¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba Tesla Model Y, un SUV muy poco convencional (con vídeo)

    16

    Probamos el modelo de Tesla más polivalente hasta la fecha. Ha llegado a los concesionarios españoles el Tesla Model Y, un SUV 100% eléctrico de precio elevado y numerosas peculiaridades que lo sitúan como una propuesta única en su categoría.

    El Tesla Model Y AWD Gran Autonomía, bajo la lupa

    Tras nuestro primer contacto en estático con el Tesla Model Y ahora por fin hemos podido probarlo y ya le teníamos ganas porque la idea de lanzar un coche como éste tiene mucho sentido para la marca de Cupertino. El público demanda cada vez más modelos SUV y el Model X es demasiado grande así que la receta de coger el exitoso Model 3 y a partir de él sacar una variante todocamino apunta a que será un éxito asegurado.

    Para no fallar el tiro, la marca norteamericana ha tratado de mantener la estética de su berlina superventas en el Model Y pero este coche es 18 cm más alto así que está, digamos, estirado hacia arriba así que las proporciones son un poco más extrañas. También tiene una mayor altura libre al suelo para poder meterse por vías no asfaltadas. Son 167 mm de altura libre, unos 3 cm más que en un Model 3.

    Guste más o menos lo cierto es que han conseguido que el coche sea inequívocamente identificable como un Tesla y además tiene un mérito especial: han conseguido que el coeficiente aerodinámico de este Model Y sea el mismo que el del Model 3, un logro ciertamente impresionante.

    El diseño del Model Y es peculiar, a primera vista no parece un SUV

    Las llantas de aleación van desde las 19 hasta las 21 pulgadas y es una de las pocas cosas que se pueden personalizar del exterior. La otra es el color de la carrocería aunque sólo hay cinco tonalidades elegir como es habitual en Tesla. A pesar de ser un todocamino conserva algunos detalles dinámicos como la curvada caída del techo, las puertas sin marco y los tiradores enrasados.

    Uno de los debates habituales con los modelos de la marca americana es la calidad de fabricación pero hay que reconocer que Tesla ha avanzado mucho en ese aspecto. Cabe recordar que durante los primeros meses de ventas las unidades europeas están fabricadas en China y no en Alemania como estaba previsto.

    En general todo transmite una buena calidad, la mayoría de las cosas están realizadas en un material suave y tienen un tacto agradable. La parte menos conseguida es el volante con un aspecto un poco rudimentario y las palancas de intermitentes y selección de posición de la transmisión realizadas en plástico relativamente sencillo.

    Minimalismo en su máxima expresión

    Por diseño y calidades el interior es casi calcado al del Model 3 2021. Por fuera también se parece y en la parte mecánica también hay mucho en común y todo esto se resume con un dato: el 75% de las piezas del Model Y son las mismas que las del Model 3. Una forma de ahorrar costes, sistema que también emplean la gran mayoría de grupos automovilísticos.

    Como es habitual en los Tesla no hay una llave tradicional sino una tarjeta. También se puede utilizar el teléfono móvil para, de forma remota a través de la app de Tesla, desbloquear las puertas, arrancar el vehículo, bajar las ventanillas, controlar la carga y otras muchas cosas.

    La tapicería negra viene de serie, en opción por 1.050 euros se ofrece un igual pero en color blanco. Tesla dice que es una tapicería de cuero vegano que es una forma bonita de decir que no es piel de verdad sino que es cuero sintético. Los asientos tienen regulaciones eléctricas, están calefactados y son muy cómodos. En otros coches de su precio pueden estar ventilados o tener funciones de masaje, algo que no incluye la marca americana en su catálogo.

    La unidad que hemos conducido corresponde al Tesla Model Y AWD Gran Autonomía y esta será la versión que se entregue durante este 2021 en España. Hay una versión Model Y Performance, que es la que brinda las mejores prestaciones, cuyas entregas están previstas para principios de 2022 y más adelante llegará una variante de acceso.

    La pantalla de 15 pulgadas es el centro neurálgico del Model Y

    Sin miedo a viajar

    Por su denominación no sorprende saber que la versión de AWD Gran Autonomía es la que ofrece más autonomía de la gama del Model Y. La batería de este coche tiene una capacidad de 75 kWh y la autonomía homologada de esta versión es de 507 km según el ciclo europeo, es decir, el ciclo WLTP.

    Conocer cuántos kilómetros podemos hacer en la realidad con una sola carga dependerá mucho de nuestro estilo de conducción, del tipo de trayecto e incluso de la temperatura exterior, como es lógico. Haciendo recorridos variados a un ritmo despreocupado en conducción real será posible superar la barrera de los 400 km sin problemas.

    Durante la prueba la media de consumo eléctrico que hemos obtenido ha estado en torno a los 18 kWh/100 km que es un resultado que está bastante bien para un coche de este tamaño. La autonomía real no está nada mal y permite afrontar viajes de larga distancia pero por muy eficientes que seamos en algún momento habrá que recargar ¿verdad?

    Las llantas de 20 pulgadas Induction en color negro son opcionales por 2.100 euros

    ¿Cuánto tiempo hace falta para recargar la batería del Model Y? Si nos ponemos en el peor de los casos, es decir, usando un enchufe convencional de 2,3 kW, será necesario un día y medio para hacer una recarga completa. Lógicamente recurrir a ese tipo de enchufe será una cuestión de emergencia y lo normal es que en el domicilio haya instalado un wallbox que normalmente suelen tener una potencia de 7,4 kW. En ese caso serán necesarios unas 11 horas para recargar completamente la batería.

