Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

PruebaSeat Toledo 1.6 TDI 105 CV (III): Comportamiento dinámico y consumos

Seat Toledo 1.6 TDI 105 CV (III): Comportamiento dinámico y consumos63

Nos ponemos en marcha con el Seat Toledo con el motor 1.6 TDI de 105 CV que nos ha acompañado en nuestro viajes durante unos días. El confort prima en el comportamiento del Toledo. Con este propulsor, la berlina se mueve adecuadamente, aunque si por algo destaca este motor es por un consumo realmente bajo.

Seguimos analizando al detalle todo lo que ofrece el Seat Toledo. Después de examinar su diseño, equipamiento y habitabilidad es hora de ver cuánto da de sí el motor TDI de 105 CV que encabeza la oferta diesel. Este propulsor de cuatro cilindros e inyección directa common rail le viene como anillo al dedo a la berlina española.

COMPORTAMIENTO DINÁMICO

El Seat Toledo es un coche con una clara preferencia por la comodidad frente a otras cualidades. Prestacionalmente no hay grandes diferencias entre este motor de 105 CV y el de 90 CV, pero esos 15 CV extras nos pueden venir muy bien si circulamos con frecuencia con la mayor parte de las plazas ocupadas o el maletero cargado. La diferencia de precio es de apenas 400 euros.

La mecánica está razonablemente bien aislada y, aunque no es un coche especialmente silencioso en marcha, el ruido del motor es contenido. Suena a diesel, pero es más refinado que los vetustos 1.9 TDI de antaño y apenas hay vibraciones. No se puede alabar en el mismo sentido la sonoridad aerodinámica, que empieza a notarse con claridad en el habitáculo a partir de los 100 km/h.

El cambio de marchas manual solo tiene cinco marchas y, a pesar de que las relaciones son largas, se echa en falta una sexta para que el motor vaya más desahogado en autovía y autopista. Las marchas se engranan con comodidad y precisión. La transmisión DSG sólo está disponible en las variantes 1.4 TSI de 122 CV y 1.6 TDI de 90 CV.

Con 105 CV, el 1.6 TDI es más que suficiente para casi todo. Las prestaciones son competentes para el uso normal hacia el que está enfocado, siendo capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 10,4 segundos y alcanzar los 190 km/h. El par máximo de 250 Nm se entrega a solo 1.500 rpm lo que permite disfrutar de suficiente fuerza en casi todo el rango de revoluciones sin tener que estar cambiando de marcha constantemente.

La visibilidad es buena y moverse entre el tráfico o realizar maniobras es un juego de niños. El buen radio de giro también aporta su granito de arena en este sentido. Al volante se va a gusto y cómodo, y además todos los mandos están a mano y bien situados. La instrumentación presenta la información de manera clara y legible.

El tacto de la dirección es satisfactorio y la frenada es correcta. La suspensión está orientada al confort, convirtiendo al Toledo en un coche agradable y cómodo en todo tipo de vías. Este rasgo hace que la berlina de Seat no sea un prodigio en los rápidos cambios de dirección, situación en la que se muestra poco ágil. A ritmos rápidos muestra un buen aplomo y transmite seguridad.

CONSUMOS

En cuanto a consumo de combustible, el Toledo con este motor anuncia una cifra de 4,4 l/100 km en ciclo combinado. Durante nuestra prueba quedó patente que el consumo de combustible es uno de sus puntos fuertes porque es fácil, muy fácil, bajar de 5 l/100 km/h, incluso realizando una conducción completamente despreocupada. Muy buen dato, pero es que además si nos esforzamos en ser eficientes y buscar consumos mínimos, es frecuente encontrarse con valores por debajo de los 4,0 l/100 km.

Llama la atención poder disfrutar esos registros a pesar de llevar unos zapatos innecesariamente grandes. El acabado Style cuenta con neumáticos 215/45 R16 de serie y 215/40 R17 de forma opcional, siendo los de 17 pulgadas los que montaba nuestra unidad de pruebas. Con el acabado Reference las dimensiones son más lógicas, con 185/60 R15 de serie.

Pero lo más sorprendente en cuanto a consumos es que hay una versión aún más frugal de este motor TDI de 105 CV, el Toledo Ecomotive, que incluye el sistema de parada y arranque automáticos Start&Stop y un sistema de recuperación de energía en frenada.

En definitiva, el Seat Toledo 1.6 TDI de 105 CV no es un coche con aspiraciones deportivas ni lo pretende: es un coche fácil de conducir, equilibrado, muy cómodo para los ocupantes, poco gastón y que vale para casi todo. Es ideal para el tipo de público al que va dirigido.

Prueba del Seat Toledo 1.6 TDI 105, índice de capítulos:

  1. Introducción y gama en España
  2. Diseño exterior, interior, equipamiento, habitabilidad y maletero
  3. Comportamiento dinámico y consumos
  4. Precios y conclusiones

Noticias relacionadas

Seat Toledo 1.6 TDI 105 CV (III): Comportamiento dinámico y consumos
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto