mild hybrid. Pesan más las ventajas proponiéndose como un vehículo muy polivalente y espacioso, con un diseño moderno y mostrando unas cualidades dinámicas destacadas. No cabe duda de que seguirá siendo una de las opciones preferidas de su categoría por ser muy equilibrado y quizá su mayor rival lo tenga en casa con el León Sportstourer.

    Prueba SEAT Ateca FR TSI 150 CV DSG, carisma sin excesos