    Pero lo bueno es que la toma de carga llega a una potencia máxima de 250 kW. Nos permite aprovechar la última versión, la tercera, de los súper cargadores de Tesla. De esta manera en su Supercharger V3 se puede conseguir cargar la batería completamente en poco más de media hora. Fabuloso. Se pueden plantear viajes largos con la familia porque, no lo olvidemos, este es un coche familiar y ofrece mucho más espacio interior que el Model 3.

    El espacio de carga, por ejemplo, es mayor que en la berlina así que cabe todo el equipaje necesario. Como sucede en otros modelos eléctricos en general y en otros Tesla en particular, existe un maletero delantero. Detrás, bajo un portón con apertura eléctrica está el maletero de toda la vida con más de 500 litros de capacidad y un doble fondo que esconde un compartimento generoso.

    Los asientos traseros se pueden abatir eléctricamente

    Es grande pero no impresiona su volumen para un coche de este tamaño. La forma del techo resta algo de practicidad y además la luneta tan tumbada deja visibilidad al conductor por el retrovisor interior. También falta una cortinilla cubreobjetos aunque al menos la luneta es muy oscura para paliar esta ausencia.

    De este coche existirá una versión de siete plazas, que propone dos asientos adicionales en una tercera fila útiles principalmente para niños. Lógicamente cuando esos asientos estén en uso se pierde bastante volumen de carga. Esa opción de siete asientos aún no está disponible en nuestro país y por el momento hay que conformarse con la configuración de cinco plazas.

    En los asientos posteriores caben sin problemas pasajeros de hasta 2 m de estatura porque hay mucho espacio para las rodillas y también para la cabeza. No sólo hay mucho sitio sino que además se tiene una buena sensación de espacio gracias al enorme techo solar curvado, un elemento fantástico aunque hubiera estado bien que tuviera una cortinilla para cubrirlo. El cristal está tintado pero quizá se eche en falta en esas zonas de España donde hace más de 40° en verano.

    Como vehículo de corte familiar las plazas traseras gozan de una buena habitabilidad

    Las tres plazas de la segunda fila pueden tener calefacción, el respaldo se puede regular en inclinación, hay bolsillos tras los respaldos delanteros, cuenta con salidas de ventilación aunque no se puede regular la temperatura de esta zona específica y también hay un par de tomas USB.

    Delante, obviamente lo que más destaca aquí es que el diseño es muy limpio, aparentemente sencillo y sin apenas botones. Ni siquiera hay un cuadro de instrumentos como tal. Todo se concentra en esta gigantesca pantalla central de 15 pulgadas que funciona con rapidez, se ve muy bien y aunque tiene mil opciones el interfaz es bastante intuitivo.

    Desde esta pantalla se manejan todas las funciones de navegación, sonido y telefonía y se gestiona la carga, los detalles del consumo eléctrico, etc. Pero además también podemos tener varias opciones de personalización del comportamiento del coche como por ejemplo qué debe hacer si estamos parados cuesta arriba, la dureza de la dirección o la intensidad de la aceleración.

    Las versiones Gran Autonomía y Performance tienen dos motores eléctricos

    Que esté todo concentrado en la pantalla lo hace muy intuitivo pero a veces algunas funciones hay que hacerlas en marcha y eso supone desviar la atención de la carretera. Es algo que se critica de otros coches y en el caso de Tesla es aún más acusado. Cambiar la orientación del caudal de aire de la climatización es tan sencillo como mover la rejilla de ventilación hacia un lado pero en el caso de Tesla supone dejar de la conducción para ir a la pantalla, hacer clic en el menú de la climatización y después con los dedos ver hacia dónde se está orientando la salida del aire.

    Prestaciones de deportivo

    Este es un coche muy fácil de conducir a pesar de toda su tecnología, silencioso, confortable y bastante ágil para su tamaño pero tiene algo que no te esperas en un todocamino: una aceleración espectacular. Por algún motivo Elon Musk tiene una cierta obsesión por demostrar que sus coches corren mucho (mención especial para el Model S Plaid) y todos los Tesla brillan en ese aspecto. Este Model Y no es una excepción.

    Es un SUV del segmento D que supera los 100 km/h desde parado en 5 segundos, un empuje que ya quisieran muchos deportivos. Sí, hay una versión Performance de este modelo que es más potente y tiene mejores prestaciones pero ¿para qué? ¡El Model Y Gran Autonomía ya corre muchísimo!

    La caída del techo ayuda a obtener una fantástica aerodinámica

    Tiene dos motores eléctricos con una potencia conjunta de 258 kW, es decir, 350 CV. Cada uno de ellos anima un eje así que tiene tracción total y con la altura libre adicional puede aventurarse fuera del asfalto por caminos sencillos. El Model Y es el mejor Tesla en cuanto a capacidades offroad hasta la fecha pero siguen siendo muy limitadas por cotas. Quien quiera un todoterreno de verdad firmado por Tesla tendrá que esperar a la llegada del estrambótico pickup Tesla Cybertruck.

    Un detalle que no hay que dejar pasar es que este uno de los coches más seguros en la actualidad tanto por su propia construcción como por la cantidad de elementos de seguridad y asistentes de conducción que tiene. El más destacado es el Autopilot, que viene de serie en su versión básica y con una opción avanzada con un coste extra. Es muy útil pero hay que recordar que es un asistente, el coche no conduce él solo en ningún caso y por lo tanto siempre requiere de la atención del conductor.

    Es un modelo muy completo y avanzado, hará las delicias de los fans de los coches eléctricos y quizá su gran hándicap sea el coste porque vale casi 13.000 euros más que un Model 3. El precio de venta del Tesla Model Y en el mercado español arranca en los 64.980 euros con la variante AWD Gran Autonomía y se va a los 70.980 euros el pedido de un Model Y AWD Performance.

    Prueba Tesla Model Y, un SUV muy poco convencional (con vídeo)