¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    PruebaSubaru Outback 2.0TD Lineartronic, introducción (I)

    Javier Onrubia
    Javier Onrubia

    Nos ponemos al volante de un Subaru que destaca por una mecánica interesante (bóxer, diésel y cambio CVT Lineartronic), un espacio soberbio, equipamiento de primera y tracción integral. En este primer capítulo hacemos un repaso a la gama y os contamos cuál es la versión más adecuada. Descubrirás por qué nuestra unidad es una elección acertada.

    Hace ya un año que Subaru nos invitó a probar el renovado Subaru Outback y en Motor.es no hemos dejado pasar la oportunidad de ponernos tras el volante durante toda una semana para conocer el modelo a fondo. Una de las mecánicas más interesantes es la bóxer diésel con cambio Lineartronic (CVT). Se trata de un motor de 2.0 litros, common rail que desarrolla 150 CV a 3.600 rpm. Tiene un par máximo de 350 Nm entre 1.600 y 2.400 rpm y cuesta 30.700 euros con cambio manual y el acabado Sport, incluyendo un descuento de 3.000 euros que Subaru ofrece actualmente en cualquier terminación o motorización del Outback.

    Existe una motorización de gasolina que parte de 34.500 euros aplicando la oferta y sólo puede seleccionarse con cambio Lineartronic. Su motor es un 2.5 de 4 cilindros que desarrolla 173 CV a 5.600 rpm. Sin embargo, a pesar de un peso en vacío 91 kilos más ligero y 23 caballos adicionales respecto al diésel, su aceleración 0-100km/h es 0,2 segundos más lenta y tan sólo es 3km/h más rápido. Su consumo es, evidentemente más elevado (entre 0,5l/100km y 2,5l/100km) y es incluso 100 euros más caro con el acabado de partida. Sobre el papel recomiendo adquirir la mecánica de gasóleo. También existe la posibilidad de escoger un Outback GLP por 37.120 euros con el descuento.

    Nuestra unidad de pruebas es un Subaru Outback 2.0TD Lineartronic con acabado Executive Plus, con muchísimo equipamiento cuyo precio es de 36.000 euros con los 3.000 euros de ayuda de Subaru. El acabado inmediatamente inferior es el Executive y es 2.000 euros más económico pero a cambio no tiene techo solar, llave inteligente con memorias, acceso al vehículo sin telemando, un sistema de audio completo con lector de tarjetas SD y pantalla de 8” con navegador (7” para el acabado Executive), embellecedores delantero y trasero y lunas tintadas. Puesto a desembolsar esta cantidad de dinero, creo que merece la pena un último esfuerzo. El color es negro y se llama Crystal Black Sicilia.

    Por supuesto, no nos olvidemos del equipamiento de serie destacado para todos los acabados Executive y Executive Plus, como asientos de cuero con ajuste eléctrico y calefactados, faros de xenón para la luz de cruce, bluetooth, control de crucero, levas tras el volante, cámara trasera, sensor de lluvia, climatizador de dos zonas, entradas AUX y USB etc… y no nos olvidemos que la tracción es AWD (4X4) permanente.

    El Outback se presenta como una opción muy interesante para aquellos que quieren un coche espacioso, con una altura libre al suelo generosa (200 mm) y una tracción integral para tener ciertas dotes fuera del asfalto. Acompáñanos durante esta semana para descubrir todo sobre el Outback.